desde suprema corte e interior

Cuestionan participación de Policía y Justicia en deserción educativa

El ministro de la Suprema corte de Justicia (SCJ), Ricardo Pérez Manrique, y el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, pusieron en duda la efectividad del protocolo elaborado por el Codicen para que la Justicia y y la Policía colaboren con esa entidad para evitar la deserción educativa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El presidente electo habló sobre la necesidad de extensión del año lectivo.

El ministro del Interior Eduardo Bonomi dijo que el control que el Codicen pretende que ejerza la Policía para evitar la deserción educativa "es complicado desde todo punto de vista(...) Veremos cómo resolvemos eso".

El Codicen decidió poner en práctica este año lectivo un protocolo de actuación para evitar deserción educativa. Este consta de varias etapas que involucran en una primera instancia al maestro y en la más extrema a la Policía y la Justicia, además de un seguimiento personal informático.

El protocolo prevé que cuando las vías pedagógicas se agoten en el intento de evitar el abandono, se dará lugar a las acciones policiales y judiciales. En el primer intento se activará el mecanismo de la Policía comunitaria, hecho al que está determinado que se llegue por medio de la notificación del director del centro educativo o del inspector correspondiente.

Bonomi dijo que aún no sabe cómo se implementará y agregó que "a la Policía cada vez le vuelcan más tareas encima, que están más allá de lo que tradicionalmente ha hecho".

Suprema Corte de Justicia.

Por su parte el ministro de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) Ricardo Pérez Manrique indicó que "es una tarea que a lo largo del tiempo se ha cumplido, pero esto no quiere decir que el recurso sea el mejor y el más eficaz".

En el programa Pisando Fuerte de Metrópolis FM, Pérez Manrique agregó que "el tema de si los niños van o no a la escuela tiene varias aristas, que tienen que ver con la conformación familiar, el apoyo que la familia le da al niño y el apoyo que la sociedad le da a los padres para que los niños puedan concurrir a la escuela y con una cantidad de factores más".

El ministro de la SCJ indicó que "el resorte al recurso judicial debería estar reservado a casos extremos en los que hay voluntad de los padres que, son una minoría, de efectivavemente no querer que sus hijos vayan a la escuela, en ese caso podría haber eventualmente una infraccional por omisión de los deberes inherentes a la patria potestad o los Juzgados de Familia especializados podrían aplicar algún tipo de medida. Pero esto no es la solución al gran problema que tiene el país con altísimos porcentajes de chicos que más que no concurren a la escuela, liceo, terminan desertando. Apelar a la Justicia y a la Policía no son medidas eficaces para aumentar la cantidad de chicos que vayan a los centros educativos". 

Aclaró que "en casos extremos puede ser la solución, pero atento al volumen de deserción escolar y liceal me parece que no se puede recurrir indiscriminadamente al recurso judicial, hay que trabajar en las causas" del problema.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados