inn content para vasenol

Cómo una crema podría cambiar el mundo

El Proyecto Reparador de Vasenol ayuda a las personas en situaciones vulnerables a cuidar su piel con la donación de productos al SINAE y educando a escolares

VEA LA GALERÍA. 

El sirio Deir Alla hacía cola en silencio en un centro de refugiados en Jordania esperando atención médica. En su turno, ofreció dinero a los doctores al tiempo que mostraba las profundas y dolorosas grietas de su piel. Sus pies, literalmente, se habían gastado de viajar cientos de kilómetros en suelos arenosos con sandalias de goma. Lejos quedó su profesión de ingeniero civil en Siria. En ese momento se hallaba en una tienda de campaña a la espera de vaselina para reparar sus heridas, que lo ayudarían a encontrar un trabajo para mantener a sus hijos.

Esta es una de las tantas historias de vida que vivenciaron los doctores Grace Bandow y Samer Jaber en Jordania –publicada como columna en el Washigton Post- en su participación en el Proyecto Reparador de Vasenol.

Su fin es proporcionar atención dermatológica y suministros médicos necesarios para tratar lesiones cutáneas de personas afectadas que viven en condiciones vulnerables.

Según datos de la organización, hasta el momento se alcanzó a 2,5 millones de personas y se pretende duplicar esta cifra para 2020, incluyendo a Uruguay. Y es que esta iniciativa presente en unos 10 países tales como Estados Unidos, Nepal, Filipinas y Sudáfrica, entre otros, desembarcó en Uruguay de la mano de Unilever.

De esta forma, se convirtió en el único país de Sudamérica que se desarrolla el proyecto. “Llegamos a un momento en el que creímos importante dar a conocer localmente el proyecto que Vasenol impulsa en otros lugares del mundo. Manteniendo la esencia del mismo, pero adaptándolo a las realidades de nuestro país”, aseguró la jefa de Marketing Skin Care & Skin Cleansing de Unilever, Verónica Eichtersheimer.

La iniciativa demuestra que un producto común para la sociedad, como es la vaselina, puede marcar una diferencia a nivel mundial. Posee un gel reparador, el cual mezcla ceras y aceites que se funden dentro de los espacios intersticiales de la piel, para promover la biosíntesis de lípidos y entregar un gran poder oclusivo. De este modo, no solo se le brinda humectación a la piel sino que se logra que ésta no se pierda, detalló Eichtersheimer.

En Uruguay el proyecto funciona con el apoyo de la Facultad de Medicina y apunta a contribuir con el Sistema Nacional de Emergencia (SINAE). En concreto, se compone de dos partes: una donación de $ 20 al SINAE por cada crema Vasenol vendida, que se entrega en forma de kits de productos de cuidado del hogar, cuidado personal y cuidado del bebé; y talleres de prevención de cuidado de la piel. Un grupo de residentes de dermatología explica a los niños sobre la protección cutánea básica necesaria ante el frío y el sol.

Los kits se entregan de forma mensual al SINAE y ellos son quienes los disponibilizan a la población que lo necesite. En este punto, Eichtersheimer enfatizó la importancia de disponer tanto de ciertos productos de higiene personal como de limpieza del hogar para aquellos que se vieron obligadas a dejar sus casas por situaciones de emergencia como puede ser una inundación y al regresar se encuentran a veces con “absolutamente nada”.

Hasta la fecha, el resultado ha sido muy positivo. En los primeros dos meses de campaña se donaron en productos unos $ 300.000 y la meta es cerrar el año en $ 1.000.000. Respecto a la pata educativa, al momento se visitaron cuatro departamentos en los que se impartieron 17 talleres con una participación de 500 niños.

Vasenol
Con el Proyecto Reparador de Vasenol se han realizado unos 17 talleres en el que han participado unos 500 niños de escuelas rurales.

El factor social en el ADN del producto

El factor social está presente en el ADN de la marca. Desde su origen ha trabajado con foco en las necesidades de la sociedad en la que se mueve. Fundada en 1870 ayuda a reparar la piel de manera segura desde hace más de 140 años. Las madres lo usaban para las paspaduras del roce del pañal de los bebés y lo siguen haciendo hoy día, las personas que trabajaban expuestas al frío extremo lo utilizaban para aliviar la piel seca y agrietada. Incluso el producto tuvo un rol decisivo durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial dando alivio a los soldados al tratar cortes y moretones y aliviar las quemaduras del sol.

Educar para prevenir
Acercar la dermatología a las personas es el objetivo de la dermatología comunitaria. En este marco, es que Unilever junto con la Cátedra de Dermatología y el SINAE impulsan talleres en escuelas rurales para educar a los niños sobre la importancia de los cuidados cutáneos, tanto en invierno como en verano. En los meses gélidos del año es común que todos experimenten sequedad en su piel, pero las personas del medio rural están más expuestas al frío ocasionando una resequedad superior, señaló la dermatóloga que lidera esta parte del proyecto, María Eugenia Mazzei.

“Es esencial transmitir la importancia de tener bien hidratada la piel con la utilización de cremas. Contrario a lo que muchos creen, no alcanza con tomar agua en abundancia”, sostuvo.

Para lograrlo, es necesario usar cremas para que el órgano más grande del cuerpo y los labios no se sequen ni agrieten. Asimismo, explicar la relevancia de protegerse del sol a lo largo de todo el año para prevenir el cáncer de piel. “La exposición solar es un factor de riesgo para el desarrollo de esta enfermedad en toda la sociedad, pero los niños del medio rural tienen una exposición mucho mayor y a lo largo de todo el año”, indicó la experta al subrayar que es crucial que estos talleres lleguen a este público.

Para que los escolares atiendan y se involucren en el tema, se optó por una metodología acorde a su auditorio: la actuación. Impartidos por residentes de la Cátedra de Dermatología de Facultad de Medicina constan de tres etapas. Primero, un taller clásico con una exposición teórica; en segundo, aparece el divertido personaje Azucena que se encarga de preguntar a los niños lo que aprendieron; por último, les pide ayuda para aprobar un examen sobre los cuidados de la piel. Es en este punto en el que se fijan los conceptos para luego entregar un diploma de “experto en el cuidado de mi piel”.

“Los niños se vuelven cómplices y para ayudar a Azucena verbalizan todo lo que han aprendido. Se monta una puesta en escena que implica que las doctoras -que son dermatólogas en formación Guillermina Giudice, Astrid Guillones, Mercedes Castro, Sofía Suárez y Cecilia Fernández-, se transformen en actrices y se vuelvan un poco niñas otra vez”, narró Mazzei.
Los escolares son muy receptivos a esta dinámica. Participan de forma activa, se interesan por la temática y demuestran haber aprendido los conceptos que se transmitieron, aseguró la especialista.

“Lo que siempre nos divierte es ver cómo los niños, pero también los adultos, se compenetran. Nos ha pasado de ver maestras que se preocupan por el examen que tiene presentar el personaje Azucena, ¡no es fácil discernir qué es realidad y qué fantasía en este taller!”, agregó.

La comunicadora Cecilia Bonino, embajadora del Proyecto Renovador de Vasenol, presenció el taller de cuidado de la piel que se dictó en la escuela rural Villa del Rosario y lo calificó de un encuentro muy positivo: “Fue muy lindo, las médicas hacen un taller participativo, se disfrazan, usan lentes y gorros gigantes para advertir de la importancia de cuidarse del sol, plantean preguntas a los alumnos, hay juego y humor, dos componentes fundamentales para fijar los conceptos”.

A su vez, llegan a sus casas con un diploma y a través de él surgen charlas con sus familias sobre lo aprendido, ahí se multiplica el mensaje hacia los adultos, añadió. Remarcó la relevancia de alcanzar a cientos de niños de escuelas alejadas de los centros poblados, donde a menudo muchas cosas no llegan. “Los escolares lo disfrutan mucho, participan, se ríen, todo eso colabora para que se acuerden de lo aprendido el resto del año. Son niños expuestos a condiciones climáticas adversas, mucho más que los de una ciudad. Todo esto vale y mucho”, aseveró.

Este año se espera llegar a cinco departamentos del país abarcando a unos 700 niños con un total de 20 talleres.

El valor real
Al proponerle participar en el proyecto a Bonino, le explicaron la iniciativa a nivel internacional y advirtió el compromiso de la marca con la gente. Le interesó su propósito social, por un lado, aportando al SINAE y, por otro, desarrollando la dermatología comunitaria, “algo que en Uruguay hasta ahora no se había podido desarrollar por falta de medios. Esto es llevar la dermatología a la gente, a las escuelas, a los pequeños poblados”.

En esta línea, la dermatóloga Mazzei indicó que la educación es un pilar para la prevención primaria de muchas patologías, dermatológicas y no dermatológicas. Si se les explica a los niños la importancia de cuidarse del sol para prevenir el cáncer de piel, se puede evitar que lo padezcan cuando crezcan. “De nada sirve diagnosticar un cáncer de piel y decirle al paciente que debió de haberse cuidado del sol anteriormente”, acotó.

De a poco la población uruguaya está tomado conciencia sobre la importancia de los cuidados al momento de exponerse al sol. Sin embargo, aún se ven familias que van a la playa al mediodía o se imparten clases de piscina en verano a las 13 horas en plazas públicas, señaló la experta.“Tenemos un largo camino por recorrer en lo que tiene que ver con la prevención. Este tipo de proyectos son una herramienta excelente en este sentido”, aseguró.

Recomendó a la población usar crema hidratante, no exponerse al sol en las horas de sombras cortas, usar gorro y lentes para protegerse. “Si necesitan más información, pueden comunicarse con los niños que ya han obtenido sus diplomas de ‘expertos en el cuidado de mi piel’, dijo.

Bonino opinó que el nivel teórico es conocido por muchas personas, mientras que en el práctico es donde “todos fallan en menor o mayor medida”. Entonces, ¿por qué es importante en definitiva estimular este tipo de iniciativas a nivel país? Porque todo lo que se traduce en salud, vale la pena”, concluyó la comunicadora.

Vasenol y sus tres líneas de cuidado

Vasenol cuenta con varias líneas de producto. Una es de cuidado esencial con cremas que contienen ingredientes naturales con Aloe Vera, Cocoa, manteca de karité y avena, entre otros. Asimismo, una de cuidado intensivo para tratar problemas de sequedad severa en la piel, que tiene el poder de recuperar la dermis extremadamente seca en cinco días. Por último, el gel reparador que logra una humectación y oclusión muy fuerte.

“Es por esto que tiene múltiples usos como: tratar la piel seca, labios resecos, talones agrietados, rodillas, codos, nudillos, quemaduras y cortes leves, para prevenir la dermatitis del pañal a la hora de cambiar a los bebés, entre otros usos”, puntualizó la jefa de Marketing Skin Care & Skin Cleansing de Unilever, Verónica Eichtersheimer.

La comunicadora Cecilia Bonino, como embajadora de la marca, empezó a usar estos productos en su casa. “Es una crema reparadora, ideal para zonas resecas por el frío o el calor, raspones en las rodillas de mis hijos, labios paspados, entre otros”, experimentó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos