vea el video

Daniel Martínez: “Es un error hablar del precio del boleto en la campaña”

Las encuestas coinciden en que el Frente Amplio es el claro favorito a ganar en Montevideo en las elecciones del 10 de mayo, y dentro de la coalición de izquierda el senador socialista Daniel Martínez aventaja a la emepepista Lucía Topolansky.

En entrevista con El País, Martínez mira con ojo crítico la actual gestión frenteamplista en Montevideo, a cargo de la comunista Ana Olivera, aunque destaca su esfuerzo. El candidato habla de sus planes para la limpieza, su relación con el sindicato de funcionarios municipales, el polémico Corredor Garzón y de cómo piensa armar su gabinete. “Todos los cargos deben ser ocupados por gente con carrera funcional”, sostuvo.



-¿Por qué Ana Olivera se va con la imagen pública más baja desde que el Frente Amplio es gobierno en Montevideo?

-Bueno, creo que hay una serie de factores, algunos vinculados al proceso de elección del candidato y hay una parte del electorado que perdió el enamoramiento y tiene una visión negativa de algunos aspectos de la gestión municipal. Pero Ana ha sido una persona que ha tenido continuidad en el trabajo y hay que destacar su esfuerzo.

-¿Cuáles son los principales problemas de gestión?

-Creo que objetivamente el tema limpieza todavía no se ha logrado solucionar, pese a que ha habido esfuerzos muy importantes. También hay otros temas que tal vez están más vinculados al crecimiento explosivo de los vehículos, y está la necesidad de tener un sistema de transporte público mucho más rápido, que cumpla horarios y, a su vez, sea más limpio.

-¿La ciudad está limpia?

-La ciudad no es ni de lejos la más sucia de Latinoamérica, ni mucho menos; pero tiene puntos donde realmente hay problemas de limpieza.

-¿Esos problemas de limpieza son producto de una gestión deficiente?

-Esos problemas tienen que ver con una serie de factores, algunos se vinculan a que un montón de montevideanos perdieron su enamoramiento por la ciudad, con una cultura que a veces no colabora con la limpieza, como se puede ver en ciudades del interior o en otras partes del mundo. Recordemos que la ciudad más limpia no es solo la que se limpia más, sino la que se ensucia menos.

-¿Le enoja cuando la gente tira basura en la calle?

-Sí, le he dicho alguna vez a algún señor ‘no sea mugriento’.

-¿Los montevideanos no colaboran con la limpieza?

-No sé si los montevideanos, pero hay algunos que no. De la misma forma que yo hasta el año 1989 creo que no contribuía tampoco; por lo menos no tenía esa disciplina de no tirar nada. Cuando asumió Tabaré Vázquez se empieza a trabajar con los gurises en las escuelas sobre la importancia de no tirar nada en la calle. Recuerdo que terminaba de tomar un yogur y, si no encontraba un canasto, tiraba la botellita directamente al piso. Pero, básicamente no tenía cuidado y mis hijas me enloquecieron tanto que a partir de ahí nunca más tire nada en la calle.

-La limpieza de la zona centro de Montevideo está tercerizada. Adeom le pidió remunicipalizarla ¿Está de acuerdo en dejar la limpieza en manos de los municipales?

-Es cierto, hemos recibido denuncias que tienen que ser comprobadas, de que hay ONG que son cooperativas de trabajo y se terminan convirtiendo en un número reducido de cooperativistas que no le pagan lo que corresponde a sus empleados. Eso no puede ser. En general vamos a estudiar todas las situaciones, incluida las del centro, y después tomaremos la resolución que corresponda.

-¿Cuál es el plazo para terminar con los clasificadores en las calles?

-Bueno, no creo que las plantas de preclasificación estén terminadas y operando antes de tres o cuatro años y esas plantas se van a alimentar con la mano de obra de los clasificadores. Lo que queda claro es que no podemos seguir con la indignidad de gente metida de cabeza en un contenedor a riesgo de cualquier cosa, de heridas, de contaminación, de enfermedades. Eso se debe terminar.

-Usted ha hablado de tener mucho diálogo con Adeom. ¿Está dispuesto a aplicar la esencialidad en limpieza?

-No va a ser todo en base a diálogo, voy a dialogar y tratar de encontrar un compromiso. En todo caso si la gente me elige, lo hace para que tome decisiones. Buscaré llegar a entendimientos y si se tiene que llegar a la esencialidad se llegará, aunque obviamente no es deseable. No se trata de demostrar soy macho o valiente y declarar los servicios esenciales. Mejor si tratamos de hacer las cosas en base al entendimiento.

-¿Tiene alguna propuesta para abaratar el boleto?

-Primero creo que es un error hablar del precio del boleto en la campaña. Aparte no es el más caro del mundo como se dice; pero bueno, pasa porque estamos en campaña electoral y hay patente de corso para decir cualquier cosa. Para nosotros, lo importante es tener un sistema eficiente y eficaz, estamos convencidos que con algunas medidas, el boleto va a bajar. Pero lo que no podemos decir, porque depende de una serie de factores, es cuánto puede bajar.


-La que puso el tema del boleto en la campaña fue la candidata Lucía Topolansky (MPP).

-Está bien, que lo ponga. Hubo una confusión ahí y ella salió a aclarar lo que había querido decir. Inclusive cuando me preguntaron yo dije no puedo opinar, me queda claro que si es como se dice que dijo Lucía, la mitad del presupuesto de la Intendencia va a estar destinado al subsidio al boleto. Pero no quiero opinar, porque en realidad no se conoce la propuesta; yo no la conozco. Después salió a desmentir que había dicho eso y por lo tanto hay que esperar cuál será su propuesta. De repente hay un aporte interesante.

-¿Si es electo, qué hará con el corredor Garzón?

-Hay que reconvertirlo en una vía rápida, cambiarle el concepto de corredor tal cual está hoy.

-¿Eso implica demolerlo?

-No, implica reutilizar el 95% de la inversión hecha. Lo que quiero hacer es una vía rápida con paradas que tengo que identificar si se van a hacer cada 10 o 20 cuadras como mínimo, donde sean paradas amigables y que en cada una haya un estacionamiento de autos de forma de poder complementar.

-¿Qué cambiaría de la estructura del corredor Garzón?

-Cambiaría el sistema de semáforos haciéndolo diferente y las laterales se mantendrán como calles comunes y corrientes.

-¿Estaba convencido del Corredor Garzón cuando fue a la inauguración de la obra?

-Fui porque era una forma de respaldar a Ana. Era un punto de inflexión y lamentablemente, por más que hubo buena intención, no funcionó. Se transformó, en vez de un punto de inflexión, en un problema más. La verdad no había profundizado en el tema, mentiría si dijera lo contrario.

-Llaman la atención los locales vacíos que hay en la terminal Colón. ¿No funcionó como se esperaba?

-Es un problema. Hemos estado con los propietarios de los comercios y nos han planteado su realidad, los niveles de circulación de gente han sido mucho menores, porque se han sacado algunas de las líneas que iban a parar por ahí y ese tema hay que trabajarlo. Entendemos que es un problema, estuvimos ahí y vimos poca gente comprando.

-¿Con qué problemas se encontró en las recorridas?

-Objetivamente hay cosas que uno ve y se lo dice la gente. Cuando se vive en un barrio que empieza a siete cuadras de donde está la última parada, en medio de descampados, con pajonales, y no hay iluminación; obviamente en el trayecto de esas siete cuadras la cantidad de arrebatos a mujeres, personas de tercera edad y discapacitados es descomunal. Producto de la expulsión que se dio por la vía de los hechos de una parte de los montevideanos en las décadas de 1970, 1980 y 1990 hacia los asentamientos, faltó planificación. Muchos de esos barrios crecidos sin planificación tienen calles en mal estado, de barro, donde es casi imposible que entre una ambulancia, un carro de bomberos o de la policía.

-La oposición dice que el Frente Amplio va a aumentar la contribución inmobiliaria si llega a la intendencia

-No es verdad. Lo he dicho hasta en chino y creo que Lucía también, no vamos a aumentar la contribución inmobiliaria. Hay temas que están en el programa del Frente, pero no quiere decir que se tengan que hacer todos, ni todos inmediatamente.

“Novick tiene una forma de hacer política que no me gusta”


-¿Se arrepiente de haber dicho que los candidatos del Partido de la Concertación le tienen envidia a los del Frente Amplio?

-No dije eso, pero me pegaron hasta de costado. Lo que dije fue envidian que haya tres candidatos frenteamplistas trabajando juntos, coordinando y no matándose entre sí. Lo que sucedió es que había estado con un amigo wilsonista de todas las épocas y me dice: ‘ustedes hicieron las cosas bien porque armaron una triple candidatura que es muy fuerte y es casi imposible ganarles. Nosotros en vez de aprender de ustedes, hicimos lo mismo que habían hecho en las elecciones anteriores y matamos los candidatos que podían hacer fuerza como Ney Castillo y Jorge Gandini. La verdad es que tenemos que envidiarlos’, me dijo. Y en medio del discurso improvisando dije eso. Sé lo que quise decir, pero obviamente en la campaña política no importa solo lo que quieras decir, que dejé un cachón, dejé un cachón; pero no quise lastimar a nadie.

-¿Los candidatos de la Concertación no están a la altura de la competencia?

-De (Edgardo) Novick prefiero no opinar porque tiene una forma de hacer política que no me gusta. Pero de Álvaro Garcé y (Ricardo) Rachetti, que vienen más de tradición política, lo que puedo decir es que queda claro que en política la gente tiene que conocerte y tiene que identificar tu trayectoria. Tal vez Garcé se conoce un poco más, por haber sido comisionado de cárceles, pero si se mira las encuestas hay una parte importante de la ciudadanía que no sabe quién es Garcé y no conoce su trayectoria.

-¿Se siente agredido por Novick?

-Primero le pegó a Lucía cuando pensó que iba a ser la candidata excluyente, después cuando se llevó la sorpresa de que iba yo primero en las encuestas, me salió a pegar. Yo agresiones no contesto, pero pregúntele a los blancos, colorados y frenteamplistas de Ancap qué opinan de lo que dice Novick, investiguen qué gerentes había, qué gerentes quedaron y qué antecedentes tenía cada uno. Evalúen. No importa quién, pero un conocido dirigente político de los partidos tradicionales me dijo una vez: ‘tú para mi fuiste el único que eligió gente por su capacidad y no por su pelo político’, y este hombre sale tergiversando. Bueno, cada uno hace política con las capacidades que tiene.

-¿Qué opina del nivel que está teniendo la campaña?

-No me gusta para nada, por eso he evitado entrar o calificar a alguien. Pero no me gusta para nada el tono de la campaña.

-¿Cómo está financiando su campaña electoral?

-Como todo el mundo, vendiendo bonos, hablando con gente, cumpliendo las normativas. Obviamente es la que se financia menos, porque si se mira el uso televisivo estamos en un 4-5 minutos por día y hay otros que tienen 12; somos los que estamos teniendo por lejos menos minutos por día. Lo que tengo claro es que tenemos menos dinero del que hubiéramos necesitado para hacer la campaña ideal que hubiéramos querido. Aunque soy de los que creo que la televisión termina incidiendo en el 4% o 5% de los votantes.

SABER MÁS

Propone menos cargos políticos


El candidato socialista a la Intendencia de Montevideo, Daniel Martínez, dijo en entrevista con El País que aunque no tiene su gabinete definido, ya definió los criterios que usará para designar a sus colaboradores. En ese marco, aseguró que “no habrá cuota política” en la Intendencia de Montevideo. Para elegir a su equipo el primer criterio que aplicará es la “idoneidad” y el segundo “la experiencia”.

“Mucho se aprende en el estudio, pero una buena parte equivocándose en la vida. Y lo otro que importa mucho es el trabajo en equipo, que te importe más el resultado final que cómo quede uno parado”, indicó. Martínez dijo que también hay que tener “alma” para gobernar bien. “Es saber que nunca el conocimiento es patrimonio de un iluminado, sino escuchar a todos para que tenga en cuenta su punto de vista”, agregó el candidato socialista.

Si es electo intendente, Martínez se comprometió a bajar el número de cargos políticos en el gobierno departamental, de los cuales tiene hoy una visión muy crítica. “Uno mira y hay cargos hasta de unidad que son políticos y todos esos cargos deben ser ocupados por gente con carrera funcional que cumplan esos criterios”, afirmó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados