FOTOGALERÍA

Cimbronazo en el Este a un mes de la temporada

Solamente en Maldonado evalúan daños en US$ 2, 5 millones. No hay tiempo para hacer licitaciones.

Fuertes vientos dejaron destrozos en Aguas Dulces. Foto: Fernando Pinto
Fuertes vientos dejaron destrozos en Aguas Dulces. Foto: Fernando Pinto
Fuertes vientos dejaron destrozos en Aguas Dulces. Foto: Fernando Pinto
Fuertes vientos dejaron destrozos en Aguas Dulces. Foto: Fernando Pinto
Fuertes vientos dejaron destrozos en Aguas Dulces. Foto: Fernando Pinto
Fuertes vientos dejaron destrozos en Aguas Dulces. Foto: Fernando Pinto
Fuertes vientos dejaron destrozos en Aguas Dulces. Foto: Fernando Pinto
Fuertes vientos dejaron destrozos en Aguas Dulces. Foto: Fernando Pinto
Turbonada en Piriápolis. Foto: Ricardo Figueredo
Turbonada en Piriápolis. Foto: Ricardo Figueredo
Turbonada en Piriápolis. Foto: Ricardo Figueredo
Turbonada en Piriápolis. Foto: Ricardo Figueredo
Turbonada en Piriápolis. Foto: Ricardo Figueredo
Turbonada en Piriápolis. Foto: Ricardo Figueredo
Turbonada en Piriápolis. Foto: Ricardo Figueredo
Turbonada en Piriápolis. Foto: Ricardo Figueredo
Turbonada en Piriápolis. Foto: Ricardo Figueredo
Turbonada en Piriápolis. Foto: Ricardo Figueredo
Turbonada en Piriápolis. Foto: Ricardo Figueredo
Turbonada en Piriápolis. Foto: Ricardo Figueredo
Turbonada en Piriápolis. Foto: Ricardo Figueredo
Turbonada en Piriápolis. Foto: Ricardo Figueredo
Turbonada en Piriápolis. Foto: Ricardo Figueredo
Turbonada en Piriápolis. Foto: Ricardo Figueredo
Turbonada en Piriápolis. Foto: Ricardo Figueredo
Turbonada en Piriápolis. Foto: Ricardo Figueredo
Turbonada en Piriápolis. Foto: Ricardo Figueredo
Turbonada en Piriápolis. Foto: Ricardo Figueredo

Los destrozos acumulados en el departamento de Maldonado a raíz del temporal de mediados de septiembre, el ciclón del 27 de octubre y la turbonada del pasado lunes 31 elevó a 2 millones y medio de dólares la inversión que deberá hacer la Intendencia, a un mes y medio del inicio de la temporada veraniega.

Su accionar se complica debido a que las licitaciones podrían demorar 6 meses, por lo cual las autoridades deberán buscar otras vías administrativas para hacer las reparaciones antes de la llegada de los turistas.

Además de los arreglos en la rambla de Piriápolis que habían comenzado a cumplirse, y que costarán US$ 800.000, ahora se agrega como otra urgencia el acondicionamiento de la Terminal de ómnibus, con el objetivo de que "comience a operar lo antes posible", dijo el director general de Tránsito y Transporte, Juan Pígola.

Un grupo de concejales de Piriápolis calificó por su parte la situación como "lamentable" y expresó que deberán redoblar esfuerzos para la temporada estival.

El Ministerio de Turismo decidió ayer que aportará 20.000 dólares para la reconstrucción de todas las casillas de guardavidas de Rocha y del local de la Asociación de Promoción Turística de Piriápolis, anunció la ministra Liliam Kechichian.

Explicó que la decisión se tomó porque "son dos lugares eminentemente turísticos que venían preparándose muy bien para la próxima temporada y sufrieron daños importantes en las últimas horas".

Por la seguidilla de temporales, en Punta del Este literalmente desapareció la Playa de los Ingleses y en los balnearios de Rocha colapsaron decenas de ranchos y casas de material.

Ante ese panorama, el alcalde de Castillos, Estacio Sena, pidió que se declare "estado de emergencia" para Aguas Dulces.

La directora general de Medio Ambiente de la Intendencia de Maldonado, Betty Molina, dijo a El País que el daño sufrido por el cordón dunoso y la zona de playa es "tremendo". Recuperar los médanos y la arena, que debe hacerse de forma natural, "llevará años", indicó la funcionaria.

También el acceso a José Ignacio, por Ruta 10, ha sido fuertemente afectado. Si bien en este caso es jurisdicción del Ministerio de Transporte y Obras Públicas, la autoridad municipal está muy preocupada por tratarse de una ruta vital para la zona.

Hasta ayer no se sabía cómo se manejarían los destrozos en dicha ruta debido a que desapareció el médano de protección, toda la banquina y un trozo de ruta.

A la altura de kilómetro 175, el temporal borró buena parte del cordón dunoso de José Ignacio, generando un daño ambiental del que no se registran antecedentes y dejando playas literalmente sin arena. La costa de Solanas también perdió parte de su perfil, pero lo que es igualmente de grave en este caso es que se rompió una serie de tuberías que toman el agua de los barrios y la canalizan mar adentro, evitando que se moje la arena.

Vientos.

Hasta marzo de 2017, cuando comiencen las clases del nuevo año lectivo en Primaria, no volverá a abrir la escuela 52 de Piriápolis, a la que concurrían unos 500 niños, informó el concejero Héctor Florit.

La turbonada del lunes destruyó su techo, no hace mucho instalado, y causó otros daños de importancia.

A partir de mañana y hasta fines de 2016 los alumnos asistirán a la Colonia Escolar 85 .

Tres salones de la planta alta quedaron al aire libre, al igual que un sector del hall principal. Un árbol de gran porte cayó en

el patio. Efectivos del Ejército trabajaron en el lugar retirando los restos de la edificación que quedaron en la calle y jardines de casas cercanas.

El lunes, a las 18:55 horas, el anemómetro de la subprefectura del Puerto de Piriápolis se pasó de vueltas, literalmente, y desapareció. Estaba instalado en la torre de comunicación de la Subprefectura. "Marcó 100 nudos y quedó fuera de servicio", explicó a El País el Capitán de Fragata, Hernán Labandera.

La turbonada afectó con fuerza todo el este del país a pocas semanas del inicio de la temporada estival. En Maldonado se estima que las obras de reconstrucción demandarán 60 días de trabajo.

El jefe comunal Enrique Antía y otros jerarcas acompañaron a las cuadrillas municipales que trabajaron intensamente durante la madrugada y el día de ayer en Piriápolis, para despejar las zonas de circulación y retirar los objetos que permanecen en la vía pública.

También estuvo en Punta del Este. Antía no prevé que los efectos climáticos impacten negativamente en la afluencia de turistas.

"Los daños fueron en la costa y todo es urgente. Todas las bajadas y accesos a la playa y los estacionamientos están destruidos. Ahí tenemos una tarea grande y costosa", explicó el intendente, que ayer confirmó a El País que pidió presupuesto a cuatro o cinco empresas para comenzar las obras de reparación lo antes posible.

También dijo que ya está resuelto a aplicar el sistema de contratación directa para poder responder rápidamente ante la demanda.

El próximo viernes, una delegación de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto se trasladará a Maldonado para realizar una evaluación del impacto del temporal. En esa ocasión el intendente pedirá apoyo financiero al gobierno central.

Mientras tanto, en Rocha, el alcalde de La Paloma, José Luis Olivera, señaló que el mayor problema en su zona tiene que ver con la rotura de las calles. "Las teníamos prontas para comenzar a asfaltarlas en los próximos días", informó. Ahora se deberá hacer todo el trabajo de vuelta, a pocos días del inicio de la temporada de verano.

Se espera el diálogo con el Ministerio de Transporte y Obras Públicas para resolver quién se hará cargo de los arreglos.

Pronósticos.

El Instituto Uruguayo de Meteorología (Inumet) explicó ayer en conferencia de prensa que la demora en emitir una advertencia de nivel rojo, (que predictores privados sí habían recomendado ya en la mañana del lunes), se debió a la "escasez de estaciones meteorológicas" que la dependencia oficial sufre durante la noche.

Los técnicos prefieren "esperar a tener la mayor cantidad de datos para emitir una advertencia con la mayor certeza posible", dijo la meteoróloga Natalie Bentancor.

La última actualización emitida ayer, a las 22:00 horas, por el Inumet —tiene vigencia hasta las 18:00 horas— indica que en la jornada de hoy se mantiene una alerta naranja para los departamentos de Rocha y Maldonado.

Esas regiones —según el pronóstico— tendrán un día definido por vientos persistentes del suroeste a 50-60 km/h con rachas que podrían alcanzar los 90 km/h.

El alerta amarilla quedó fijada para los departamentos de Montevideo, San José, Colonia, Treinta y Tres, Durazno, Flores, Florida Lavalleja, Canelones y Florida. En ellos continuarán registrándose vientos persistentes del suroeste de entre 40 y 50 km/h, con rachas que podrían alcanzar los 60 a 75 km/h.

Educación.

Ante la alerta naranja o amarilla, las actividades educativas continuarán desarrollándose, pero no se controlarán asistencias. Quedará a criterio de los padres u otros responsables la concurrencia de los alumnos a los centros educativos.

AFECTADOS AYER POR TORMENTAS.

Destrozos en pueblo artiguense.

El pueblo Tomás Gomensoro fue la zona más afectada ayer en el norte del país: 11 casas sufrieron voladuras o deslizamientos de techos, se cayeron 12 columnas del alumbrado y se inclinó sobre los cables una de alta tensión, cayeron 4 columnas de Antel y 6 de la TV Cable, 3 árboles rajaron techos de casas, otros 3 se desplomaron en el ornato público. La población quedó sin suministro eléctrico y 3 chacras sufrieron varios daños.

Inundacion de calles de norte a sur.

En la ciudad de Tacuarembó lo peor ayer fueron las inundaciones de calles. De 7:00 a 14;:00 horas llovió 130 mm. Hubo 11 evacuados, atendidos en el gimnasio del Club Central. En Montevideo también se vieron inundadas calles y avenidas. El Centro de Emergencias recibió 30 llamadas por obstrucción de bocas de tormenta, sobre todo en el Municipio B. Cayeron 8 árboles, varios en el Municipio A.

Horas de lluvia en todo Salto.

Desde las 7:00 de la pasada jornada hasta las 16:00, llovió 100 mm en la planta urbana de Salto y alrededores. Sobre las 14:00 horas varias viviendas fueron anegadas por las lluviasy sus habitantes debieron recurrir a la ayuda del Comité de Emergencia para preservar sus efectos personales. Lo mismo ocurrió con varias arterias de tránsito que fueron cubiertas por las aguas del desbordado arroyo Sauzal y Ceibal. La zona rural de Cerro Chato quedó sin luz.

POLÉMICA PLAYERA

Los vecinos de Aguas Dulces van a resistir.

Los 600 vecinos de Aguas Dulces anunciaron que se preparan para enfrentar al intendente de Rocha, Aníbal Pereyra. El jefe comunal anunció que pretende demoler 45 viviendas afectadas por el temporal, ya que entiende que están construidas en una zona que no es apta para ello.

Mariana Terra, operadora inmobiliaria de la zona, informó a El País que los vecinos se reunieron en asamblea y resolvieron movilizarse en la próxima sesión de la Junta Departamental, prevista para el jueves 8.

"Aquí todos pagan Contribución Inmobiliaria, tienen luz, agua y teléfono. El intendente no entiende lo que sucede en el balneario, la mayoría estamos acá desde hace 40 o 50 años", afirmó la empresaria a El País.

Terra afirmó que algunas de las casas que sufrieron roturas por el temporal están en buen estado. Mencionó que una de ellas, que tiene cuatro dormitorios y dos baños, cobra US$ 150 por día de alquiler durante la temporada estival.

"No vamos a a permitir que demuelan nuestras casas", afirmó la empresaria.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados