Plan incluye ingreso del hospital al SNIS; los sindicatos están en contra

Clínicas: reforma da poder al director y quita cogobierno

El proyecto de reconversión del Hospital de Clínicas tiene 107 páginas. Incluye la reforma de la planta física, pero no solo eso. Plantea un cambio en la dirección de la institución y en su modo de financiamiento.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La atención de los usuarios la pagará el SNIS y la formación la Facultad.

Dos cosas que ponen los pelos de punta a los sindicatos, que se niegan a perder el cogobierno —y con él su cuota de poder— y se oponen a que el centro universitario ingrese al Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS).

El documento, al que accedió El País y que está firmado por un grupo de técnicos de la Facultad de Medicina, el Ministerio de Salud Pública (MSP), la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE), el Sindicato Médico del Uruguay (SMU), y demás expertos independientes, aunque es el puntapié inicial para elegir de qué manera se va a hacer la reconversión del Clínicas, deja claro que el centro no se puede manejar más como una facultad y que se le debe dar más poder a la dirección.

"El cogobierno universitario es indudablemente una fortaleza", señala el plan, pero al mismo tiempo advierte que "es necesario dotar al nuevo hospital de un esquema de gobierno y de dirección que favorezcan una toma de decisiones", y que esto implica "un adecuado control institucional por parte de la Dirección de tal manera de poder articular decisiones a nivel de todos los servicios".

De esta manera, el proyecto propone un nuevo organigrama, por el cual se crea una Comisión Directiva, órgano político que se encarga de la dirección de la institución, que es la que tiene el poder máximo, y está integrada por el director del Hospital (que es designado por el Consejo de Facultad), por cuatro representantes de los órdenes del Consejo (dos por el orden docente, uno por el orden de egresados y otro por el orden estudiantil), y por un representante de los funcionarios no docentes del centro.

Luego hay un órgano de gestión, que corresponde al director del Hospital. "Su jurisdicción alcanzará a todos los servicios (...) y a todos los ámbitos técnicos y no técnicos, comprendiendo a todos los funcionarios", aclara el proyecto.

El plan busca desatar las manos del director, que hasta ahora están amarradas por las voluntades del claustro. Y darle poder a una Comisión Directivas que, con un número limitado de funcionarios, a través de simples votaciones, pueda resolver cosas que con el sistema actual quedan empantanadas. El sistema de cogobierno lleva a que cada reestructura que el director quiera hacer, deba ser votada antes por este órgano.

Por ejemplo: la concesión de licencias extraordinarias sin goce de sueldo al personal no docente; la destitución de personal no docente, previo sumario y propuesta fundada del director del Hospital; y las suspensiones, se resolverán a voluntad de la Comisión.

El director, en tanto, tendrá entre sus posibilidades "ejercer el control administrativo del personal que cumple sus tareas en el Hospital", y "sancionar al personal no docente y al personal docente" hasta por cinco días. Y si entiende que la sanción debe ser por más tiempo, debe dar cuenta a la Comisión Directiva, que será la que analizará la prueba y decidirá. También puede promover "la destitución del personal docente, técnico, administrativo y de servicio, por razón de amplitud, omisión o delito".

Ambos también tendrán la potestad para reducir de manera "temporal o permanente" la carga horaria de los trabajadores.

El plano muestra áreas del subsuelo, el basamento, la planta baja y los pisos 1 y 2.
El plano muestra áreas del subsuelo, el basamento, la planta baja y los pisos 1 y 2.

Financiamiento.

El plan advierte que el ingreso al SNIS es vital para que la reestructura sea exitosa, ya que de esto depende gran parte del financiamiento de la institución.

"La inserción del Hospital de Clínicas al SNIS comprende una serie de definiciones que sustentan el modelo propuesto", advierte el documento, y señala que "ello determinará que toda la organización del centro se oriente a tal fin, lo que implica un profundo cambio en la cultura de la organización a través de la cual se reubique la función académica como la función esencial y la asistencial como base y sustento de la misma".

La idea es que el centro atienda a entre 60.000 y 100.000 usuarios del SNIS. Y para esto el plan advierte que se necesita "definir una estructura de precios para el pago por cápita que pudiera servir como herramienta para la determinación de la asignación presupuestal adecuada" del Clínicas. Pero la institución no se financiaría solo con esto, todas las actividades de enseñanza no asistenciales e investigación, se seguirán realizando a cuenta de la Facultad de Medicina.

Hoy por hoy la caja del Clínicas cierra con un 78% para los usuarios, 21% para las actividades académicas, y el resto va para los programas "Bienestar Universitario" y "Desarrollo institucional". En números, en pesos corrientes y tomando el cierre de 2013, son más de 1.420 millones de pesos (unos 70 millones de dólares) para la atención de los pacientes, y 386 millones de pesos (cerca de 19 millones de dólares, para la formación de los nuevos profesionales en Medicina).

Este plano corresponde a la parte trasera del Hospital.
Este plano corresponde a la parte trasera del Hospital.

Oposición.

El plan tiene todos los ingredientes para contar con la negativa de la Unión de Trabajadores del Hospital de Clínicas (UTHC), que ya ha advertido que entrar al SNIS es convertir a la salud "en una mercancía" y que se niegan a perder la voz y el voto que tienen a través del cogobierno.

En el último paro del Pit-Cnt, el del jueves 11, delegados de la UTHC participaron de la marcha que se hizo desde la Plaza del Entrevero hasta el Palacio Legislativo, y lo hicieron repartiendo paquetes de un medicamento al que bautizaron "UTHCina forte".

La caja decía contener 13 miligramos de Cogobernam, 2 de Democaciamida, 5 de Participatol y 10 de Principiolida. Y señalaba sobre sus propiedades: "Restablece todas las funciones Universitarias".

Entre 85 y 100 millones de dólares.


El documento de la Facultad de Medicina, titulado "Proyecto de Desarrollo del Hospital de Clínicas. Inserción del Hospital Universitario al Sistema Nacional Integrado de Salud", señala que la inversión para llevar adelante la reformulación del centro debe ser de entre 85 y 100 millones de dólares.

"Las estimaciones preliminares realizadas respecto a costos de reconversión general para las obras hasta el momento señaladas, rondará los 85 millones de dólares", pero añade que "nuevas propuestas determinarán realizar nuevas estimaciones que por lo tanto acrecentarían estas estimaciones. Se estima que los costos totales se aproximarán a los 100 millones de dólares".

Esta última suma fue la que el rector de la Universidad de la República (UdelaR), Roberto Markarian, pidió semanas atrás al ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, para llevar a cabo la obra. Hasta ahora no ha recibido una respuesta.

La conversión del Clínicas incluye, más allá de los cambios administrativos, una importante reestructura de la planta física, que implica mejoras en todos los pisos y un trabajo de mantenimiento en la fachada, que está deteriorada. Hoy por hoy hay pisos enteros del Clínicas que están inutilizados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)