LA RONDA SALARIAL EN TIEMPOS DE AJUSTE

La construcción se apronta para una dura negociación

Andrade deja su banca y vuelve al Sunca; empresas descartan alza salarial.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sunca: sabe que está ante una negociación compleja. Foto: A. Colmegna

El Sindicato Único de la Construcción (Sunca) terminó su XVI Congreso pidiendo por aclamación al diputado comunista Óscar Andrade que vuelva a ejercer la secretaría general del sindicato para encarar la compleja negociación que se avecina para renovar el convenio salarial del sector. Las empresas ya adelantaron que encararán las tratativas asumiendo que no hay margen para un incremento de las remuneraciones en términos reales.

Andrade es un referente importante del Sunca y jugó un rol fundamental en la aprobación en el anterior gobierno de la ley de responsabilidad social de los empresarios, que el sindicato considera una gran victoria. El dirigente sindical del Sunca Richard Ferreira dijo a El País que "es un compañero por demás valioso" que puede jugar un rol importante para ayudar en una negociación que se presenta "compleja".

El Sunca abordará la negociación buscando asegurar "en principio" que no caigan las remuneraciones en términos reales y tratando de "darle continuidad al crecimiento", de los salarios por sobre la inflación, señaló. La banca de Andrade será ocupada por su suplente Gerardo Núñez, que por ahora prefiere no hacer declaraciones.

En octubre comenzará la negociación salarial en la construcción. En el anterior convenio, firmado en 2014, los trabajadores consiguieron una mejora de 4 puntos por sobre la inflación. Daniel Diverio, secretario general del Sunca, advirtió en el congreso del sindicato que "nos vamos a dar de bomba con los que se quieren quedar con nuestra plusvalía".

"Se debe tener en cuenta que las pautas salariales del gobierno son rechazadas por el conjunto del movimiento sindical y que los empresarios apuntan a congelar los salarios. Ante este planteo nosotros pelearemos por otras alternativas", dijo Diverio.

Los recortes en las obras públicas eliminaron 8.000 puestos de trabajo, según el Sunca. El sindicato enfatizará a partir de ahora en la necesidad de que se encaren planes de vivienda y en que no se retraiga más la obra pública para generar empleo.

Es que la obra pública representa aproximadamente el 30% de la actividad del sector. La terminación de las tareas de tendido de fibra óptica eliminó unos 3.500 empleos, la suspensión de la regasificadora otros 7.000 y la suspensión de trabajos en UTE otros 2.000.

El año pasado, el Sunca logró, junto a parte del Frente Amplio, que se revirtiera la decisión del gobierno de cancelar la construcción del Antel Arena.

Diverio entiende que la construcción "no está en crisis" pero que se debe "apretar el acelerador de la obra pública".

Las condiciones cambiaron mucho desde el último convenio debido a la desaceleración económica. De un pico de más de 70.000 trabajadores se pasó a entre 45.000 y 47.000. El sindicato cree que esto obedece a la reducción de la obra pública y la caída "pronunciada" de la inversión privada, dijo Ferreira. Para el sindicalista los lineamientos salariales del Poder Ejecutivo complicarán todavía más las negociaciones.

Ignacio Otegui, presidente de la Cámara de la Construcción, cree que no hay margen para subir los salarios reales y dice que esa es la posición general de la gremial.

"No estamos en condiciones de que haya aumento de salario real. El sector está en caída y no se va a recuperar en lo que queda del año y en el mejor de los casos lo hará en el primer semestre del próximo. Toda la industria perdió potencia, la obra privada para vivienda, la obra privada que no es para vivienda y la obra pública", explicó el empresario. Pero dijo también que "estamos lejos" todavía de la negociación y que prefiere no adelantar más elementos de la táctica que adoptarán las empresas.

En febrero el Centro de Estudios Económicos de la Industria de la Construcción calculó que la construcción había caído un 3% en el último trimestre del año pasado y que se retraería aproximadamente un 3,5% en 2016. Desde un piso de unas 28.000 personas ocupadas en 2006, la construcción fue incrementando la ocupación hasta llegar a un pico de 73.000 en 2012 y 2013. El salario mínimo en la construcción ronda los $ 25.000 netos y algunas categorías de trabajadores llegan a cobrar $ 55.000. El sector tiene primas por presentismo que ronda el 12% del salario pero aún así hay mucho ausentismo.

No hay grandes obras a la vista.

El gobierno anunció el año pasado un plan de infraestructura que en una tercera parte se apoya en los proyectos "público-privados". No hay en este momento obras enormes como las de la planta de la fábrica de celulosa Montes del Plata que llegó a emplear a 6.000 obreros. Continúan las del Antel Arena, pero la regasificadora está paralizada desde febrero del año pasado, en tanto el puerto de "aguas profundas" que se planeaba construir en Rocha nunca comenzó y no hay perspectivas de que eso ocurra. La obra privada está enlentecida.

El gobierno evitará que acuerdos salariales encarezcan sus obras.

El gobierno no quiere que los futuros acuerdos salariales en la construcción encarezcan la obra pública. Por ese motivo, el pasado 6 de junio el Poder Ejecutivo decretó que "en el caso de existir dentro de la fórmula de ajuste (que se acuerde en el Consejo de Salarios) una actualización asociada al precio de la mano de obra, el importe derivado de dicha actualización en ningún caso podrá superar el monto resultante de aplicar a la fórmula las pautas respectivas establecidas por el Poder Ejecutivo para la rama de actividad". La medida se agrega al Pliego Único de Bases y Condiciones Generales para los contratos de obra pública. Una disposición similar ya existía en la órbita de la Dirección Nacional de Vialidad para la construcción de puentes y carreteras.

Las intensas lluvias de abril pasado deterioraron fuertemente varias rutas, fundamentalmente en el sur del país, las que ahora deben ser reparadas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados