FALTA DE PRUEBAS

Los crímenes impunes de 2016

Estos fueron los cinco asesinatos que marcaron el año por su repercusión social y política.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Arno Wollensak. Foto: Stronger After.

El cierre del año llega mientras quedaron por atar varios cabos sueltos para resolver los principales asesinatos ocurridos en Uruguay. Algunos fueron mencionados durante días en medios de comunicación, debido a la ferocidad de los atacantes; otros, por la indignación colectiva, y los restantes, en razón de las repercusiones políticas que provocaron. Pero todos tienen algo en común: continúan impunes.

Uno de los asesinatos más enigmáticos y misteriosos de los últimos años se dio a conocer el pasado 28 de agosto, cuando apareció esposado, con una bolsa negra en la cabeza, a orillas de la playa de La Floresta, Arno Wollensak. El gurú alemán, líder de la secta "Oasis de luz", había tenido que escapar de su país natal luego de que se lo relacionara con diferentes violaciones a menores de edad.

Los datos referidos a la secta que lideraba Wollensak, su historia de vida, sus antecedentes penales en Uruguay por falsificación de documentos, y el alto poder adquisitivo que tenía fueron considerados para armar parte de un puzzle aún incompleto.

El juez del caso, Marcos Seijas, informó a El País en los últimos días que, si bien se está investigando el asesinato del alemán con un equipo de policías designados por el propio jefe mayor Mario Layera, el proceso está siendo más lento de lo esperado.

Se desconoce, por ejemplo, el vínculo que mantenía Wollensak con quien tomó posesión de su casa de Los Cerrillos y dice ser el propietario. Otra de las mayores interrogantes tiene que ver con la esposa de Wollensak, Julie Ravell, que vivía junto al gurú. No se supo más nada de ella, como tampoco de la única seguidora de la secta que continuó junto a ambos, Ursula Frei. Ambas están desaparecidas y no hay rastros.

En Carrasco Norte.

El asesinato de Heriberto Prati, a sangre fría, indignó a mucha gente, no solo a residentes en el barrio en que se cometió el crimen: Carrasco Norte. Muchos salieron a las calles a pedir la renuncia del ministro del Interior, Eduardo Bonomi. El principal reclamo fue la falta de seguridad en Uruguay.

"El negro", como solían llamarlo sus amigos, murió luego de que un rapiñero le disparara en la cabeza con un arma de fuego. Sucedió el pasado 1° de octubre, en la esquina de las calles Horacio Acosta y Lara y Celedonio Nin y Silva, apenas después de que Prati, de 56 años, quiso evitar que un ladrón le robara a una amiga de él y de su esposa. Pero el resultado fue el peor en aquella noche, cuando poco antes la víctima fatal había disfrutado de una cena "llena de alegría", según contó la amiga de Prati semanas después de su muerte.

La Policía y la Justicia aún no han podido cerrar ese caso porque todavía no se encontró al homicida. El pasado 5 de noviembre fue llevado a declarar un joven de 29 años apodado "Chalo", que contaba con antecedentes penales y se encontraba prófugo desde la madrugada en que Prati fue asesinado.

Heriberto Prati. Foto: Facebook.
Heriberto Prati. Foto: Facebook.

El delincuente terminó procesado con prisión pero por dos delitos de rapiña que confesó. A propósito del crimen de Prati, el joven aseguró que no había sido el autor, e incluso la mujer del fallecido no reconoció su rostro al momento de la instancia judicial.

La jueza del caso María Noel Odriozola, se limitó a decir a El País que "la investigación sigue con suma reserva", y que en la esfera policial se sigue indagando. Fuentes policiales indicaron a El País que ahora están "prácticamente en cero de nuevo", porque quien creían que era el homicida "no confesó y no se le pudo demostrar la autoría del hecho".

En Barros Blancos.

Camila Rodríguez, una adolescente de 14 años que fue a buscar sobrecitos de té hasta un almacén cercano a su casa, el pasado domingo 21 de agosto, estuvo desaparecida dos días, hasta que fue hallada muerta en un campo cercano a su hogar, en Barros Blancos.

La menor de edad, que era de perfil bajo y de pocas palabras, vivía junto a su padrastro y dos hermanos pequeños. La situación familiar era de contexto "complicado", habían afirmado vecinos de la jovencita a El País.

Según confirmó el INAU, el padrastro de Camila había sido denunciado en reiteradas oportunidades por episodios de violencia doméstica. De hecho, fue la primer persona sospechosa por el homicidio de la adolescente.

Campo: lugar donde fue encontrada sin vida Camila. Foto: Diego Píriz
Campo: lugar donde fue encontrada sin vida Camila. Foto: Diego Píriz

Fue citado a declarar ante la jueza de la ciudad de Pando, María Morales. Realizadas las indagatorias poco se pudo probar ya que en ningún momento se encontraron elementos suficientes desde el punto de vista científico para relacionar al hombre con la menor asesinada mediante asfixia.

