PROTESTA FRENTE A EMBAJADA DE EE.UU.

La Cruz Roja busca a los familiares de los ex presos que llegaron a Uruguay

Christian Mirza, representante del gobierno para el caso, dijo que los familiares de los refugiados están "actualmente en proceso de localización". Los exreclusos instalaron hoy tres carpas donadas por vecinos frente a la sede diplomática extranjera.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los refugiados cumplen el ritual del rezo frente a la embajada. Foto: F. Flores

La Cruz Roja busca localizar a los familiares de los refugiados de la cárcel de Guantánamo en Uruguay, informó hoy el representante del gobierno uruguayo para el caso, Christian Mirza.

"Tengo prevista una reunión con la Cruz Roja la semana que viene para discutir una propuesta que hicieron para traer a sus familiares. Actualmente están en proceso de localización", dijo a periodistas Mirza, nombrado el lunes por el Ejecutivo tras el inicio de la protesta frente a la embajada de EE.UU, en demanda de ayuda social y económica.

El gobierno uruguayo les presentó un convenio, que hasta el momento cinco de los seis liberados de la base de Guantánamo se niegan a firmar, el cual establece que la representación local de la agencia de las Naciones Unidas para los refugiados (Sedhu) les pagará, durante un año, el arrendamiento de una vivienda y parte de los gastos y tributos domiciliarios por ese lapso.

"No me explicaron por qué se niegan a firmar el acuerdo", dijo Mirza que se reunió por primera vez con los refugiados en una casa-vivienda que les fue proporcionada por la central sindical PIT-CNT.

Mirza volverá a encontrarse con los refugiados el martes. Los hombres recurrieron a asesoría legal para evaluar el convenio propuesto por el gobierno.

Efectivos de la Guardia Republicana ofrecieron su asistencia

La protesta de los refugiados de la cárcel de Guantánamo continúa frente a la embajada de Estados Unidos. Ahora, los ex presos armaron tres carpas frente a la sede diplomática que les fueron traídas por los vecinos del lugar.

Además, según pudo observar El País, dos oficiales de la Guardia Republicana se acercaron a ellos y uno, identificado como el capitán Víctor Torres, les explicó en inglés que por estar en un lugar abierto, se ponían a disposición para su seguridad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados