TENSIÓN EN EL EX HOGAR SER

Choque interno en Inisa por las visitas conyugales

Director opositor afirmó que “lo peor es negar la situación”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En nuevo CMD 18 hay 16 internos en condiciones de máxima seguridad. Foto: F. Flores

Hace unos 10 días que el ambiente en el CMD18 (ex Hogar Ser) está "tenso", según confirmaron a El País autoridades y funcionarios. Hay un grupo de 16 jóvenes que cometieron delitos como menores, tienen más de 18 años y permanecen internados bajo medidas de alta seguridad.

El Instituto de Inclusión del Adolescente (Inisa) les suspendió las visitas conyugales que se venían desarrollando desde septiembre del año 2016, según el presidente del sindicato de la repartición, José Lorenzo López, y el representante de la oposición en el directorio de Inisa, Álvaro Viviano.

Para mayor comodidad de los internos y sus parejas se instaló una habitación especialmente amueblada con ese objetivo. Sin embargo, las condiciones de uso generaron una distorsión del sistema que llevó a que algunos reclusos terminaran manteniendo relaciones sexuales en sus celdas, algo que está prohibido.

Ayer, la presidente de Inisa, Gabriela Fulco, afirmó que "las visitas conyugales nunca estuvieron autorizadas". En declaraciones a canal 12 la jerarca admitió que los jóvenes mantuvieron relaciones sexuales dentro de la institución.

No obstante, Fulco aclaró que "por eso hay una investigación administrativa en curso y un sumario a la dirección y el turno de funcionarios que permitieron que los jóvenes tuvieran relaciones sexuales con sus compañeras, en la calidad que fuera, novias, esposas, concubinas, etcétera que nosotros nunca autorizamos".

La presidente informó que en la actualidad "las condiciones no están dadas" por lo que "estamos elaborando un documento de trabajo que llegue en algún momento a autorizarlas".

Una vez culmine el plan para acceder a las visitas conyugales en el CMD18 se deberá "certificar que el vínculo con la novia es real, que tiene determinado tiempo que se ha mantenido. Para eso hemos mantenido reuniones con la familia, tanto del joven como de la novia, entrevistas por parte del servicio social y psicológico y el pasaje obligatorio por talleres de salud sexual y reproductiva".

El director opositor de Inisa se mostró sorprendido por las declaraciones de la presidente. Viviano señaló que las visitas conyugales "existen y tenemos un problema en su gestión. Se fueron instalando de hecho y si bien no existió una autorización expresa, se fueron convalidando porque las autoridades tenemos pleno conocimiento de ello. En diciembre hicimos un intento para ordenar y mejorar el manejo de la situación, no se pudo. El equipo de dirección que llegó en enero, aplicó distintas medidas para tratar de ordenar el centro, entre otras dispuso la suspensión de las conyugales. Lo peor es negar la situación", afirmó.

Viviano destacó que es partidario de generar un marco de garantías para que se desarrolle la implementación de las visitas conyugales. Más allá de que la realidad ya se impuso, el jerarca dijo que "es importante que se genere un protocolo para dar garantías para el interno y la institución".

Riesgo.

El director opositor destacó que si las visitas de ese tipo "no están debidamente contextualizadas, por el desorden, se corre el riesgo de que terminen siendo prostibularias y eso es lo que nosotros no queremos". Por otro lado, Viviano señaló que las visitas conyugales que se podría admitir serían a aquellas personas "que son mayores de edad, que ahí tienen un contexto de cercanía y relación formal con el interno y que hay un conocimiento familiar de esa situación. Son los recaudos que el sistema debe tomar para que la situación no se vuelva anómala. En el contexto que estábamos no estaba debidamente controlado", dijo.

Denuncia.

El sindicalista José Lorenzo López indicó que las visitas conyugales funcionaban con un "sistema de autogestión a cargo de los propios internos".

Los "gurises más grandes extorsionaban a los más chicos". De hecho, el Suinau denunció la situación ante la Cámara de Representantes y pidió que se iniciara una investigación. En concreto, el sindicato entiende que los privados de libertad más poderosos podrían haber llevado a otros reclusos, con menos fuerza en la lógica carcelaria, a que obligaran a sus hermanas o familiares a mantener relaciones sexuales bajo el sistema de visita conyugal.

POLÉMICA EN EL INISA.

Gabriela Fulco - Presidente de INISA.

"Las visitas conyugales nunca estuvieron autorizadas. Hay una investigación administrativa y un sumario a la dirección y el turno de funcionarios que permitieron que los jóvenes tuvieran relaciones sexuales con sus compañeras, en la calidad que fuera".

Álvaro Viviano - Director opositor de Inisa.

Las vistas conyugales existen y tenemos un problema en su gestión. Se fueron instalando de hecho y si bien no existió una autorización expresa se fueron convalidando porque las autoridades tenemos pleno conocimiento de ello".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados