EMPLEOS EN PELIGRO

Una comisión estudiará salidas para Fanapel; hay pesimismo

Propondrá opciones en una semana; el sindicato está “muy preocupado”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La planta no produce desde el 23 de diciembre. Foto: Archivo El País

Una comisión técnica integrada por el gobierno, el Pit-Cnt y Fanapel buscará soluciones para la industria de Juan Lacaze pero el sindicato está muy preocupado porque no percibe interés en la empresa en una reapertura. La comisión estará conformada por representantes de los ministerios de Industria, Trabajo y Economía, del instituto Cuesta-Duarte del Pit-Cnt y de la propia empresa y deberá presentar algún tipo de propuesta el próximo viernes, informó a El País el director de Trabajo, Juan Castillo.

En una reunión realizada entre las partes para analizar la situación "se habló mucho" y la empresa presentó su punto de vista pero no un balance escrito, dijo Castillo. Fanapel planteó la posibilidad de acceder a un precio de la energía más barato y a mejores reintegros a las exportaciones.

Castillo señaló que, de acuerdo con la información presentada en la segunda mitad de 2016, Fanapel sufrió la fuerte competencia de papeles provenientes de China e India y admitió que, en la actual coyuntura, es difícil que la empresa encare inversiones ambiciosas para reconvertirse. En la reunión también estuvo el subsecretario de Industria, Guillermo Moncecchi.

El gobierno sigue la situación con preocupación, consciente del impacto que tiene Fanapel en Juan Lacaze, una ciudad de larga tradición industrial que es la tercera en población del departamento de Colonia y que ya sufrió el cierre de la textil Agolan, dijo Castillo. Pero aclaró que no se quiere incurrir en una actitud demagógica. "Estamos preocupados y ocupados", señaló.

El sindicato de Fanapel se retiró preocupado, reconoció a El País el dirigente Marcelo Olaverry. "Estamos muy preocupados porque la empresa sigue con la misma postura de que sin algún tipo de subsidio que cubra los costos mantiene la fábrica cerrada. A nosotros nos va la vida en esto", dijo.

La situación afecta a unos 270 trabajadores. En la fábrica solamente hay ahora personal de seguridad. Olaverry reconoce que la empresa enfrenta problemas de costos elevados tanto en lo que respecta a la materia prima, como a la energía, como a la mano de obra. Y opina que no es viable que la empresa se reconvierta para producir otro tipo de papel de mayor demanda. Hoy produce básicamente papeles de impresión cuya demanda merma. Olaverry consideró que para papeles como el A4 la demanda sigue sostenida. "Pero no vemos interés de Fanapel", se lamentó.

El sindicato volverá la semana próxima a Montevideo para hacer gestiones para que se prorrogue el seguro de paro a aquellos trabajadores a los que se les está por vencer. La empresa había firmado un convenio en agosto con el sindicato que estableció un sistema de seguro de paro rotativo. Hasta el momento, Fanapel no tiene deudas con los trabajadores porque pagó en tiempo los salarios y el aguinaldo.

Fanapel fue fundada en 1898 y venía produciendo papeles estucados y no estucados y de embalaje. La mayor parte de su producción iba a Argentina pero en la segunda mitad del año pasado sus ventas a ese país cayeron 40%.

La semana pasada el sindicato desmintió que el cierre de la fábrica fuese un hecho. "Estamos viviendo momentos de mucha incertidumbre pero este tipo de información llevan más nerviosismo y no ayudan a mejorar la situación", decía un comunicado del gremio. Pero lo cierto es que la empresa, al menos en el corto plazo, seguirá cerrada.

El Pit ve proceso "involutivo" en papeleras

El presidente del Pit-Cnt, Fernando Pereira, dijo que Uruguay hoy tiene una importante producción de celulosa "pero lo que no puede hacer es dejar de producir papel (...) Hace algún tiempo un estudio de la Federación del Papel indicó que Uruguay producía cada vez más celulosa, pero como consecuencia tenía menos fábricas de papel, esto es un proceso involutivo", reflexionó. Una de las opciones que maneja el sindicato de Fanapel es que una parte mayor de la producción de celulosa de UPM y Montes del Plata se vuelque a las papeleras.

En el mundo está declinando la demanda de papeles de impresión. El grupo argentino accionista de Fanapel ya reconvirtió sus operaciones en Argentina a la producción de papel "tissue", pero en Uruguay por ahora no prevé hacerlo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados