SIGUEN LOS CONFLICTOS

Choferes de Uber van contra la IMM

Más de 200 conductores evalúan hacer denuncia penal por los procedimientos “abusivos”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Dourado: es una burla al Estado que un jerarca declare que usa Uber. Foto: G. Pérez

Conductores de Uber que se organizaron en las últimas semanas estudian llevar a cabo una denuncia penal masiva contra la Intendencia de Montevideo por los procedimientos que se están implementando para controlar a los choferes de la aplicación.

El miércoles por la noche, un grupo de conductores de Uber se reunió para determinar como seguir ante "los abusivos procedimientos que está llevando adelante" la comuna capitalina, aseguró Sandra, la convocante del encuentro.

El fin de semana pasado, una serie de operativos de la Intendencia dejó al descubierto cómo los inspectores de tránsito llevan a cabo interrogatorios, persecuciones en la vía pública e inspecciones vehiculares que parecerían estar apartadas de las normativas vigentes según han advertido en otras oportunidades diferentes juristas.

La gota que desbordó el vaso fue el reciente video donde se pudo observar a un inspector siguiendo por la calle a un pasajero que recién había bajado de un vehículo. El cometido del oficial era consultarlo directamente sobre si el viaje realizado había sido a través de Uber. Solo de ese modo podría multar al chofer del auto.

"Nosotros no somos una asociación, ni un gremio, no seguimos fines políticos, lo único que queremos es que se respeten nuestros derechos; estamos totalmente de acuerdo con que se multe cuando haya una infracción, pero que hagan estas persecuciones no, es acoso", dijo Sandra.

Los conductores de Uber que a diario intercambian ideas a través de Whatsapp son más de 200 según pudo constatar El País desde un dispositivo móvil.

"Ahora tenemos en mente esto, se está analizando con nuestro abogado, y en los próximos días definiremos cómo se procederá con un poco más de certeza", explicó Klever, otro de los integrantes del grupo, que luego agregó: "nos estamos organizando porque ya no se aguanta más".

Protocolo.

Uber envió a sus conductores un nuevo protocolo a seguir en caso de que sean detenidos por inspectores de tránsito. Las recomendaciones se basan en las leyes y normativas vigentes que existen en Uruguay.

"Ser socio conductor de Uber no es una actividad ilícita, aunque el oficial entienda lo contrario", especifica el texto que a continuación advierte sobre la obligación de colaborar con el inspector y "entregar los documentos de identificación personales y del vehículo requerido".

"No existe obligación de entregar ningún bien personal o del usuario que te acompañe (incluyendo los celulares), salvo las chapas del auto si te fueran requeridas", aseguran.

Asímismo, el instructivo de Uber señala a sus conductores que "no es obligatorio responder preguntas respecto a la actividad que estás realizando, viaje, destino y demás. En Uruguay existe el derecho a no autoinculparse, es decir a no realizar declaraciones sobre hechos propios que puedan perjudicarte".

Punto seguido, la advertencia dice que "le corresponde sólo a la Intendencia y no a ti, probar que existe una supuesta infracción de tránsito. En otros términos, si un oficial constata una infracción de tránsito, es legítimo que imponga una multa. Pero si no la constata, no puede multarte ni exigirte que reconozcas la infracción".

Sobre el final de las recomendaciones, Uber indica que "es posible que el oficial labre un acta de la infracción y te solicite tu firma. No estás obligado a contestar sus preguntas ni a firmar el acta. Sin embargo, si decidieras responder al cuestionario y firmar el acta, es importante que la misma refleje solamente información cierta".

"Vamos por ellos".

De la reunión de conductores también surgió la iniciativa de "recabar la mayor cantidad de pruebas posibles respecto a los procedimiento abusivos", comentó Sandra.

La conductora aseguró que "el próximo fin de semana vamos por ellos, los vamos a buscar y a grabar cuando hagan estos procedimientos".

Saluda al pasaje con un abrazo

"Un abrazo no se le niega a nadie", cuenta Pablo a las risas. Es que una de sus tácticas para no ser descubierto como un chofer de Uber por los taxistas y remiseros a la hora de dejar pasajeros es abrazar y saludar "como si fueran familiares", aseguró el conductor de la aplicación. En la zona del Aeropuerto Internacional de Carrasco es "donde los remiseros y taxistas están más alertas por si hay alguno de nosotros", señaló Pablo, al tiempo que agregó que no le molesta "dar un abrazo".

PERSECUCIÓN EN MONTEVIDEO

Había un "chivato" de radio taxi

El fin de semana pasado la Intendencia de Montevideo logró sacar chapas de automóviles que trabajaban con la aplicación Uber. Los conductores de la aplicación se percataron de que existía una persona que "estaba de particular y jugaba con los oficiales", dijeron. El sábado a las 6:00 de la mañana, dos conductores de Uber se percataron de que un auto modelo Corsa, color negro, se encontraba estacionado frente al nuevo boliche Sparrow, en la zona del Parque Rodó donde estaba Plaza Mateo. En determinado momento, los choferes se aproximaron con sus vehículos hasta el que estaba estacionado. En el interior del Corsa estaban dos hombres tomando mate. Cuando se percataron de que estaban siendo rodeados por conductores de Uber emprendieron la marcha. Uno de ellos se bajó a las pocas cuadras y se subió a un ómnibus de la empresa Cutcsa, pero unas paradas más adelante se bajó y fue recogido nuevamente por el auto color negro. Los conductores de la aplicación le fueron dando aviso a otros colegas de lo que estaba sucediendo, y al menos cinco vehículos comenzaron una persecución. El auto donde viajaban los dos hombres terminó por resguardarse rápidamente en la sede de la patronal de taxis, en la calle Burgues esquina Espinillo a una cuadra de Br. Artigas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados