El representante de la familia estuvo en las audiencias y pidió pruebas

Caso Lola: abogado estrenó nueva herramienta jurídica

Hoy se cumplen 15 días de la desaparición y homicidio de la adolescente argentina Lola Luna Chomnalez, de 15 años, en el balneario Valizas, caso en relación al que aún no existen pistas concretas más allá de que en el juzgado de Rocha se tomó declaración en calidad de indagadas a un total de nueve personas, entre ellas, la madrina de la joven asesinada y también a su marido.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Por el juzgado pasaron como indagados un total de 9 personas. Foto: F. Flores

El martes 13 el caso pasará a manos de la jueza de Rocha, Silvia Urioste, y la fiscal Gabriela Sierra, que suplantarán a la magistrada Marcela López Moroy y a la fiscal Soledad Barriola, quienes se encontraban de turno en los primeros días de enero en el marco del calendario de la Feria Judicial Mayor.

La investigación por el homicidio de la joven, que ha concitado la atención de los medios de prensa de Uruguay y Argentina, tiene la particularidad de que es uno de los primeros casos conocidos públicamente en los que la familia de la víctima, representada por el abogado Jorge Barrera, participa de las audiencias y tiene la posibilidad de pedir pruebas.

Eso es porque la ley de responsabilidad penal del empleador aprobada en marzo de 2014, además de establecer un delito específico que castiga a los empresarios por los accidentes laborales, modificó el artículo 83 del Código del Proceso Penal, que ahora dice textualmente: "El damnificado, el denunciante y el tercero civilmente responsable tendrán acceso al expediente durante todo el desarrollo del presumario, y podrán proponer el diligenciamiento de pruebas".

La modificación, si bien genera debate jurídico, rige para todos los casos, y por eso la jueza López Moroy ha permitido a Barrera estar presente en las audiencias llevadas a cabo en el marco de la indagatoria.

Incluso, el abogado de la familia pidió en su momento pruebas como un informe meteorológico del día de la desaparición de la adolescente y también la ampliación de varias de las pericias forenses realizadas al cuerpo de la joven hallado el 30 de diciembre.

El jueves 8, la jueza López Moroy liberó a un hombre apodado "Conejo", a quien la Policía señalaba como el principal sospechoso del homicidio de Lola. La magistrada no encontró pruebas en contra de este individuo, y eso terminó derrumbando la principal línea de trabajo a nivel policial.

La joven argentina desapareció el domingo 28 de diciembre, sobre la hora 14, cuando le dijo a su madrina y al marido de esta, con quienes estaba veraneando en Valizas, que iría a caminar por la playa,

No se supo nada de la adolescente hasta que un hombre residente de la zona halló el cuerpo en un lugar de dunas bajas y arbustos. La autopsia reveló que Lola, que había llegado a Valizas el sábado 27, murió por asfixia. Se constató que tenía varias heridas cortantes en su cuerpo, una de ellas en el cuello.

El sábado 4, una unidad especial de investigadores de la Jefatura de Policía de Montevideo viajó a Rocha y desde entonces ese equipo está al mando de la investigación policial.

El tiempo transcurrido y la cantidad de detenciones sin encontrarse prueba contra ninguno de los indagados generó en los últimos días cierta tensión entre la jueza López Moroy y la Policía. La magistrada pidió a los investigadores que realizaran un "filtrado más estricto" antes de conducir personas a la sede judicial, según fuentes judiciales. Y a nivel de la Policía se dijo a El País que el caso no fue resultado debido a la "inexperiencia" de López Moroy.

"La verdad"

Barrera, el abogado de la familia Chomnalez, dijo que sus clientes están "muy doloridos" por lo ocurrido con la joven pero "siguen confiando en el Estado uruguayo, tanto en la investigación policial como en la actuación del juzgado y también de la fiscalía".

"La familia quiere que se llegue a la verdad cuanto antes, pero son conscientes de que no quieren a un culpable sino que quieren al culpable", expresó Barrera ayer a El País.

El abogado, que está en comunicación permanente con la familia de Lola en Buenos Aires, donde fue sepultada el pasado sábado 3, agregó que si bien pasaron dos semanas "sin respuestas concretas" en relación al homicidio se debe trabajar "sin prisa pero sin pausa" con el objetivo de "saber la verdad de lo que pasó y no de cerrar un caso", concluyó el asesor legal de la familia.

"Nunca más voy a pintar un techo a Valizas"


"Querían meternos presos de cualquier forma al Conejo o a mí. Estaban desesperados. Nunca más voy a Valizas a pintar un techo", dijo Juan Sosa, un joven de 20 años residente en Castillos que el fin de semana en que desapareció Lola Luna Chomnalez se encontraba en ese balneario realizando tareas de albañilería junto al hombre que era indicado como el principal sospechoso del crimen y que finalmente fue dejado en libertad por la jueza Marcela López Moroy y la fiscal Soledad Barriola. En diálogo con El País, Sosa se quejó de los destrozos que hizo la Policía durante el allanamiento en su vivienda en Castillos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)