Habló la abuela, la reconocida chef Beatriz Chomnalez

Caso Lola: “No creo que el asesino sea un uruguayo”

Pasados dos meses del homicidio de Lola, su abuela, la reconocida cocinera argentina Beatriz Chomnalez, rompió el silencio.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La abuela está haciendo un pequeño libro con cartas de Lola para su familia. Foto: J. Obregón

En una entrevista con el diario Perfil, Chomnalez dijo que no cree que el asesino de su nieta sea un uruguayo, y que la madrina de Lola y su esposo “son gente conflictuada”.

La chef opinó que “la Justicia de Uruguay es muy lenta” y que en la investigación que se realizó -con cambio de juez de por medio-, “hay muchas incongruencias”. Como se recordará, decenas de personas comparecieron en el juzgado por este crimen que tuvo amplia repercusión en las dos orillas.

-¿Cree que se sabrá quién fue el asesino?

-Confío en la Justicia del hombre y, sobre todo, en la de Dios. El culpable tiene que pagar en vida. Esto nos llenó de odio. Los asesinos están sueltos, disfrutando de la vida, del sol, del día... Y mi nieta muerta. Ella tiene que estar en paz. Pero la Justicia de Uruguay es muy lenta. Importan los derechos humanos o no herir a alguien, pero no la muerte de Lola. Hay incongruencias.

-¿Qué se dice en Valizas?

-Todo el mundo cree que fueron los familiares, los que estuvieron ahí con ella. Mi casera me llama siempre y me dice: “Acá todos queremos agarrar a ése”. Y quién sabe, quizás “ése” no tuvo nada que ver. Al menos, eso espero. Cuando pasó lo que pasó mi hijo Pedro me dijo que no le gustaba nada esa gente.

-¿Usted los conocía?

-No, ni tengo trato. Pero mi hijo tenía una amistad de 20 años con la madrina. Sé que son gente conflictuada y que se llevaban muy mal. La última vez que los vi fue el 4 de noviembre en el cumpleaños de 15 de Lola. Ella había aumentado 25 kilos y no se la veía feliz al lado de él. Y Lola era una belleza.

-¿Quién piensa que fue?

-Yo quisiera que fuera un uruguayo, pero no creo. El único delito grave que se recuerda en Valizas es el robo de una bicicleta hace 10 años y que no encontraron al ladrón. Pero tienen tiempo para convertir a la víctima en victimario.

Homenajeada.

Un grupo de colegas y discípulos de Beatriz Chomnalez decidió destacarla por su valor en el Día Internacional de la Mujer, que se celebrará el 8 de marzo, con un evento especial. La semana pasada, Beatriz se reunió con ellos en un encuentro del que participó Perfil y rompió un silencio de dolor que mantenía desde hace dos meses. Llegó puntual y vestida de riguroso blanco, acompañado por su hijo Diego, el papá de Lola y heredero del legado culinario de Chomnalez. No se separó de ella. Hace cinco años que Diego se involucró en el mundo gastronómico. “Él estaba pasando un mal momento y le sugerí que cocinara conmigo, así yo lograba que estuviese ocupado con algo. En menos de un año aprendió todo”, contó Beatriz, orgullosa y con una sonrisa en su rostro.

Sin embargo, la sonrisa no tardó en desdibujársele. Cada abrazo que recibió del grupo de chefs que la homenajeará le hizo rememorar el dolor. Y no pudo contener la emoción. “A veces, pienso que nunca más vamos a salir”, decía, sin poder disimular el nudo que se le hacía en la garganta.

-¿Cómo es trabajar con su hijo?

-No es fácil, con un hijo que la está pasando mal. Si a mí me tiene destrozada la muerte de Lola, cómo será para él y su mujer, que es la única hija que tiene. No nos merecemos esto. Podemos hablar de cocina, pero lo que nos pasó no se olvida. Sé que hay que internalizar que no la tenemos más, pero siempre aparece algo que nos sorprende.

-¿Cómo qué?

-Unas cartas que escribió ella, que son hermosas, con las que estoy haciendo un pequeño libro solo para nosotros. Caso Lola Chomnalez, abuela de Lola rompió el silencio, dos meses de la muerte de Lola


Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)