AMBIGÜEDAD DEL PRESIDENTE ARGENTINO

Cordialidad, pero también hay matices entre Vázquez y Macri

El presidente Vázquez avisó que Uruguay seguirá buscando el acuerdo bilateral con China.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Presidencia

Los presidentes de Uruguay Tabaré Vázquez y de Argentina, Mauricio Macri, tienen muy buena sintonía, se ocupan a cada momento de destacarlo pero, aún así, ayer en Buenos Aires no pudieron evitar mostrar que tienen matices respecto a la crisis de Venezuela y con respecto a la forma en que debe procesarse el acercamiento con China.

Vázquez y Macri estuvieron largo rato a solas ayer en la quinta de Olivos antes y después de compartir con varios de sus respectivos ministros asado, matambre, chorizos y lomo. Ambos sin corbata comparecieron 21 minutos frente a la prensa en la sala de conferencia de Olivos e intercambiaron elogios, pero también marcaron matices, sutiles, pero matices al fin.

Macri, cuando se le preguntó respecto a su posicionamiento en relación a Venezuela, un país donde el gobierno dejó sin efecto la posibilidad de un referendo revocatorio del mandato del presidente Nicolás Maduro, fue enfático al decir que en el país caribeño "todas las condiciones están dadas para ejercer la cláusula democrática de la OEA", Vázquez admitió su preocupación, pero se limitó a decir que "el Mercosur se tiene que volver a reunir para discutir el tema" con seriedad.

De todas formas, Vázquez dijo que "tanto valor tiene la democracia directa como la indirecta", en lo que pareció un reconocimiento de que el referendo debió haberse llevado adelante. De hecho, Uruguay se había abstenido de acompañar las más recientes condenas al gobierno de Maduro, con el argumento de que lo importante era que el referendo se realizase. Esa posibilidad ahora se diluyó.

Macri fue directo y dijo que "Venezuela en estos términos no puede ser parte del Mercosur" y "tiene que recibir la condena de la región (...) En Venezuela no se respetan los derechos humanos (...) estamos muy preocupados".

El presidente argentino, con palabras muy cuidadosas, ya había dejado claro la semana pasada que le hubiese gustado más contundencia de Uruguay contra el gobierno venezolano, en referencia a que la administración Vázquez defendió hasta último momento que al gobierno de Maduro le correspondía la presidencia temporal del bloque. Pero Uruguay sigue evitando por ahora un pronunciamiento tajante y pareciera que en este tema podría volver a quedar aislado. Ya antes de la comparencia de los presidentes, el embajador uruguayo Héctor Lescano, había adelantado informalmente que la postura uruguaya era que la situación venezolana ameritaba preocupación, pero no medidas adicionales.

Ambigüedad a TLC.

Tampoco hubo forma de que Macri se pronunciara contundentemente sobre el anhelo uruguayo de firmar un tratado de libre comercio con China. Macri dijo entender que el país asiático es una gran oportunidad para Uruguay porque este produce diez veces más alimentos de los que necesita y prometió una "actitud abierta", pero no se movió un milímetro de lo que había adelantado la semana pasada e insistió en que lo ideal es que el Mercosur negocie como bloque con China, como ya lo está haciendo con Unión Europea.

Entonces Vázquez se aferró a las palabras de Macri, agradeció "su actitud profundamente generosa" y destacó que si bien comparte "plenamente" que lo mejor es una negociación en bloque recordó que China ofreció al Mercosur un acuerdo hace seis años y nunca se le respondió. "Sería muy bueno que se plantee este tema en la próxima reunión del Mercosur. Mientras tanto, Uruguay va a explorar la posibilidad de un acuerdo con China", deslizó el presidente.

Luego de la reunión, en una rueda informal, el embajador argentino en Uruguay, Guillermo Montenegro, dijo que el tema podría incluso ser conversado antes de la próxima reunión de presidentes del Mercosur. Esa reunión debería realizarse en diciembre, aunque la actual situación anómala del bloque que tiene una conducción colegiada transitoria, no permite asegurar que vaya a tener lugar. Vázquez informó que Uruguay ya comunicó "los términos de referencia" con los que pretende cerrar un acuerdo con China y prometió que Uruguay mantendrá informado permanentemente al Mercosur.

Costos del puente.

Uruguay y Argentina buscarán financiamiento de organismos de crédito internacional para estudiar los costos de construir un nuevo puente binacional entre Zárate y Punta Chaparro. Macri dijo que un puente Colonia-Buenos Aires es "impracticable" pero el que ahora se proyecta podría ser "viable económicamente". El puente sería también ferroviario y no implica que quede sin efecto otros proyectos más al norte como el proyectado entre Monte Caseros y Bella Unión, dijo el embajador Montenegro.

Los dos presidentes también hablaron de temas vinculados a la seguridad y Vázquez reconoció que el narcotráfico en Uruguay ha incrementado la cantidad y violencia de los delitos.

El 16 de noviembre en Brasil habrá una reunión del Mercosur para afinar los controles fronterizos para combatir el tráfico de drogas. Argentina decidió que cada paso de frontera tendrá, de su lado, un único responsable.

Los gobiernos acordaron que Argentina prorrogará más allá de mayo de 2017 el suministro de gas natural a Uruguay, pero no hubo mayores avances respecto a un acuerdo que asegure demanda del país vecino a la eventual producción de la detenida regasificadora uruguaya. La posibilidad de que alguna empresa como Shell se interese no parece firme. En la conversación entre Marta Jara, presidente de Ancap y Juan José Aranguren, secretario de Energía, se analizó el asunto sin mayores avances.

Con discreción

El presidente Tabaré Vázquez ingresó al enorme predio de Olivos por la avenida Libertad, por un lugar en el que no podía ser visto por la prensa. Los granaderos de San Martín le rindieron honores. Ni él ni sus ministros hombres llevaban corbata. Todos asistieron a la conferencia de prensa de los presidentes pero se fueron rápido.

ASADO Y BUEN AMBIENTE

Inminente difusión de monitoreo

Uruguay y Argentina difundirán en pocas horas los resultados de los monitoreos conjuntos realizados a la planta de UPM en Fray Bentos y acordaron acelerar los pasos para controlar en forma conjunta más puntos del río Uruguay. El presidente Mauricio Macri sostuvo que la búsqueda de la creación de empleos de calidad nunca debe realizarse a costa del medio. Pero esa tarea, dijo, se realizará “sin demagogia” en lo que pareció una alusión a la oposición de su antecesora Cristina Fernández a la planta de UPM.

Apuesta a la mediación del Papa

El presidente Vázquez reconoció que “lamentablemente la preocupación por Venezuela aumenta día a día” y dio la bienvenida a la mediación del papa Francisco. “Aspiramos a una solución pacífica”, señaló. Pero evitó comentarios condenatorios sobre el presidente Nicolás Maduro. “Siempre hemos defendido a lo largo de nuestra carrera política el derecho de los pueblos a manifestarse”, dijo, pero no fue más allá. Macri fue explícito al posicionarse del lado del parlamento venezolano, controlado por la oposición.

Más de 20 comensales en Olivos

La delegación uruguaya fue numerosa. El “asado binacional” en el comedor de Olivos tuvo más de 20 comensales. Estuvieron el canciller Rodolfo Nin Novoa, el ministro de Transporte, Víctor Rossi, su colega de Vivienda, Eneida de León, el secretario de Deportes, Fernando Cáceres, el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, el de Salud, Jorge Basso y la de Industria, Carolina Cosse. Todos tuvieron perfil bajo y no hicieron declaraciones. Nin Novoa firmó un convenio con la Cancillería argentina para eliminar visados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)