La jueza Morales, con pocas palabras, afirmó días atrás para este artículo periodístico que "se sigue trabajando", pero "no se pudo avanzar demasiado". Policías de Canelones vinculados a la investigación sostuvieron que "hasta que alguien no hable y cuente lo que pasó es muy difícil que se resuelva el caso".

En Salto.

Otro crimen sin resolver es el de Osmir do Nacimento, un productor rural de Salto. El hombre fue encontrado muerto en su chacra el pasado 8 de octubre. Estaba maniatado y presentó tres disparos de bala en la cabeza.

Sobre este caso el subjefe de Policía, Luis Madera, dijo a El País que "no hay nuevos elementos" para avanzar en la investigación. El peón de campo que trabajaba junto al fallecido, expresó en su momento que alcanzó a ver que al establecimiento llegó una camioneta con cuatro hombres, quienes coparon el casco de la estancia y luego huyeron a toda velocidad. La camioneta nunca más fue vista en el pueblo y tampoco en la ciudad de Salto.

La Policía tampoco pudo asegurar si se sustrajeron elemetos de valor de la chacra del hombre fallecido.

Dos cuerpos quemados en vías de tren.

El pasado 25 de septiembre se encontraron dos cuerpos al costado de la vía del tren, en el barrio Sayago, sobre camino Claudio Ptolomeo, esquina María Orticochea. Los cadáveres de las dos personas, que aún no han sido identificadas, estaban descuartizados y quemados. Los vecinos del barrio contaron a la Policía que en la madrugada anterior un hombre, que había llegado en auto hasta el lugar, arrojó las bolsas de arpillera en que estaban los cuerpos. Nada se supo de ese sujeto ni del auto. En principio se creyó que se trataba de los cadáveres de las dos mujeres que acompañaban al gurú alemán Arno Wollensak, quien apareció muerto en la playa de La Floresta el pasado 25 de agosto. Luego se descartó esa posibilidad, ya que mediante las pesquisas que llevó a cabo la Policía Científica pudo comprobarse que los cuerpos eran de un hombre y de una mujer. "Entre los restos encontramos una prótesis dental y un broche de pelo", aseguró uno de los oficiales que trabajó en el caso en el primer momento. La prótesis se tomó como un indicio para pensar que una de las víctimas era de edad avanzada. La prótesis y el broche son lo único que tienen quienes están a cargo de la investigación. Fuentes judiciales señalaron a El País que el caso se encuentra "a cero".

LOS CASOS.

1 - Arno Wollensak - 28 de agosto.

Fue encontrado muerto en la playa de La Floresta el pasado mes de agosto. El caso tomó ribetes inesperados por la historia que escondía el ciudadano alemán que se encontraba viviendo en Uruguay desde hacía más de 8 años. Resultó ser un gurú espiritual, líder de la secta "Oasis de luz" que terminó de disolverse luego de que se lo acusara, en Alemania, de haber violado a adolescentes. La esposa del gurú y una seguidora de ambos, están desaparecidas.

2 - Heriberto Prati - 1° de octubre.

Quiso evitar que le robaran a una amiga que estaba en la puerta de su casa en el barrio Carrasco Norte. El delincuente que pretendía llevarse las pertenencias de la mujer no dudó en matar de un tiro en la cabeza a Prati, para luego darse a la fuga. El hecho conmocionó a mucha gente por la frialdad del homicida y por la sensación permanente de inseguridad. Vecinos del barrio Carrasco Norte salieron a las calles a pedir la renuncia del ministro Bonomi.

3 - Camila Rodríguez - 21 de agosto.

Salió de su casa, por la mañana, a comprar sobres de té para el desayuno. Llegó efectivamente hasta el comercio, pero nunca volvió a su hogar. Fue encontrada sin vida dos días después, en un descampado de Barros Blancos. El principal sospechoso de haber asfixiado a la adolescente de 14 años era el padrastro, que tenía denuncias ante el INAU por malos tratos. Pero la Justicia no pudo comprobar su responsabilidad y fue dejado en libertad.

4 - Osmir do Nacimento - 8 de octubre.

El productor rural fue encontrado muerto en su chacra de Salto, en paraje Paso Cementerio, que se encuentra a 120 kilómetros de la ciudad. El hombre tenía tres tiros en la cabeza y estaba maniatado. El peón de campo que trabajaba junto al hombre asesinado dijo que alcanzó a ver que al establecimiento llegó una camioneta con cuatro hombres, quienes coparon el casco de la estancia. El subjefe de Policía, Luis Madera, dijo a El País que el caso es investigado.

Identidad no conocida - 25 de septiembre.

El macabro asesinato, descuartizamiento y posterior incineración de dos cuerpos al costado de la vía del tren en el barrio Sayago, aún es otro caso sin resolver en la Justicia. Ni siquiera se sabe la identidad de las víctimas fatales. En primera instancia se creyó que eran las dos mujeres buscadas por el caso de Arno Wollensak, pero dos días después se descartó esa posibilidad al probarse que los cuerpos carbonizados eran de un hombre y una mujer.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados