Críticas a la elección de la constructora, oposición ve fracaso

Cosse asegura que hay un acuerdo por la regasificadora

La interpelación del diputado nacionalista Pablo Abdala a la ministra de Industria, Carolina Cosse, por la suspensión de la construcción de la planta regasificadora, permitió a la jerarca anunciar que Gas Sayago y la concesionaria de la frustrada obra, el consorcio GNLS, alcanzaron un acuerdo “óptimo” para el Estado y que tiene el apoyo de Presidencia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Carolina Cosse durante la interpelación. Foto: Marcelo Bonjour

Cosse informó que el gobierno estudia ahora “varias alternativas” para seguir el proyecto y ratificó que la obra continuará y probablemente esté funcionando ya en la segunda mitad de 2017.

En lo político, la bancada de diputados del Frente Amplio impulsó una moción declarando el “respaldo” a la ministra y al acuerdo alcanzado. Recibió 50 votos de los 91 diputados presentes.

La interpelación, que duró algo más de seis horas, tuvo momentos ríspidos y la barra terminó siendo desalojada por desórdenes cuando algunos asistentes insultaron a la bancada del gobierno.

La oposición, por medio del interpelante Abdala y otros legisladores, dio otra visión: se valoró como un “gran fracaso” y un reconocimiento de que la negociación que ahora se presenta como exitosa se produjo por la “mala elección” de la empresa concesionaria para la obra.

“El proyecto no fracasó. Esta salida es óptima en comparación con la rescisión unilateral” con GNLS, la concesionaria, replicó Cosse. Gas Sayago “recibe una compensación de US$ 100 millones al momento del acuerdo, y asume el control total del proyecto con vistas al futuro”.

Además, informó que en ese acuerdo GNLS “declara que permanece como único responsable frente a terceros por incumplimientos anteriores, por todas sus demás obligaciones por incumplimientos con terceros”, y que “quedan sin efecto las garantías de Ancap, UTE y el Estado”.

“Aun yendo a litigio, Gas Sayago no hubiera tenido una mejor compensación”, afirmó. El acuerdo debe ser ahora refrendado por todas las partes involucradas.

El acuerdo “consagra los derechos de Gas Sayago quedando en lo económico en la misma situación que en caso de un juicio exitoso”, subrayó, y se hace de los activos transferibles de la concesionaria. Aseguró que Gas Sayago se queda con “activos intangibles como información y conocimiento o tecnología que haya generado GNLS”.

Abdala cuestionó el acuerdo anunciado por Cosse porque no es provechoso para el país ya que se deberá gastar mucho dinero para seguir adelante el proyecto si no hay interesados. Habló de “desprolijidad” al elegir a los inversores, que estaban “sospechados por corrupción”. Dijo que ha habido “un pésimo y oscuro proceso de selección del concesionario, hecho por el anterior gobierno”. “La obra fracasó, el proceso fue turbio, kafkiano, surrealista, tendencioso”, agregó. Según Abdala, las empresas que conforman GNLS, GDZ Suez Latin America y la japonesa Marubeni, “tienen mala reputación”

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)