Los intendentes recurren a Vázquez para evitar más cierres de comercios

Comisión analiza "dramático" golpe de Brasil a la frontera

Nuestra situación es dramática. Es así, no hay sensacionalismo en esto. Es penoso circular por las zonas comerciales de nuestros departamentos", afirmó el intendente municipal de Rivera, Marne Osorio, con relación al impacto que la devaluación brasileña está causando en el comercio en los departamentos fronterizos.

Ayer, los intendentes Treinta y Tres, Artigas, Rivera y Cerro Largo (Rocha se excusó de participar) mantuvieron una reunión con funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores para analizar la situación. Osorio dijo a El País que se acordó conformar una comisión integrada por las intendencias y varios ministerios (Cancillería, Economía, Trabajo), articulada por expertos del Banco Interamericano de Desarrollo, para tener en quince días un diagnóstico y una batería de propuestas para mitigar los efectos negativos.

"Con el documento en la mano iremos a ver al presidente Tabaré Vázquez. No queremos que esto sea un elemento de presión, queremos ayudar, llevar el problema y la solución", dijo. Explicó que en la reunión los intendentes plantearon una situación "muy similar y grave". "Hay empresas que ya cerraron y no volverán a abrir porque son inviables, otras están temblando si en los próximos meses no tienen una solución porque no pueden competir con los comercios al otro lado de la frontera. Hay un deterioro en la creación de empleo que se suma al aumento de envíos al seguro, lo que tiene un fuerte impacto en la economía local. Son minoristas de barrio los que están sufriendo, y eso también se traduce en un impacto en las arcas de las intendencias", dijo Osorio.

El sector empresarial reclama que el gobierno habilite medidas que les permita reducir los costos fijos, entre ellas, la reducción de los aportes patronales, flexibilización y extensión del seguro de desempleo, reducción de la carga tributaria sobre productos que compitan con los comercios al otro lado de la frontera.

El intendente de Artigas, Pablo Caram, vocero de la reunión, dijo a El País que los intendentes pretenden llevar una serie de ideas concretas, para no hacer perder tiempo al presidente.

En representación de la Cancillería participaron de la reunión el director de frontera Daniel Botta, la subdirectora de frontera, Luján Barceló y la cónsul de Quaraí, Jimena Borges. También participó el diputado nacionalista Mario Ayala.

Un reciente informe publicado por Qué Pasa, dio cuenta de la situación en la frontera y el impacto de la diferencia cambiaria con Brasil. Con relación a Acegúa, se describía: "De un lado de la calle están los comercios llenos de gente cargando sus vehículos con arroz a $ 17 el kilo y llevándose una pasta de dientes a $ 28. Allí puede verse cómo los ómnibus de pasajeros se van mucho más bajos de lo que llegaron y cómo, cuando cae el sol, los "quileros" cargan combustible, víveres y llevan hasta 14 garrafas en una sola moto. Del otro lado de la avenida hay free shops que parecen casas abandonadas. La mitad de los empleados se encuentra en seguro de paro y la otra mitad está de brazos cruzados a la espera de que entre algún cliente".

La semana pasada, Confederación Empresarial del Uruguay (CEDU), que nuclea a más de ocho mil micro, pequeñas y medianas empresas del interior del país, dio a conocer el Índice de Precios Fronterizos.

Según el Índice que realiza la Universidad Católica, la diferencia de precios entre Salto y Concordia y Bella Unión y Quaraí se amplió entre julio y septiembre volviendo a Uruguay cada vez más caro, en parte por las variaciones en el tipo de cambio en los países vecinos.

En septiembre, comprar en Salto era un 30,9% más caro que hacerlo en Concordia y adquirir bienes en Artigas llevaba a gastar un 31,4% que en Quaraí. En julio esas cifras eran de 29,5% y 25,1%, respectivamente. El salto en el caso de Brasil se debió a la variación que registró el tipo de cambio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)