AÚN RESTA SABER QUIÉN FUE EL AUTOR

Dayana Yeyé fue escondida en un pozo luego de ser violada

Uno de los indagados compró el pantalón de la joven fallecida a 25 pesos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El pozo donde estuvo escondida más de dos semanas Dayana Yeyé. Foto: Diego Píriz

Dayana Yeyé, la joven de 22 años cuyo cadáver se encontró en un campo del barrio Maracaná el pasado lunes 30 de mayo, fue mantenida oculta en un pozo durante más de dos semanas.

Ayer la Justicia procesó con prisión a un hombre de 19 años por el delito de encubrimiento en reiteración real. El joven de iniciales C.N.V.O., adicto a las drogas, fue quien se encargó de esconder a Dayana en un pozo que se encuentra a pocos metros de donde fue violada.

Según declaró el procesado, él también fue quien llevó el cuerpo de la fallecida hasta donde la encontraron finalmente dos hombres.

Dayana salió de su casa el 12 de mayo a las 4:45 de la mañana para ir a trabajar y fue interceptada, por al menos, dos hombres que la estaban esperando en la entrada al campo de Mailhos, detrás de la tabacalera Monte Paz, sobre la calle Los Cedros.

La Justicia aún no pudo identificar con claridad quiénes fueron los autores del crimen pese a que han indagado en las últimas horas a tres personas.

En la madrugada del 12 de mayo, Dayana fue golpeada brutalmente en el rostro, tanto que las pericias forenses llegaron a determinar que tenía "una pequeña lesión en la mandíbula, del lado derecho del rostro". El procesado declaró que notó el golpe en la cara de Dayana antes de haberla escondido en el pozo.

Según informaron fuentes policiales a El País, "cuando metieron a Dayana en el pozo le provocaron una fractura en una de sus piernas, se presume que esa madrugada cuando la escondieron ya estaba muerta".

El joven que admitió haber trasladado el cuerpo de la fallecida a donde finalmente fue encontrada (unas 10 cuadras de distancia), aseguró que lo hizo luego de que la policía comenzara a indagar el círculo cercano de su familia.

C.N.V.O. también fue procesado por el delito "de violación en concurrencia fuera de la reiteración con un delito de privación de libertad". Esta imputación que hizo el juez del caso, Huberto Álvarez está vinculada a otro hecho ocurrido el pasado 18 de diciembre del año pasado, del cual, el joven de 19 años se confesó autor ante la Justicia en la mañana de ayer.

Sobre la autoría del crimen de Dayana, el procesado aseguró que si bien estuvo en la escena, él mismo no participó directamente del hecho. Dayana falleció a raíz de asfixia por ahorcamiento.

Vínculo barrial.

Personal de Investigaciones de la Zona IV de Montevideo realizó un allanamiento en la casa del procesado. Su vivienda, queda a una casa por medio de distancia de la familia Yeyé.

En el procedimiento que se llevó a cabo, la Policía encontró el pantalón que Dayana llevaba puesto el día que desapareció y su celular. El hermano del procesado tenía en su poder la prenda de vestir, que había adquirido a cambio de $ 25.

Según indicaron a El País fuentes vinculadas al procedimiento, también se encontró en el lugar el celular de la víctima que ya había sido ofrecido por una módica suma a otros vecinos del barrio, aunque por parte de la Justicia este dato aún no está confirmado.

De las indagatorias que llevó a cabo la Justicia, también surgió que a Dayana la mataron porque habría reconocido a los autores de la violación.

Otros dos hombres declararon ante el magistrado Álvarez pero no fueron procesados porque no se encontraron suficientes elementos probatorios para la culpabilidad de ambos dentro de los hechos acontecidos.

Estos dos hombres viven en una calle paralela a la casa de la familia Yeyé. Hasta ayer a la noche, ambos seguían demorados en la Justicia.

Apelación.

El fiscal del caso, Juan Gómez, había pedido el procesamiento con prisión "por coautoría de homicidio muy especialmente agravado".

Gómez informó a El País que "desde luego" va a apelar esa parte de la resolución del juez Álvarez", donde el magistrado procesó a C.N.V.O por encubrimiento y no por coautoría.

El fiscal, también afirmó que "el procedimiento está en pleno transcurso y las novedades van a ir surgiendo a medida que todo vaya avanzando; estamos trabajando seriamente en el caso".

La familia Yeyé dijo a El País en la tarde de ayer que se encuentran totalmente consternados por lo que está sucediendo y que no encuentran consuelo.

El pozo secreto.

El pozo donde estuvo escondida más de dos semanas Dayana Yeyé es un lugar húmedo, debajo de una base de hormigón. Allí, había una construcción hace muchos años que nadie recuerda lo que era. Ese cuadrado de material que se encuentra en el campo de Mailhos, detrás de la tabacalera Monte Paz está a unas dos cuadras aproximadamente de donde vivió la joven fallecida hasta el pasado 12 de mayo.

“Es increíble, estaba con nosotros”.

El joven de 19 años que fue procesado ayer por la Justicia por el delito de “encubrimiento en reiteración real” era conocido en el barrio Maracaná donde vivía Dayana Yeyé.

“Es increíble, hacía changas conmigo, trabajábamos juntos en algunas ocasiones y llegamos a hablar del tema de Dayana, él sabía lo que estaba pasando y estaba entre nosotros, nunca dijo nada”, relató a El País uno de los vecinos de la familia Yeyé. El procesado, también es conocido por los vecinos del barrio. “Se drogaba y pasaba el día metido en ese campo, pero nunca pensamos que iba a tener algo que ver con todo esto”, aseguró otro vecino de la cuadra. Incluso, el joven estuvo conversando en más de una oportunidad con el padre de Dayana, Luis Yeyé. El hombre “le dio $ 50 la última vez porqué no tenía un mango, me consta porqué yo estaba en ese momento”, señaló el hombre. El barrio Maracaná se vio convulsionado el lunes por la noche, luego de que el procesado diera las precisiones sobre el pozo donde fue escondida Dayana Yeyé el pasado 12 de mayo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados