La Policía busca a un hombre de 33 años sin antecedentes

A la caza del asesino de Koni

La Policía busca en todo el territorio nacional y fuera de fronteras al principal sospechoso del crimen de la joven Koni Silva (19), ocurrido en una cabaña de Punta del Diablo, en dirección al Cerro El Rivero, y a unos 500 metros de la costa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Investigación. La policía halló varios elementos Foto: Eduardo González

Según declararon desde la propia Jefatura de Rocha, "el sospechoso está plenamente identificado" y desde tiendas policiales se asegura que se está tras sus pasos.

El supuesto asesino es un joven de 33 años, oriundo de Maldonado, que había sido indagado por el crimen de un empresario dedicado a los arándanos, quien además vivía radicado en ese departamento.

Según datos que manejan los investigadores de este homicidio, Silva llegó acompañada de un hombre, ahora el principal sospechoso del asesinato el pasado martes 2 de junio.

Dos días más tarde, la joven asesinada anunciaba que volvía a Maldonado a través de la red social Facebook y que se encontraba sin celular. Esa fue su última señal de vida.

Al pasar los días y al no presentarse a pagar el hombre que había solicitado el alquiler de la cabaña, uno de los propietarios del complejo fue hasta la cabaña para intentar cobrar la deuda tras diez días de haber rentado el lugar, el viernes pasado, próximo a las 16:00 horas.

Al llegar, el administrador del local percibió un hedor fuerte que provenía del interior de la vivienda.

Una vez dentro de la vivienda, encontró el cuerpo de la joven de 19 años, en la cama, semidesnudo y con un certero golpe en la cabeza que le produjo un estallido de cráneo.

Debido al fuerte estado de descomposición del cuerpo de Silva y la pericia realizada por el Médico Forense, se estableció que la muerte de la joven dataría de al menos seis días.

También de acuerdo a lo que informaron desde Jefatura, el Facebook de la joven fue utilizado por su supuesto asesino, el pasado 10 de junio para pedirle a un amigo dinero porque, supuestamente se habían quedado sin efectivo.

Los contactos que el sospechoso mantuvo con los amigos de Koni fueron dos: uno en el que en principio pedía $ 1.000 y en el segundo duplicaba esa cifra. El giro de dinero nunca se llegó a concretar.

Este elemento es considerado clave para quienes están tras los pasos del sospechoso.

Fuga.

Punta del Diablo está ubicada a 298 kilómetros al este de Montevideo y a unos 40 kilómetros de la fronteriza ciudad de Chuy. Este detalle provoca varias especulaciones respecto a que el sospechoso ya pueda estar afuera de las fronteras de nuestro país, sobre todo teniendo en cuenta la cantidad de tiempo que pasó entre la muerte de la joven y el hallazgo de su cadáver.

La pareja, habría llegado el 2 de junio en un automóvil Chevrolet Meriva de color gris, que la joven siempre alquilaba en la misma automotora de la ciudad de Maldonado.

Sobre el sospechoso se supo que no tiene antecedentes penales aunque estuvo involucrado en un hecho de sangre ocurrido en el año 2013.

Si bien no se pudo comprobar por parte de la Justicia fernandina, este individuo había pasado por los estrados judiciales en calidad de sospechoso por el homicidio del productor de arándanos chileno Alejandro Von Graevenitz, quien fue encontrado en su establecimiento de Laguna del Sauce con el cráneo destrozado por golpes en abril del año pasado.

Ayer en la tarde, un grupo de efectivos policiales del destacamento policial de Punta del Diablo y Policía Científica de Chuy concurrieron a la cabaña donde Silva fue asesinada y obtuvieron una importante cantidad de elementos para analizar, desde prendas de vestir de la víctima, hasta colillas de cigarrillos y preservativos. También encontraron la licencia de conducir y la cédula de identidad de la víctima, entre otros documentos.

Sin embargo, se señaló que faltan elementos en la vivienda. Una notebook, del cual apareció un envoltorio color rosado en la cabaña y un celular propiedad de Silva no fueron encontrados aún por los investigadores, así como tampoco apareció el auto que la joven había alquilado en Maldonado.

Precisamente, en la capital fernandina, se ordenaron una serie de allanamiento en lugares en los que habitualmente se movía el sospechoso, pero no pudo ser hallado .

No obstante, efectivos vinculados al caso confiaron que tras los allanamientos "se le está picando cerca al sospechoso". Los investigadores creen que tienen cercado a este individuo, aunque toman estos datos con cautela no descartan que se haya ido del país.

El caso fue tomado a nivel judicial por la juez María Noel Tonarelli, en la sede penal de la ciudad de Chuy.

