Se había escondido en un rancho de Valizas 

Cayó "Conejo", el hombre más buscado por el crimen de Lola

Investigadores policiales de Rocha detuvieron a la hora 17.15 de ayer al albañil y pescador, A.G.C., alias "Conejo", en una calle de Valizas. La Policía supone que esta persona mató a Lola Chomnalez en un intento de rapiña mientras la joven caminaba por la playa de Valizas en la tarde del domingo 28 de diciembre.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
A las 9 de la mañana de hoy el sospechoso declarará ante la jueza. Foto: E.González.

Esta persona fue trasladada ayer a la Seccional 4ª de Castillos donde fue interrogada por policías de Rocha y de una unidad especial de la Jefatura de Montevideo. Hoy declarará ante la Justicia.

"Conejo" había sido visto en las inmediaciones de Cabo Polonio. Fue seguido por funcionarios de la Armada. Cruzó el arroyo Valizas y luego caminó por las calles del balneario. En forma sorpresiva fue detenido por un equipo de investigadores de la Policía de Rocha.

En la tarde de ayer, la jueza suplente de Rocha, Marcela López, ordenó un allanamiento en la casa de "Conejo" ubicada a una cuadra de la plaza de la ciudad de Castillos (Rocha).

Es posible que hoy la jueza penal de 20° Turno de Montevideo, María Noel Odriozola, libre una orden de allanamiento a otra casa donde el sospechoso reside antes de embarcarse en pesqueros. La finca se encuentra en el barrio de Aguada de Montevideo

Ayer Odriozola recibió un llamado desde el Juzgado de Rocha sobre la posibilidad de ordenar un allanamiento en una de las casas del detenido. La jueza respondió que estaba dispuesta a colaborar con todas las actuaciones necesarias para ayudar a esclarecer el crimen de Lola.

El sospechoso trabajó junto con otros dos obreros en un techo de un rancho de Valizas el sábado 27 y el domingo 28. Se ausentó durante tres horas en la tarde de domingo 28 y luego regresó con comida. A sus compañeros les dijo que encontró en la playa el dinero para comprar los alimentos.

"No lo vimos raro. Estaba igual que siempre", declaró el albañil Juan Sosa, de 20 años, a la jueza López y a la fiscal Soledad Barriola en la tarde del martes 5.

Tras ser liberado por la magistrada actuante, Sosa dijo a El País que pintaba un techo de un rancho en Valizas cuando vio pasar a "Conejo" por las cercanías. "Lo vi y lo invité a trabajar porque estaba pasando mal", dijo el albañil.

"Conejo" hace changas como albañil en Valizas, Castillos y Aguas Dulces durante la temporada veraniega. En ocasiones se desplaza hacia Montevideo para embarcarse como pescador.

Captura.

El cerco sobre el sospechoso comenzó a cerrarse el viernes 2 cuando tres equipos de la Unidad de Análisis de Hechos Complejos de la Jefatura de Montevideo viajaron a Rocha para trabajar conjuntamente con un grupo de investigadores integrado por efectivos de la Jefatura de Rocha y de la Prefectura. La unidad especial enviada por el Ministerio del Interior —en ese momento el caso estaba a fojas cero por la liberación de la pareja de la madrina de Lola y su hijo de 14 años— realizó un identikit del probable asesino en base a testimonios de indagados y veraneantes.

En forma simultánea, la Policía de Rocha comenzó a buscarlo en balnearios de ese departamento. Los investigadores se enteraron que "Conejo" deambuló por Cabo Polonio, pasó para el lado brasileño del Chuy y luego volvió a Uruguay.

El martes 6, su madre se presentó voluntariamente ante la Policía y fue trasladada hasta el Juzgado Penal de Rocha. Allí señaló que la última vez que vio a su hijo fue el domingo 28 —día que desapareció Lola Chomnalez— cuando le dio plata para comprarse algo de comida. También testificó que no sabía el paradero de su hijo.

La jueza López esperaba ayer la carpeta técnica que incluye resultados de ADN, mapas planimétricos y fotos del escenario del crimen. Es posible que la jueza reciba hoy ese informe que contendrá datos claves para dilucidar el caso.

La magistrada tampoco recibió los resultados de las pericias sobre el celular de Lola, que brindarían información sobre si fueron borradas o no llamadas o mensajes de texto que recibió la joven antes de morir.

Sí recibió los resultados de pericias de objetos encontrados por policías y marinos de Prefectura: una prenda de vestir masculina y una tabla con restos de pelos humanos. No trascendió si la prenda hallada pertenece a "Conejo". Tampoco se supo si los pelos detectados en la tabla pertenecen a Lola. Si entregaron los resultados de esas pericias a la jueza es obvio que tienen alguna vinculación con el caso.

En la noche del domingo 28, la madrina de Lola denunció a la Prefectura la desaparición de la joven. En su testimonio, la madrina dijo que Lola había salido a caminar en dirección a Aguas Dulces tratando de encontrar los restos de una tortuga gigante. Aguas Dulces se encuentra a seis kilómetros de Valizas.

El crimen.

Según presumen los investigadores policiales, "Conejo" siguió a Lola durante buena parte del trayecto —hay testigos que afirman que lo vieron caminando detrás de la joven argentina. Luego la habría abordado y convencido para caminar hacia unas dunas bajas y con acacias, lejos del agua.

Otra hipótesis policial es que el sospechoso abordó a la joven en un lugar donde había pocos veraneantes y luego la obligó a caminar hacia un sitio desolado amenazándola con un cuchillo con escaso filo.

El cuerpo apareció el martes 30. Fue encontrado por un pescador y su hijo, quienes luego fueron indagados.

El dictamen forense detectó que, en su brazo izquierdo, Lola tenía puntazos realizados con un cuchillo. También constató que la joven tenía un traumatismo de cráneo. El forense informó que el homicida había intentado degollar a la adolescente argentina y apenas logró dejar una herida de lado a lado de su cuello y un corte de la yugular externa. Luego la mató sofocada aplastando su cara contra la arena. Ocultó el cuerpo de Lola debajo de un montículo de arena. (Producción: Eduardo González, desde Rocha).

Trasladan expertos en helicóptero

Un helicóptero trasladó ayer a Rocha a integrantes de un equipo especial de la Jefatura de Montevideo, expertos en interrogatorios. Los policías integran la Unidad de Análisis de Hechos Complejos, creada hace cuatro meses por el Ministerio del Interior. Entre ellos se encuentra una semióloga que analiza a los detenidos luego que estos son filmados en las indagatorias.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)