VERANO 2018

Daniel Drexler ayudó a salvar a un músico con paro cardíaco

El joven, estudiante avanzado de Medicina, se había desplomado en las arenas de la playa La Serena.

Daniel Drexler. Foto: Archivo El País
Daniel Drexler. Foto: Archivo El País

El joven Matías Maldonado -de 25 años- salió ayer de tarde del coma inducido en el CTI de Rocha, despertó, se mantiene con una sedación mínima, respira sin asistencia artificial y pudo conversar con su novia después de haber sufrido el martes una falla eléctrica en el corazón que lo dejó tirado en las arenas de la playa La Serena de La Paloma, cerca de las cinco de la tarde.

“Estaba sin pulso pero respirando”, dijo a El País el músico y médico Daniel Drexler, que pronto había corrido para socorrerlo no bien divisó el despliegue de los guardavidas. En la playa no había un desfribilador, tecnología que se exige por decreto de alcance nacional en espacios públicos y privados con afluencia de público, un reclamo que a través de las redes sociales planteó el hermano mayor de Daniel, el músico y también médico Jorge Drexler.

El joven Maldonado estaba jugando al fútbol cuando de improviso se desplomó. “Lo ausculté y comencé a hacerle masajes cardíacos y respiración boca a boca. Le pedí a los salvadidas para cargarlo y a unos muchachos que estaban ahí que consiguieran un auto y despejaran el camino de entrada a La Serena, que está muy congestionado. Si nos quedábamos esperando una ambulancia se nos iba media hora y se nos iba la vida”.

Después de llegar a la ruta, ya en el asiento trasero de un automóvil, Daniel Drexler continuó realizando a Maldonado masajes cardíacos para mantenerle el flujo cerebral, mientras viajaban hacia la policlínica Comero, ubicada en la avenida central de La Paloma, a unos 4 kilómetros. Desde que cayó Maldonado hasta arribar allí pasaron entre 7 y 8 minutos, a pesar de que la zona balnearia se halla “detonada” por la sobrepoblación de turistas.

“Ahí me encontré con una sala de reanimación completa, con un equipo multicardíaco, con desfribilador, con un ambu para la respiración asistida manual y equipamiento para la intubación. Le pusimos una vía inmediatamente y se le pasó adrenalina hasta que el corazón empezó a andar solo. Después lo trasladamos a Rocha”.

Entre festejos.

Daniel Drexler cumplía 49 años ese día 9 de enero y lo había estado celebrando la noche anterior en La Serena, una fiesta a la que concurrieron muchos amigos, entre ellos el músico sanducero Juan Manuel Barrios, que había sido acompañado por Matías Maldonado, un avanzado estudiante de Medicina, que cursa 6° año de Facultad y también es músico.

“Habíamos estado juntos en la noche con Matías improvisando algunas décimas”, dice ahora Drexler, que en realidad, en medio del impacto emocional muy fuerte, no reconoció a Maldonado cuando fue en su auxilio.

“Vivimos mucho estrés y pensamos que podía haber hecho un accidente vascular encefálico o una crisis convulsiva”, afirma Drexler.

A estas alturas hay un optimismo moderado de los médicos en cuanto a que el episodio que asustó a muchos músicos de los 180 convocados por los Drexler al Festival Internacional Serenadas, cada año más exitoso, no dejará secuelas en el joven de Paysandú.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º