Inseguridad

Continúa la investigación sobre el homicidio de Christian Carranza

La Justicia procesó con prisión al delincuente apodado "El Hueso" y a otra persona por el robo de una moto Kawasaki Ninja, diferente la que le robaron al hombre asesinado en Punta Carretas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Marcha de motociclistas contra la inseguridad y el crimen en Punta Carretas. Foto: Gerardo Pérez

La Justicia procesó este jueves con prisión a dos personas por el robo de una moto Kawasaki Ninja, diferente a la que le fue robada a Christian Carranza, quien murió asesinado durante el crimen ocurrido días pasados en Punta Carretas.

Uno de los procesados por el hurto es "El Hueso", delincuente que era sospechoso de ser el autor del crimen y que se había entregado a la Policía. La investigación del caso continúa para dar con quien le quitó la vida al hombre de 31 años.

El juez Carlos García explicó que en la investigación del asesinato, la Policía encontró una motocicleta similar a la hurtada al hombre de 31 años y al realizar un allanamiento detuvo a las personas que este jueves fueron procesadas, pero aclaró que no habría un vínculo entre los dos hechos, según dijo el magistrado a Montevideo Portal. 

La moto de Carranza sí pudo ser ubicada durante un operativo en el barrio Casavalle. Dos delincuentes eran perseguidos por la Policía y cuando se sintieron acorralados, abandonaron la moto y huyeron del lugar, informó por su parte Subrayado. 

El crimen.

El homicidio se cometió el pasado domingo, sobre las 20:30 horas, en la rambla Gandhi y Tabaré. Carranza estaba esperando para doblar por la calle Tabaré. De pronto, dos personas se le acercaron en una moto. El que iba como acompañante se interpuso y sin mediar discusión comenzó a forcejear con Carranza para robarle la moto, pero éste opuso resistencia.

Los delincuentes le dispararon en la zona subclavicular derecha. De inmediato se dieron a la fuga, uno de ellos en la moto robada a la víctima.

Todo ocurrió en menos de 30 segundos, según los registros de las cámaras de vigilancia de la zona.

Cuando una emergencia llegó al lugar en que Carranza cayó herido de bala, los médicos no pudieron más que constatar su muerte.

Unas 300 motos y casi 1.000 personas se concentraron el pasado lunes en la estación de Ancap de la rambla y Bulevar Artigas, en donde Carranza solía reunirse con sus amigos para conversar sobre sus pasiones: el rugby y las motocicletas.

La moto fue desguazada.

Hacía tres años que Christian Carranza tenía la moto Kawasaki Ninja 250 que ayer apareció desguazada en la casa del barrio Capra donde tuvieron lugar las detenciones.

El motociclista tenía 31 años y trabajaba como chofer de Conaprole; vivía en Nuevo París junto a su madre y el marido de ésta. También jugaba al rugby, en el club Juventud de Las Piedras.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados