Advierten que inversores están optando por otros mercados, como Miami

Se contrae negocio inmobiliario y de obras en Punta del Este

Hace dos años, por lo menos, la actividad inmobiliaria y la industria de la construcción en Maldonado experimentan una severa contracción respecto a lo que ocurrió en los últimos diez años.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La construcción pasa por un período de baja actividad. Foto: R.Figueredo.

Los grandes desarrollistas extranjeros optaron a partir de 2012 por no reinvertir sus ganancias en Punta del Este y marcharon a otros mercados como Estados Unidos. Así, Miami, en gran medida, recibió de brazos abiertos a los inversionistas argentinos Sergio Grosskopf, Eduardo Costantini, Moisés Khaffi, entre otros. Ninguno de ellos concretó obra alguna en Punta del Este o en su zona de influencia.

Los uruguayos Vito Atijas, Ricardo y Daniel Weiss o Daniel Zulamian, entre otros, hacen un esfuerzo supremo para continuar sus proyectos pese a la retracción del mercado.

Una gran cantidad de edificios a medio terminar esperan el regreso de los compradores. En tanto, sus esqueletos son el vivo ejemplo de lo que ocurre en el mercado inmobiliario de Punta del Este. Esta claro que el boom inmobiliario desatado a partir de 2005 quedó atrás. A tal extremo que los números del Banco de Previsión Social explican lo que ocurre con la actividad inmobiliaria y de la industria de la construcción. Los números de empleados enviados al seguro de paro de ambos sectores encabezan el triste ranking de desempleo.

Los costos, la sobreoferta de unidades, el acuerdo de intercambio de información con Argentina explican, según los empresarios, la realidad actual de ambas actividades en el departamento.

"Todavía no lo sé. No sé si volvimos a la realidad histórica de Punta del Este o el boom se pinchó. De cualquier forma, nosotros terminamos las torres que tenemos en construcción y veremos que pasará luego", dijo uno de los principales desarrollistas de Punta del Este.

El intendente Enrique Antía remitió a la Junta Departamental un paquete de medidas para tratar de estimular a la industria de la construcción. Estos beneficios fiscales amparan a las empresas que antes del 31 de diciembre de 2016 gestionen un pedido de construcción o la ampliación de una edificación existente. Entre las medidas se encuentran la exoneración de tasas de edificación hasta el 31 de diciembre de 2016 y del pago del impuesto al retorno por mayor valor inmobiliario. El paquete de medidas también incluye a las obras hoy detenidas.

La década ganada.

De todas formas los negocios inmobiliarios constituyen la principal actividad, tal como lo demuestra el hecho de que entre 2004 y 2013 las ventas fueron en ascenso. La industria de la construcción ocupa el mismo lugar porque según la Intendencia, entre 2001 y 2015 fueron gestionados 4.869.648 metros cuadrados por parte de los desarrollistas. De ese total, 4.044.263 fueron autorizados por la comuna.

Esto implica que en el período que va de 2001 a 2015 fueron construidos, en promedio, 738 metros cuadrados por día. Ambos datos, manejados por el Registro de la Propiedad y la Intendencia, confirman que el departamento vivió en los últimos diez años, la mayor bonanza de su historia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)