CON LOS NÚMEROS EN ROJO

Déficit del Fonasa creció 38% y llegó a US$ 431,8 millones

De enero a octubre, el 27,5% del sistema se financió con Rentas Generales.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El Sistema Nacional Integrado de Salud tiene casi 10 años de vigencia. Foto: F. Ponzetto

El déficit del Fondo Nacional de Salud (Fonasa) pasó de US$ 320,7 millones entre enero y octubre de 2015 a US$ 431,8 millones en el mismo período de 2016. La cifra implica el mayor récord desde que el sistema se puso en funcionamiento, hace ya casi 10 años.

Los números dan cuenta de un aumento del 38% en términos reales (descontada la inflación, es decir sin tener en cuenta la suba de precios) de la parte del sistema de salud que es cubierta por Rentas Generales, algo que está previsto en la ley.

El costo total del sistema de enero a octubre del año pasado fue de unos US$ 1.560 millones. Esto implica, entonces, que un 27,5% se paga con el dinero de Rentas Generales.

Los datos se desprenden del Informe Mensual de Ingresos y Egresos Fonasa 2016, elaborado por la Junta Nacional de Salud (Junasa), al que accedió El País.

En todo 2015 Rentas Generales debió cubrir US$ 377 millones del Fonasa, que equivalen a un desfasaje de 16,8%.

Mientras, en 2014 el dinero que se debió volcar para darle cierre a los números rojos del sistema sanitario fueron US$ 375 millones. En 2013 fueron poco más de 295 millones. En 2012 se llegó a 159 millones; en 2011, 65 millones; y en 2010, 25 millones.

Existen diferencias entre el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) con las autoridades de la salud y el Sindicato Médico del Uruguay (SMU), en cuanto a si esto debe ser considerado un déficit o no. El primero no tiene dudas en definirlo de esta manera, mientras que desde la vereda de enfrente se aduce que el dinero faltante no puede ser considerado un déficit debido a que en la ley que creó el Fonasa estaba previsto que una parte fuera cubierta por Rentas Generales, sin definir montos.

Sistema.

Los datos de la Junasa que dan cuenta de que el déficit crece año a año desde 2010 se explican por el ingreso de nuevos colectivos al sistema. Fueron más de 53.000 los jubilados y pensionistas que ingresaron al Fonasa durante el año 2015. En 2016 esta cifra creció bastante; se trató de 132.000 personas, a las que también hay que agregarle a sus cónyuges.

A partir de diciembre de 2013 fue que quedaron habilitados para entrar al sistema los cónyuges de contribuyentes sin menores a cargo. Esto supuso un aumento de cerca de 50.000 beneficiarios. También, en julio de 2014, ingresaron 30.000 jubilados y pensionistas más.

Pero, según señalan por ejemplo el SMU y el ministro Jorge Basso, el aumento del dinero que se necesita para mantener el sistema tiene que ver también con la duplicación de esfuerzos por parte de los prestadores privados, lo cual genera que se encarezcan los costos. La idea es que no sería necesario que centros que se encuentran cerca ofrezcan los mismos servicios.

Trostchansky ha explicado a El País en qué consiste esta propuesta: "La idea es generar centros de referencia en algunas mutualistas para que no se dupliquen los servicios en las distintas instituciones. Es decir: cuando el número de pacientes y la complejidad de los procedimientos no justifiquen que en todas las instituciones se cuente con una estructura técnica, profesional y de recursos humanos para ciertas patologías, que estas se puedan centralizar en un solo prestador".

El presidente del SMU también ha dicho que de esta manera "se mejoraría desde el punto de vista asistencial el rendimiento de los recursos en salud, no se duplicarían esfuerzos, se gastarían menos recursos económicos".

Esta discusión se da en medio de pujas constantes entre las mutualistas y el Ministerio de Salud Pública (MSP), debido a que muchas de estas instituciones afirman que no les alcanza la plata que les corresponde por el Fonasa, e incluso algunas advierten que están en una situación financiera preocupante.

Según han advertido las mismas empresas en las negociaciones que mantuvieron meses atrás con el MSP —por la intención del gobierno de recortarles el dinero que reciben por concepto de cápitas, cosa que luego fue descartada— de once instituciones de Montevideo, ocho estaban en una situación deficitaria al inicio del año 2015.

Las mutualistas sostienen que hay un atraso de 4% en el dinero que deberían recibir por ser parte del Fonasa, mientras el gobierno les quería descontar entre un 1% y un 2%, basándose en cálculos supuestamente realizados con los parámetros determinados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Inevitable.

Para el gobierno, el déficit del Fonasa es inevitable y se espera que siga creciendo en los próximos años. "Está previsto que el Fonasa alcance un resultado deficitario de US$ 470 millones hacia el año 2017, cuando culmine el proceso" de ingreso de colectivos al sistema, declaró el año pasado ante la Comisión de Presupuesto integrada con Hacienda, el asesor del MEF, Martín Vallcorba.

Pese a que desde el Poder Ejecutivo se intenta evitar el uso de la palabra déficit para referirse a la parte del dinero que falta cada año y que es cubierto por Rentas Generales, para el MEF no existe otro calificativo. Vallcorba repitió varias veces esta palabra durante su alocución ante los legisladores.

Consultado por el diputado nacionalista Gustavo Penadés, el asesor dijo que "cuando se analiza el resultado del Fonasa se observa desde el año 2011 un progresivo aumento del resultado deficitario, que partió de una situación relativamente equilibrada en el año 2010".

Por otro lado, Vallcorba culpó al Poder Legislativo del déficit existente. Señaló que "a partir de 2011, producto de decisiones adoptadas a nivel legislativo que implicaron el ingreso de colectivos que por su naturaleza y características son deficitarios, el resultado del Fonasa siguió una trayectoria de aumento de su déficit".

"Por ejemplo —continuó—, en el año 2011, en términos del Producto Interno Bruto, el déficit fue el orden del 0,1%; en el año 2012, del 0,3%; en el año 2013, del 0,5%; en el año 2014, del 0,6%, y en el año 2015, del 0,7%".

Y explicó: "Esta es la trayectoria que ha seguido el resultado del Fonasa, que se explica por el ingreso de colectivos (…) Entre 2012 y 2015 se incorporaron 580.000 usuarios al Seguro Nacional Integrado de Salud. De esa cantidad, unos 300.000 son pasivos que fueron incluidos en el marco de lo previsto en la Ley N° 18.731".

La ley que creó el Fonasa se puso en práctica a partir del primero de agosto de 2007, durante el primer gobierno de Tabaré Vázquez.

Así funciona el Fonasa

Sistema. El Fondo Nacional de Salud (Fonasa) se financia con aportes que hacen los trabajadores. Quienes perciben menos de 2,5 Bases de Prestaciones y Contribuciones (BPC), 7.630 pesos, sin importar si tienen hijos o no, aportan un 3% de su salario. Si tienen cónyuge o concubino que no aporta al sistema y quieren incluirlo, se les descuenta un 5%.

Para quienes ganan más de 2,5 BPC, son solteros y no tienen hijos, se les descuenta un 4,5%; en caso de que sean solteros y tengan hijos, se les descuenta un 6%; si tienen cónyuge o concubino que no aporta al sistema y no tiene hijos, se le descuenta un 6,5%; y si además de cónyuge o concubino que no aporta al sistema tiene hijos, el descuento es de un 8%.

Los jubilados y pensionistas pagan 3%, 4,5% (si gana más de 7.000 pesos) o 6% (si ganan más de 11.000).

Ingresos. Entre 2012 y 2015 se incorporaron 580.000 usuarios al Servicio Nacional Integrado de Salud (SNIS). De estos, unos 300.000 son pasivos.

Además, en julio de 2016 entraron 132.000 personas entre jubilados, pensionistas y sus cónyuges o concubinos.

Para el asesor del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Martín Vallcorba, estos ingresos son los que llevan a que el sistema sea deficitario, según declaró ante la Comisión de Presupuesto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)