Extraoficialmente se pudo saber que ya se dispuso el cierre de fronteras como forma de intentar detener al sospechoso si aún no intentó salir del país. En tanto, por si ya lo hizo se contactó a Interpol.

Entierro.

Momentos de hondo dolor se vivieron en la tarde de ayer, cuando el cuerpo de la joven Koni Silva fue enterrado en el cementerio de la ciudad de Maldonado.

Según allegados a la familia, entre 250 y 300 personas se hicieron presentes para dar el último adiós a la joven asesinada en Punta del Diablo.

En tanto, para hoy a la tarde, el colectivo trans HPI (Hermanas de la Perpetua Indulgencia) convocó a una protesta en la plaza San Fernando, con la consigna "Ni una más, ni uno menos". La convocatoria fue hecha para las 19:00 horas de la presente jornada .

Complejo de cabañas a 500 metros del mar.

El complejo de cabañas en el que se alojó Koni Silva con su presunto asesino, esta ubicado a poco más de 500 metros de la playa de Punta del Diablo y en cercanías al paraje Cerro El Rivero. Las cabañas tienen capacidad de dos a cuatro personas. La que se alojó la joven estaba acondicionada para dos persona, con revestimientos de madera por dentro, con una estufa a leña, un parrillero en la entrada y una hamaca paraguaya. Dentro está amoblado con un sillón, una mesa, dos sillas, una cama de dos plazas y electrodomésticos varios.

Casi seis meses sin respuestas.

A casi seis meses de su desaparición y posterior hallazgo de su cuerpo, nada se sabe del asesino de la joven argentina Lola Chomnalez, otro de los casos emblématicos que le tocó vivir al departamento de Rocha en los últimos tiempos.

Lola Chomnalez había llegado al balneario Valizas después de la última Navidad, junto a su madrina, el esposo de esta y el hijo del matrimonio. En la tarde del 27 de diciem-bre, la joven decidió salir a caminar por Valizas hacia Punta del Diablo. Nunca más volvió.

El cuerpo apareció al día siguiente semienterrado en la arena de unas du-nas del balneario de Valizas.

Una importante cantidad de personas pasaron por los estrados judiciales, desde que se halló el cadáver y hasta ahora no se ha podido dar con el responsable de este misterioso asesinato.

El enigmático asesinato de Andrés Moreira.

A poco más de una cuadra y media de donde se encontró el cuerpo de Koni Silva, a fines de julio de 2013 fue hallado el cráneo de Andrés Moreira (35), un hombre que había ido a pasar unos días en paz a Punta del Diablo, pero encontró la muerte, mientras se alojaba en el hostel Diablo Tranquilo.

El caso nunca se aclaró, sin embargo generó conmoción cuando dos niños de 10 y 11 años encontraron el cráneo de Moreira mientras jugaban en el frente de su casa.

Tras el hallazgo llegó la Policía, que realizó un rastrillaje del lugar y en un terreno lindero y encontró la piel y el cabello, pero no el resto del cuerpo. La mandíbula inferior se halló a 50 metros del cráneo.

Moreira llegó al balneario rochense luego de una discusión con su expareja y planeó construir allí una cabaña, lo que implicó en el caso a un constructor, quien declaró ante la Justicia, aunque nunca fue probada su participación en el hecho.

El constructor, en su momento, había sido implicado por una suma de dinero que Moreira le había dado por sus servicios como contratista por el arreglo de su vivienda.

La llegada de Moreira al balneario Punta del Diablo databa desde el 9 de julio de 2013, cuando el joven iba hacia una propiedad de su familia, pero al llegar, se dio cuenta que se había olvidado de las llaves en su casa de Montevideo.

El fallecido había elegido esa zona del país para pasar sus vacaciones, que serían en enero del año siguiente, junto a sus dos hijos de entonces seis y tres años de edad.

"¿Quién mató a Andrés Moreira (35), y por qué? No hay respuestas. Ni siquiera es oficial aún la identificación de los restos hallados en Punta del Diablo. Pero hay fuertes indicios de que ha sido víctima de un homicidio de inusitada crueldad", escribía Renzo Rosello en un informe realizado para El País sobre el caso, el 25 de agosto de 2013, a casi un mes de la aparición del cuerpo.

"Él podría haber regresado a Estados Unidos, pero prefirió no hacerlo para estar con sus hijos", comentó un familiar en aquella ocasión.

El caso ya tiene casi dos años, y ni la Policía de Rocha, ni las divisiones policiales de ese departamento como del resto del país, pudieron dar con el o los asesinos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)