MOSQUITOS AL ACECHO

Centros de salud no dan repelente

Expertos recomiendan los que tienen altos porcentajes de DEET para combatir al aedes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Contra el Aedes: variedad de marcas y tipo de repelentes. Foto: D. Borrelli

Ante la "muy alta densidad" del mosquito Aedes aegypti (transmisor de dengue, zika y chikungunya) en todo el país, las autoridades sanitarias instaron al uso de repelentes. Sin embargo, ni las mutualistas ni la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) los entregan.

El repelente no forma parte de las prestaciones obligatorias, entonces los prestadores no tienen la obligación de brindárselo a los usuarios. Esto pese al "riesgo muy alto", que fue alertado en declaraciones a El País por la subsecretaria del Ministerio de Salud Pública (MSP), Cristina Lustemberg.

El año pasado, la directora de Zoonosis y Vectores del departamento de Epidemiología, Gabriela Willat, dijo a El Observador que se estudiaba la posibilidad de colocar dispensadores gratuitos de repelente en las zonas más críticas (Montevideo, el litoral y las capitales departamentales). Consultadas por El País, fuentes de la cartera descartaron que se vaya a implementar este proyecto.

La alternativa, entonces, es comprarlos en supermercados o farmacias. Los precios van de $ 70 a casi $ 400. Las marcas y los formatos son muchos: hay en gel, cremas, aerosol, en barra, toallas húmedas y pulseras.

El Departamento de Farmacología Terapéutica de la Facultad de Medicina divide en tres los repelentes: los que contienen dietiltoluamida (DEET) —que son los más eficaces—, los que tienen aminopropionato —que suele estar disponible en los geles para bebés y en las toallas húmedas— y la citronela —que es el que está en las pulseras—.

Ante tanta variedad la duda es una sola. ¿Qué repelente comprar? La respuesta que dio a El País en el Departamento de Farmacología la especialista Stephanie Viroga, que además es autora del informe "Eficacia y seguridad de repelentes de mosquitos para uso humano en Uruguay", es que "no es un tema de marcas, sino en el principio activo que tienen".

Viroga señaló que "los usuarios deben elegir aquellos que tienen DEET; y después mirar en que porcentaje de concentración es que lo tienen; porque a mayor concentración, mayor protección".

El informe "Eficacia y seguridad..." nombra una serie de productos y marcas, y los ordena por el porcentaje de concentración de DEET. Así enumera: el "Off family spray" tiene un 7%; el "Country, repelente para insectos", el "Explorador, repelente familiar en gel", el "Off family crema", el "Off kids crema" y el "Picafin crema y loción" tienen un 7,5%; el "Hunter, repelente para insectos roll-on", el "Keena aerosol", el "Off family aerosol", el "Bioset aerosol, barra con alcohol, barra sin alcohol, crema, gel y spray" y el "Super repelente gel" tienen un 15% y por último el "Off extra duración aerosol" y el "Off family extra duración crema" un 25%.

La Academia Americana de Pediatría advierte que repelentes que tienen una concentración de hasta 30% pueden ser suministrados a niños.

Desde la Sociedad Uruguaya de Pediatría (SUP), en tanto, su vicepresidenta Alicia Fernández, señaló que en bebés hasta dos meses se deben utilizar dispositivos electrónicos, tules y mosquiteros, o prender espirales antes de que los niños vayan a una habitación; de dos a seis meses se recomienda que padres tiren el repelente en sus manos y luego se los pasen a los chicos en piernas y brazos, pero nunca en el rostro, pues "hay que tener cuidado con la ingesta".

En 2017, según declaró Lustemberg, hubo varios casos sospechosos de personas enfermas por el Aedes aegypti, pero solo se detectó un caso importado de chikungunya.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados