Recibió contratos directos para obras del Ministerio del Interior y el INAU

Constructora con 1.000 obreros a concordato por US$ 12 millones

La constructora Calpusa, que emplea a unos 1.000 trabajadores, inició los trámites para entrar en concordato, informó ayer Subrayado. El propietario de la firma, Alejandro Chertkoff, confirmó a El País que la empresa pedirá el concurso de acreedores, pero se excusó de dar mayores detalles sobre la situación financiera que motivó la decisión.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Importante empresa a concordato, tiene unos mil trabajadores en varias obras. Foto: L. Carreño

La empresa tiene en desarrollo importantes obras públicas y privadas. Desde el Sindicato Único de la Construcción y Anexos (Sunca), el dirigente Richard Ferreira dijo a El País que estaban al tanto de la situación de Calpusa.

"Tiene unos mil trabajadores y más de una decenas de obras. Sabemos que se va a presentar a concurso, pero ninguna de las obras está detenida. Hemos hecho un relevamiento y estamos coordinando con los delegados de las diferentes obras para trasladarles la información. Nuestra preocupación pasa por el pago en fecha de los jornales que se están trabajando, estamos muy atentos a esa situación", explicó Ferreira.

Subrayado informó que el monto del concordato ascendería a los US$ 12 millones.

Calpusa es una constructora que comenzó sus actividades con dueños uruguayos en 2008 pero tuvo un explosivo crecimiento en los últimos cinco años.

En 2012, mediante compra directa, le fue asignada junto a la empresa Assignia Infraestructuras la reconstrucción de dos módulos del Comcar por US$ 12 millones. Un año después, también en forma directa, el contrato fue ampliado por otros US$ 8,5 millones.

También en forma directa el Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay le adjudicó la reconstrucción del edificio existente en el predio del ex Batallón de Caballería Nº 9 por un monto de US$ 5 millones, los que meses después se ampliaron en US$ 600.000.

Calpusa también fue subcontratada por Hyundai HDEC, encargada de la construcción de la central de ciclo combinado de UTE en Punta del Tigre por US$ 530 millones.

En junio de 2013, el Pit-Cnt también anunció que mediante un fideicomiso en acuerdo con el Bandes, Calpusa se transformaría en la empresa que construiría las primeras casas del Plan de Vivienda Sindical del Pit-Cnt. Ese proyecto concreto no prosperó. No obstante, además de las obras públicas, Calpusa concretó decenas de proyectos inmobiliarios.

También fue la encargada de construir las viviendas para los trabajadores de la fábrica de celulosa Montes del Plata, las que fueron hace unos meses donadas al Plan Juntos y se encuentran hoy depositadas en un predio de la chacra del expresidente José Mujica.

Calpusa participó de la construcción de la UTU agraria donada por Mujica, a la que el presidente agradeció junto a otras firmas. Calpusa también tuvo al adjudicación de la construcción y refacción de otros centros educativos, como la UTU de Maldonado.

A nivel privado la empresa tuvo una fuerte participación en la construcción de viviendas bajo la ley de interés social y varios proyectos en el interior del país. En 2011, el portal www.infonegocios.info dio cuenta que ese año Calpusa había triplicado su facturación y aspiraba a llegar a US$ 24 millones en 2012. Había pasado de US$ 5 millones a US$ 18 millones, según informó su propietario.

Calpusa se destacó por ser de las primeras empresas en apoyar los planes de reinserción laboral del INAU para menores infractores detenidos.

Empresario exitoso que apoyó a Sendic y el Inau.


El propietario de Calpusa, Alejandro Chertkoff, estuvo presente en un evento de apoyo a la Lista 711 del vicepresidente Raúl Sendic. Chertkoff compartió una mesa en una cena de recolección de fondos organizada por el sector el 1° de abril de 2014, en el preámbulo de la campaña electoral. Por otra parte, se trata de una empresa que ha sido reconocida por las autoridades del INAU por su apoyo a las políticas sociales. Además de adaptar el ex Batallón N° 9 para alojar menores infractores, contrato que le fue adjudicado en forma directa, colaboró empleando a jóvenes que delinquieron, en un plan de rehabilitación. El propio Chertkoff dijo que se acercó al programa por invitación del Sunca, y así firmó un acuerdo con el INAU para emplear a los jóvenes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados