FOTOGALERÍA

Cuatro días llenos de violencia

Muertos, heridos, un taxi incendiado por vándalos y protestas en rechazo a la inseguridad.

Incidentes en Las Acacias durante protesta por asesinato de joven. Foto: Darwin Borrelli
Incidentes en Las Acacias durante protesta por asesinato de joven. Foto: Darwin Borrelli
Incidentes en Las Acacias durante protesta por asesinato de joven. Foto: Darwin Borrelli
Incidentes en Las Acacias durante protesta por asesinato de joven. Foto: Darwin Borrelli
Incidentes en Las Acacias durante protesta por asesinato de joven. Foto: Darwin Borrelli
Incidentes en Las Acacias durante protesta por asesinato de joven. Foto: Darwin Borrelli
Incidentes en Las Acacias durante protesta por asesinato de joven. Foto: Darwin Borrelli
Incidentes en Las Acacias durante protesta por asesinato de joven. Foto: Darwin Borrelli
Incidentes en Las Acacias durante protesta por asesinato de joven. Foto: Darwin Borrelli
Incidentes en Las Acacias durante protesta por asesinato de joven. Foto: Darwin Borrelli
Incidentes en Las Acacias durante protesta por asesinato de joven. Foto: Darwin Borrelli
Incidentes en Las Acacias durante protesta por asesinato de joven. Foto: Darwin Borrelli
Incidentes en Las Acacias durante protesta por asesinato de joven. Foto: Darwin Borrelli
Incidentes en Las Acacias durante protesta por asesinato de joven. Foto: Darwin Borrelli
Incidentes en Las Acacias durante protesta por asesinato de joven. Foto: Darwin Borrelli
Incidentes en Las Acacias durante protesta por asesinato de joven. Foto: Darwin Borrelli
Incidentes en Las Acacias durante protesta por asesinato de joven. Foto: Darwin Borrelli
Incidentes en Las Acacias durante protesta por asesinato de joven. Foto: Darwin Borrelli
Incidentes en Las Acacias durante protesta por asesinato de joven. Foto: Darwin Borrelli
Incidentes en Las Acacias durante protesta por asesinato de joven. Foto: Darwin Borrelli
Incidentes en Las Acacias durante protesta por asesinato de joven. Foto: Darwin Borrelli
Incidentes en Las Acacias durante protesta por asesinato de joven. Foto: Darwin Borrelli
El taxi incendiado durante la protesta. Foto: Captura Telenoche
El taxi incendiado durante la protesta. Foto: Captura Telenoche

Cuatro muertos, cuatro heridos, tres manifestaciones —una de ellas muy violenta que terminó con un taxi incendiado y cortes de calles— es el saldo de un "pico" de violencia ocurrido en un lapso de 4 días en Montevideo.

Entre los muertos se encuentra Pablo Montiel, un joven de 19 años baleado el viernes 18 por la espalda por llevar una camiseta de Nacional en Villa García. El sábado 19, Enrique Daniel Martínez, de 39 años, fue ultimado dentro de un local bailable ubicado en el Centro. Ese mismo día, Agustin Aramburo, de 18 años, murió tras cometer una rapiña a un autoservice de Manga, según informó la Policía. El domingo 20, Christian Araos Carranza, de 31 años, fue ultimado por dos sujetos para robarle su moto Kawasaki Ninja en la rambla Mahatma Gandhi y Tabaré.

En forma paralela, otras cuatro personas fueron heridas en rapiñas y copamientos ocurridos el fin de semana pasado.


Si no puede ver el video haga click aquí

El 1 de octubre de 2014, el fiscal de Corte, Jorge Díaz, en u na nota concedida a El País, dijo que primero los integrantes de organizaciones criminales se atacaron entre sí, luego alcanzaron a ciudadanos comunes y, en una tercera fase, utilizarán la violencia contra operadores judiciales (jueces, fiscales y policías). "Aún no se ingresó en este tercer paso. Se han tomado precauciones", agregó.

Piquete.

En la mañana de ayer, se dio un episodio que rara vez sucede en Montevideo: 20 individuos rodearon con palos y piedras un camión de una conocida marca de cerveza con intención de saquearlo.

Los sujetos venían del velorio de un delincuente abatido por un policía luego de una rapiña ocurrida a las 20:50 horas del sábado 19 a un comercio ubicado en Manga.

Se reunieron en la esquina de Salustio y Torricelli, un lugar poblado de personas humildes pero trabajadoras.

Cerca del mediodía de ayer, un camión de la fábrica de cerveza arribó a un comercio situado a pocos metros de la esquina de Salustio y Torricelli.

Según indicaron a El País fuentes del caso, la veintena de individuos atacó el camión con piedras, palos y amenazas.

Un policía, que también era empleado de la fábrica cervecera, vio a uno de los sujetos con un arma de fuego. Supuestamente luego escuchó varias detonaciones. Le disparó a un joven de 19 años. Poco después, el baleado falleció.

Al mediodía, un grupo de personas cortó las calles Salustio y Torricelli incendiando contenedores y cubiertas.

Un taxi circulaba por Torricelli con una pasajera. Su destino sería una cuadra más adelante: la intersección de Iberia y Torricelli. El conductor, al ver la manifestación, intentó girar el Nissan Sentra, pero no tuvo tiempo. Tres sujetos armados lo interceptaron y le robaron $ 2.000 de su propiedad y $ 200 de la recaudación, según informaron a El País fuentes de la investigación. También se llevaron una tablet y documentos.

Vecinos del lugar dijeron que el Policía disparó al joven que estaba desarmado.

El juez penal de 18° Turno, Huberto Álvarez ordenó la detención del agente.

Punta Carretas.

Unas 300 motos y casi 1.000 personas se concentraron ayer en la estación de Ancap de la rambla y Bulevar Artigas, frente al Club de Golf, donde Christian Carranza solía reunirse con sus amigos para compartir y conversar sobre sus pasiones: el rugby y las motocicletas.

Fue por defender una de ellas, su moto que había comprado hacía unos tres años, que un delincuente terminó con su vida en la noche del domingo, cuando tenía 31 años. El hecho ocurrió en la rambla de Punta Carretas y la calle Tabaré, a tres cuadras del principal centro comercial del país y en un barrio que vive el azote de la delincuencia como los demás. Una semana antes, muy cerca de allí, el ministro de Ganadería, Tabaré Aguerre, fue víctima de un robo cuando caminaba por la rambla, al mediodía. Los delincuentes también se movilizaban en una motocicleta.

Jacqueline, la mamá de Christian Carranza, dijo ayer a El País que su hijo trabajaba de chofer en Conaprole y que era soltero. Vivía con ella y su marido, en Nuevo París.

"Era muy compañero, muy centrado, muy de la casa, de la familia. Amaba a su ahijada; junto con su moto, eran la luz de sus ojos", señaló.

Jacqueline comentó que Christian tenía un grupo de amigos con los que salía en moto, con muchos de los cuales jugaba al rugby en Juventud de las Piedras. "No era de un grupo específico, algunas veces iban al interior", acotó.

"No sé lo que voy a hacer dentro de media hora, ni lo que voy a hacer la semana que viene. No sé si voy a hacer una denuncia, si voy a ir al Ministerio del Interior; honestamente no sé lo que voy a hacer. Tengo que ver de salir de esto y cómo seguir adelante, porque tengo un vacío que no puedo llenar", dijo la mujer, quien pese a las horas terribles que está viviendo se encontraba ayer en la concentración junto a su hija, la hermana de Christian.

En la estación de nafta, uno de los motociclistas, Jorge Martínez, leyó una proclama.

"Señores políticos, hoy enterramos a un hermano más, a un trabajador más, a una persona honrada que con su laburo, como nosotros, ayuda a construir nuestro país. A nosotros nuestros jefes nos piden y exigen que trabajemos y rindamos por el sueldo que nos pagan. Y si no ven los resultados, nos echan. Pues bien, queremos recordarles que ustedes son nuestros empleados, que vuestros sueldos salen de nuestro sacrificio diario. Y es por eso que hoy exigimos que nos garanticen poder llegar vivos a casa", comenzó diciendo Martínez en su alocución.

Las personas movilizadas unieron sus voces al grito de "¡Ni una muerte más!". "¡Les damos de comer y nos matan!", "¡Bonomi se tiene que ir!", gritaban varias personas en medio de una salva de aplausos.

Furia de motores.

Luego, un grupo de motociclistas cortó la rambla a la altura de la estación de servicio. Lo hizo de forma intermitente, intentando no obstaculizar demasiado el tránsito, exhibiendo un gran pasacalle que decía "No más trabajadores asesinados". Al poco tiempo, llegaron cuatro policías en moto que mantuvieron una discreta vigilancia a unos metros del corte de calle.

"Queremos caminar sin miedo por la calle, exigimos nuestro derecho a vivir. Decimos basta de enterrar todos los días a un padre, una madre, un hermano, un tío, un sobrino, un amigo. Sabemos que la lucha contra la delincuencia no es tarea fácil, pero también sabemos que la lucha no es solo en las calles, también es en los juzgados. Mientras no se cambien las leyes existentes es casi inútil el trabajo de la policía en las calles. Es por eso que exigimos un cambio y un endurecimiento en las penas. Pueden no ser una solución definitiva, pero paren de mirar al costado, paren de decir al pueblo que todo está bien cuando las estadísticas demuestran que tenemos más muertos en mano de los delincuentes que otros países más grandes, incluso que otro país donde impera la guerra entre los narcos", agregaba la proclama.

Luego de otra salva de aplausos y un minuto de silencio en señal de respeto a los familiares de Christian que se encontraban presentes, los motociclistas partieron hacia el lugar del homicidio, ubicado a muy pocas cuadras de allí.

En la rambla y Tabaré las motos volvieron a cortar la calle e hicieron un estruendo realmente ensordecedor acelerando los motores y tocando sus bocinas. La emoción estaba presente en los rostros de prácticamente todas las personas que presenciaban la escena, entre quienes había muchos vecinos de Punta Carretas.

Finalmente, las motos empavesadas con el pabellón nacional y banderas negras en señal de luto comenzaron descomprimir la zona frente a la mirada de los policías de Tránsito que no intervenían en la escena, para volverse a concentrar en la estación de combustible de bulevar Artigas y la rambla.

Pareja fue detenida por otro homicidio

Una pareja fue procesada en Tacuarembó por el homicidio de un hombre de 55 años, cuyo cuerpo en descomposición fue hallado en Barrio López. La búsqueda de la persona comenzó el día 16 de marzo, luego de una denuncia radicada por familiares preocupados por la ausencia del hombre.

En el marco de la indagatoria, la Policía concurrió al lugar donde residía el infortunado ciudadano. En momentos en que interrogaban al dueño de la finca, los uniformados constataron que de una de las cámaras de saneamiento emanaba un olor nauseabundo. Al realizar la inspección del lugar, ubicaron el cuerpo de la víctima.

Al profundizar la indagatoria fueron detenidos Sergio Severo Ferreira, poseedor de antecedentes penales y su concubina S. A. L. P., de 42 años, quienes resultaron procesados; el primero por homicidio y su pareja por encubrimiento. El homicida, en medio de una discusión, mató con un arma blanca a su oponente. (Freddy Fernández Carranza).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)