El pronunciamiento de las Fuerzas Armadas

La cúpula militar, sostén del régimen de Nicolás Maduro

Controlan parte del gabinete y varias de las empresas públicas.

Vladimir Padrino López en el acto en que la cúpula militar renovó su lealtad a Maduro. Foto: AFP
VEA EL VIDEO. Foto: AFP

Nicolás Maduro sigue en el gobierno. Sería imposible sin su principal sostén: los militares, que lo reconocen como su comandante tras la proclamación el miércoles del diputado opositor Juan Guaidó como mandatario interino.

Maduro es el "presidente legítimo" de Venezuela y la juramentación de Guaidó forma parte de un "golpe de Estado" en curso, expresó ayer la cúpula militar, con el ministro de Defensa, general Vladimir Padrino, a la cabeza.

"Nosotros estamos llamados a evitar (...), y vamos a hacerlo, un enfrentamiento entre venezolanos. No es la guerra civil, no es la guerra entre hermanos la que va a solucionar los problemas de Venezuela, es el diálogo", dijo Padrino rodeado de la cúpula militar.

Poco antes, ocho generales que comandan las regiones estratégicas del país ratificaron su "lealtad y subordinación absoluta" a Maduro. "Leales siempre, traidores nunca", dijeron, acuñando una frase que Maduro lanzó el miércoles desde el balcón del palacio presidencial de Miraflores, sede del Ejecutivo.

Ese día, Guaidó, de 35 años y jefe del Parlamento de mayoría opositora, se juramentó como presidente encargado ante miles de manifestantes opositores en Caracas. De inmediato, Guaidó recibió el apoyo de Estados Unidos, Canadá y una decena de países latinoamericanos, y ayer de varios gobiernos de Europa.

"Cuando das ese tipo de pasos tienes que saber con qué apoyos cuentas, sobre todo de los militares", explicó el politólogo Luis Salamanca.

Guaidó ofrece una amnistía a los uniformados que rompan con Maduro. "Pero el mayor impedimento para que asuma en la práctica es el alto mando militar", dijo el analista Diego Moya-Ocampos.

Peso en el gobierno.

Maduro, que asumió el 10 de enero un segundo mandato desconocido por gran parte de la comunidad internacional, ha retribuido a los militares con vasto poder. De 32 ministros, nueve son militares y dirigen carteras como Defensa, Interior, Agricultura y Alimentación, además de la petrolera Pdvsa —que aporta 96% de los ingresos del país— y el servicio de inteligencia.

Nicolás Maduro presta juramento para iniciar su segundo mandato. Foto: Reuters
Nicolás Maduro presta juramento para iniciar su segundo mandato. Foto: Reuters

La cuota castrense en el gabinete fue de 25% en tiempos del fallecido Hugo Chávez (1999-2013). Con Maduro llegó a 43,7% en 2017 y hoy se ubica en 26,4%, según la ONG Control Ciudadano. "Los ministerios ya no representan fuentes de riqueza como antes. Los militares prefieren manejar" la importación y venta de alimentos subsidiados, señaló Rocío San Miguel, presidenta de Control Ciudadano, sobre la merma en el gabinete.

Una televisora, un banco, una ensambladora de vehículos, una constructora y una compañía minera, petrolífera y gasífera refuerzan la influencia militar. No en vano el mandatario considera a la Fuerza Armada la "columna vertebral" del país.

Venezuela tiene 365.315 efectivos y 1,6 millones de milicianos civiles.

Además del respaldo militar, Maduro cuenta con amplio control político. El Parlamento es el único poder que el oficialismo no domina, pero fue sustituido en la práctica por una Asamblea Constituyente, 100% chavista.

Según Salamanca, "Maduro se apoya en los militares, y éstos en él, para beneficiarse económicamente y evitar ser objeto de medidas judiciales posteriores a una derrota del régimen".

Primeros quiebres.

Pese al empeño por mostrar una Fuerza Armada monolítica, Padrino ha admitido que el "diablo" ronda los cuarteles.

El pasado lunes, 27 militares se sublevaron contra el régimen, peo fueron rápidamente sofocados. Además, dos generales figuran entre los apresados por un presunto atentado contra Maduro el pasado 4 de agosto, cuando dos drones cargados de explosivos estallaron cerca de una tarima donde encabezaba un acto militar.

Rueda de prensa del ministro de Defensa Vladimir Padrino. Foto: Reuters
Rueda de prensa del ministro de Defensa Vladimir Padrino. Foto: Reuters

Unos 180 efectivos fueron detenidos igualmente en 2018 acusados de conspirar, según San Miguel. Human Rights Watch denuncia torturas.

En septiembre último, The New York Times reveló que diplomáticos estadounidenses se reunieron con militares que tramaban un golpe de Estado finalmente abortado.

En un contexto en que pocos escapan a la escasez de comida y medicinas y a la hiperinflación, unos 4.309 efectivos desertaron de la Guardia Nacional en 2018, según una lista citada por Control Ciudadano. Esta ONG estima que unos 10.000 miembros de la Fuerza Armada pidieron la baja desde 2015.

Salamanca observa que altos oficiales se debaten entre "seguir con Maduro a riesgo de hundirse con él" o "salvar el pellejo" sometiéndose a la justicia de países como Estados Unidos, que sancionó a varios militares por corrupción, narcotráfico y violaciones de derechos humanos.

Washington, que compra un tercio del petróleo venezolano, ha amenazado con llevar sus sanciones más lejos. "Las sanciones van a apretar a los miembros de la familia (...), les va a poner la vida dura, los van a obligar a volver a Venezuela o negociar a cambio de delaciones. Esto podría vencer la resistencia interna", vislumbra Salamanca.

"Pero lo que verdaderamente afecta o pone en entredicho la capacidad de gobernar del régimen de Maduro son medidas de corte económico o financiero", advirtió el internacionalista Mariano de Alba.

Estados Unidos compra a Venezuela un tercio de su deprimida producción de 1,4 millones de barriles diarios, fuente del 96% de divisas.

Tribunal también denuncia un "golpe"
Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela (TSJ). Foto: Reuters.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela aseguró ayer jueves que Nicolás Maduro es el presidente legítimo, al desconocer la proclamación de Juan Guaidó como mandatario interino.

"Dejamos absolutamente claro nuestro reconocimiento a la autoridad legítima, constituida del ciudadano Nicolás Maduro como presidente constitucional de Venezuela", dijo el presidente del TSJ, Maikel Moreno, durante una sesión solemne encabezada por el propio Maduro. Aludiendo a Guaidó, el magistrado añadió que el TSJ desconoce "cualquier pretensión inconstitucional de usurpar un cargo de elección popular por vías de hecho", y denunció, en línea con la versión del régimen, que "en Venezuela se está gestando un golpe de Estado" con apoyo desde el extranjero.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados