LA COLUMNA DE PEPEPREGUNTÓN

Tuya, Carolina

Para la jefa comunal “hace 21 días que somos el peor de la clase”, por lo que “es hora de revisar la estrategia” de combate contra la pandemia.

Carolina Cosse. Foto: Francisco Flores.
Carolina Cosse. Foto: Francisco Flores.

La intendenta de Montevideo, Carolina Cosse, se manifestó días atrás partidaria de “apagar la llave general” y confinar a la población durante un tiempo que no especificó. Para la jefa comunal “hace 21 días que somos el peor de la clase”, por lo que “es hora de revisar la estrategia” de combate contra la pandemia.

“Apagar no es apagar e irse. Es apagar con medidas. Apagar no es apagar y ‘arreglate como puedas’”, dijo la jefa comunal, quien propuso que el cierre total de actividades fuera acompañado de “un subsidio”.

Cosse cree que hay que adoptar medidas para reducir drásticamente la movilidad porque entiende que con ello se bajarán los contagios. Y tiene, obviamente, todo el derecho a pensar que ese camino, que ha demostrado no ser eficaz en Argentina y en tantas otras partes del mundo, y que al mismo tiempo ha destruido la economía y la vida de millones de personas, es el que funcionará en Uruguay.

Pero, ¿por qué Cosse reclama al gobierno nacional medidas para reducir severamente la movilidad en todo el territorio nacional y no toma en Montevideo, que es la ciudad que ella y su partido político gobiernan, medidas igualmente drásticas?

¿Por qué no adopta -por ejemplo- medidas de apoyo, como subsidios o exoneraciones tributarias, para los pequeños comerciantes que la han pasado y la siguen pasando mal en la pandemia, para que puedan mantenerse en pie?

¿Por qué no exonera u otorga algún subsidio de Contribución Inmobiliaria, Patente de Rodados o Impuestos Domiciliarios a los muchos montevideanos que, a causa de la pandemia, se han quedado sin empleo, o han sido enviados al seguro de paro? ¿Por qué no devolverles lo aportado en 2020 y perdonarles total o parcialmente lo pagado este año, si “lo importante es la gente”?

¿Por qué la intendenta de Montevideo no cierra, por ejemplo, por tres semanas las ferias vecinales? ¿Por qué no lo hace y otorga un subsidio a cada feriante que quede sin ingresos?

¿Por qué no controla con mayor celo el cumplimiento de los protocolos sanitarios en el transporte colectivo de pasajeros de Montevideo, donde se siguen viendo unidades repletas en las horas pico?

¿Por qué no cierra plazas y espacios públicos, y saca a su cuerpo inspectivo a la calle para controlar que se cumplan las normas de prevención?

¿Por qué no concede un subsidio y alguna solución de alimentación y hasta de vivienda temporal para aquellos cuidacoches registrados ante la comuna y los saca de la calle?

¿Por qué la comuna no contrata a personas en situación de vulnerabilidad y refuerza las cuadrillas de limpieza que, como está a la vista, no están pudiendo mantener la ciudad limpia?

La intendenta de Montevideo dispone de las mayorías propias en la Junta Departamental de Montevideo para aplicar estas y otras medidas de estímulo para los que peor la están pasando.

¿Por qué, además de reclamarle al gobierno nacional medidas, no empieza la Intendencia de Montevideo por hacer aquello que tiene a la mano y que está dentro de sus competencias?

elpe[email protected]

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados