QUISIERON “CALLARLO”

Dan razón a quien hizo denuncias en Ancap

El Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA) dio la razón a un contador que actuaba en Ancap y que fue sancionado luego de denunciar irregularidades en el ente.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Acusaron a Ancap de impedir que un eventual competidor puediera comercializar la bebida alcohólica que fabricaba. Foto: F. Ponzetto

El funcionario había recurrido ante el tribunal. Todo comenzó en 2013 cuando el contador Jorge Pérez, que actuaba como delegado del Tribunal de Cuentas, demandó la nulidad de la sanción que recibió luego de denunciar la expedición de facturas de manera incorrecta en la planta de Pórtland de Ancap en Manga.

La extensa resolución del tribunal es dura con las autoridades de Ancap, que entonces era presidida por el hoy vicepresidente de la República, Raúl Sendic. Señala que "en el caso aparece claramente probada la desviación de poder y también, el vicio en los motivos, porque los motivos que se invocaron para sustentar el acto impugnado no resultaron probados o resultaron refutados por la prueba de descargo". "Surge claramente que no sólo no fueron investigados los hechos denunciados sino que se buscó separar al actor para de algún modo callarlo", sostiene el extenso fallo que divulgó ayer El Observador. Los ministros del tribunal entienden que en la resolución que castigó a Pérez hay "insuficiencia" de motivos y entienden que la razón real de la sanción tiene que ver con la actitud crítica que tenía hacia lo que entendía eran irregularidades en el ente.

La decisión del tribunal incluso menciona declaraciones de Sendic al semanario Brecha en las que se refería a Pérez como "un tipo complicado" que tenía "dificultades de relacionamiento con sus compañeros". El TCA entiende que "si era un funcionario complicado, aparentemente lo fue desde el inicio, por lo que no se comprende por qué recién se le inicia una investigación luego de que denunciara hechos irregulares que involucraban a jerarcas del Ente, y que dieran mérito hasta declaraciones en la prensa del propio presidente del Directorio descalificando la denuncia porque el actor "es problemático", incurriendo en un tipo de falacia muy usual que se conoce como argumento ad hominem.

"Puede relevarse de las actuaciones agregadas que no es cierto lo afirmado por la Administración respecto a que el procedimiento disciplinario se inició como consecuencia del maltrato que éste (Pérez) dispensara a otros funcionarios", agrega el fallo que detalla varios vicios formales en la actuación de Ancap.

Pérez sigue percibiendo su sueldo pero no concurre a trabajar porque no tiene tareas asignadas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)