ANTESALA DE LAS LLAMADAS 2018

Una comparsa con calle y cordón

A un año del homicidio de una de sus bailarinas, Mi Morena se reinventa y mira al futuro.

Fotogalería. Foto: Marcelo Bonjour
Los integrantes de Mi Morena se prueban la vestimenta que lucirán en el Desfile de Llamadas. Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour

Al caer la tarde de un día de febrero, el sonido del tambor se empieza a escuchar en la calle La Paz y Gaboto: es la gente de Mi Morena que ajusta los últimos detalles para el Desfile de Llamadas del próximo jueves y viernes, un evento en el que la comparsa buscará reivindicarse tras finalizar en el lugar 20 en la edición pasada.

El asesinato de la bailarina Valeria ocurrido hace más de un año caló hondo en el conjunto del Cordón. Por eso, la propuesta para este Carnaval busca mirar hacia delante. "Fuego religioso" es el nombre de la idea, y tiene el objetivo de "limpiar caminos", cuenta su director Juan Ramos.

Él lamenta el lugar en el que los dejó el jurado y asegura que el apoyo de la sociedad ante semejante tragedia "no jugó a su favor". "Fueron unas Llamadas muy emotivas: sentir el apoyo de la gente hacia nuestra compañera fue algo muy especial", comenta emocionado.

En el desfile había carteles que aludían a la bailarina asesinada y, cuando hicieron 30 segundos de silencio, la gente coreaba el nombre de Valeria. "Era como estar en el Estadio Centenario y que te canten el himno nacional (…) La gente gritaba Vale, Vale. Son cosas que te ponen la piel de gallina", rememora quien tras el episodio convocó a una marcha con tambores que partió desde la sede de ensayos.

A puro tambor.

Desde abril, luego de algunas semanas de descanso, comienzan a trabajar en las ideas para el evento del año siguiente. "Uno trae una idea, otro trae otra y se va puliendo", comenta Ramos.

Para esta edición, Mi Morena fichó a 124 personas; tendrá una cuerda de tambores compuesta por 64 integrantes, con una forma de tocar el tambor "más aguerrida". Eso lleva a que se tenga que reparar el instrumento más que en otras comparsas. A lo largo del año, el director creativo se preocupa por "pulir el toque" para que llegue mejor a los oídos de la gente y del jurado.

Ramos asegura que el conjunto del Cordón fue el que aplicó un cambio más disruptivo en la forma de tocar. "Fuimos los creadores de los cortes. En las Llamadas antes se tocaba sin parar", aseguró.En cada Carnaval los tambores lucen un diseño nuevo. Eso lleva a que se sobrepongan las capas de pintura. "Uno mío llegó a tener 15. Esto también permite proteger al tambor y a la madera", dice Ramos.

Las figuras que aparecerán dibujadas en los tambores en este 2018 serán parte del homenaje a los referentes del barrio Cordón.

Pasión y anécdotas.

La vida candombera es algo que se traslada de generación en generación. Mientras Ramos cuenta la historia de su comparsa, su hijo juega al fútbol en uno de los rincones de la casa ubicada en el corazón del Cordón, comprada y reacondicionada por los propios integrantes de la comparsa. "Ahí está: jugando a la pelota y esperando a los tambores. Todos mis hijos están muy empapados con esto", afirma orgulloso.

Este lugar de ensayos y de asados de la comparsa cuenta con adornos, fotografías de bailarinas y trofeos de algunos logros que muestran la identidad afro. Lo que más sorprende es la gigantografía de Nelson Mandela, colgada en una pared en donde descansan los tambores antes del inicio de una de los últimas pruebas con vistas hacia el evento más esperado del año.

A lo largo de estas dos décadas, el director de la comparsa ha pasado por un sinfín de anécdotas y viajes. "El candombe es magia", asegura.

Entre las que más le sorprendió, recuerda la de una bailarina africana que llegó a uno de los ensayos. Uno de sus objetivos era conocer la cultura uruguaya debido a que estaba paseando por el mundo. Los miembros de Mi Morena le ofrecieron desfilar en la comparsa y participó.

Cuando se fue del país, agradeció su estadía y les contó que su padre era un príncipe africano. "No lo podíamos creer", confiesa Ramos.

En una oportunidad, un empresario "muy reconocido en Uruguay", del que prefirió no dar su nombre, cerró su fábrica y estaba en los galpones de esta comparsa. "Aparecía en los diarios que lo estaban buscando, pero estaba en Mi Morena, colaborando".

El candombe sorprende día a día a Ramos. En uno de los talleres que brindó en el exterior apareció un baterista que supo tocar con Robbie Williams. "Es afuera que uno aprende el valor que tiene nuestra cultura", enfatiza.

Ramos, muy involucrado en los comienzos con el grupo Los Fatales, cree que el candombe es consumido por la población, pero no a nivel musical.

"Es más consumido como una actividad cultural, pero no lo escuchamos todos los días", reflexiona.

En este sentido agrega que hay mucho terreno para avanzar para que no sea solo el desfile lo que acapare la atención del público uruguayo.

De todas formas, valora la irrupción de nuevas comparsas en Montevideo, que permiten propagar el candombe en zonas que años atrás no estaban tan presentes. "En Malvín salían a tocar en la calle y fueron muchas veces reprimidos. Hoy hay tres o cuatro conjuntos".

El crecimiento se da en todo el país. En las Llamadas de Durazno había 40 comparsas, en las de Paysandú fueron 12 y en las de Buenos Aires 40. "Solo tres eran uruguayas. Eso te habla del interés que hay en el candombe", concluye Ramos.

Comparsa de Suecia por Sur y Palermo.

La comparsa "La Peregrina", que viene desde Suecia, fue invitada para la edición 2018 del Desfile de Llamadas. Está conformada en su mayoría por un grupo de uruguayos que allá reside hace más de 30 años.

Además de ellos o de sus hijos radicados en Suecia, hay otros que alguna vez vivieron en el país nórdico.

A lo largo de su historia, salieron en carnavales y festivales que se hacían en países como Noruega, España, Dinamarca o Alemania.

El objetivo de desfilar en las Llamadas uruguayas, contaron sus integrantes a El País en su edición de domingo, surgió hace varios años. En abril, la Intendencia de Montevideo les dio la autorización definitiva. Será la primera vez que una comparsa extranjera se presente.

El desfile se realiza el jueves 8 y viernes 9 de febrero y va desde Carlos Gardel y Zelmar Michelini, todo por Isla de Flores hasta finalizar en la calle Minas.

Convenio con una comparsa canadiense.

En los últimos cuatro meses, el director de Mi Morena Juan Ramos estuvo en Canadá para brindar talleres de candombe. Junto a la comparsa Magia Negra, que cuenta con integrantes uruguayos en Toronto, firmaron un convenio de intercambio cultural. Componentes del conjunto canadiense viajan a veces a Montevideo para participar de las Llamadas y miembros de Mi Morena visitan la ciudad canadiense para dar talleres.

Ramos, que trabajó en el rubro de la construcción, ha conocido el mundo gracias al candombe: "He estado en Australia, México, Chile, Argentina, Brasil. Conocí el mundo gracias al tambor", comenta el director.

Para el año que viene ya tiene planes para isitar Miami y otras ciudades de Estados Unidos con el objetivo de dar a conocer más el candombe.

Vea el especial sobre feminicidios en 2018 Muertas No Sueñan aquí

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)