INVESTIGACIÓN JUDICIAL

19 cargos por “conspiración civil” contra Conmebol y empresas

Es lo que presentó Francisco Casal ante la Justicia de Estados Unidos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Francisco Casal.

Diecinueve cargos por “conspiración civil” presentó Francisco Casal contra la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) y empresas vinculadas con Fox Sports ante la Justicia de Estados Unidos por considerar que ambos grupos armaron un esquema de corrupción para perjudicar a dos de sus firmas.

En el escrito, Casal solicitó que se le otorgue una sentencia a favor que contemple “el triple” de los daños compensatorios otorgados en virtud de la Ley Federal Rico y la Ley Sherman, más un honorario para los abogados y costos que el tribunal entienda.

La demanda de Casal, que fue elaborada por la exembajadora de Estados Unidos en Uruguay, Julissa Reynoso, y por otros profesionales estadounidenses, pide que sean condenados civilmente los demandados por “haber interferido ilícitamente” en la posible ventaja económica del grupo Casal.

“Todos los demandantes participaron probadamente en un esquema de sobornos, por lo que siendo común estos actos y al tener las características de ilegales favorecieron a los demandantes y perjudicaron a los demandados”, dice el escrito. Casal presentó el reclamo en representación de GolTV, Inc, y Global Sports Partners LLP. Los demandados son: Fox Sports Latin American, Torneos y Competencias S.A., Full Play Group, la Confederación Sudamericana de Fútbol, que comercializa con el nombre de Conmebol, y su exdirectivos, Eugenio Figueredo y Juan Ángel Napout, entre otros.

Denuncia.

La demanda de Casal alude a la acusación realizada a exdirectivos de la Conmebol por el Departamento de Justicia de Estados Unidos publicitada a fines de 2015.

La acusación, a la que tuvo acceso El País, revela las maniobras efectuadas por exjerarcas de la Conmebol para obtener millonarias ganancias en la adjudicación de derechos de televisación de partidos de fútbol a millones de televidentes.

De acuerdo a la Conmebol, la Copa Libertadores fue uno de los eventos deportivos más ampliamente visto en el mundo. El torneo fue transmitido en más de 139 países y, en 2009 y 2010, atrajo a más de 1.000 millones de espectadores. Estados Unidos representó el 16% de la cuota de audiencia en 2010.

El informe del Departamento de Justicia señala que, en 1999 y hasta 2015, T&T Sport Marketing Ltd., una filial de Torneos, domiciliada en las Islas Caimán, adquirió los derechos exclusivos de radiodifusión en todo el mundo de cada edición de la Copa Libertadores y, finalmente, de la Copa Sudamericana y la Recopa Sudamericana, a través de una serie de contratos entre Trinidad y Tobago y la Conmebol.

T&T era propiedad en parte de Torneos y Competencias S.A. y en parte de otros accionistas. Por un breve período la empresa Tráfico tuvo acciones en T&T, y más tarde, estas pasaron a ser propiedad de un grupo de inversionistas que poseían una filial de una importante empresa de radiodifusión con sede en los Estados Unidos.

A partir del año 2000, “los acusados” Eduardo Deluca, Eugenio Figueredo, Nicolás Leoz y Romer Osuna, entre “otros conspiradores”, solicitaron el pago de “sobornos anuales” a uno de los co fundadores de Torneos, a cambio del apoyo de los funcionarios de T&T como el titular de los derechos de retransmisión de la Copa Libertadores, señala el Departamento de Justicia. “Uno de los conspiradores (acordó pagar y pagó) sobornos anuales por un monto de US$ 1.000.000 a Leoz y US$ 600.000 a cada uno para Osuna, Deluca y Figueredo en los próximos años”, agrega el informe.

Posteriormente, Conmebol y T&T firmaron una serie de contratos sobre la televisación de la Copa Libertadores, Copa Sudamericana y la Recopa Sudamericana.

“Cada uno de estos contratos requieren el apoyo de directivos de la Conmebol que recibían sobornos del empresario argentino Alejandro Burzaco y otros conspiradores cercanos a T&T”, expresa el documento.

En 2009, un grupo de seis presidentes de las asociaciones miembros de la Conmebol menos potentes formaron un bloque para obtener un mayor control sobre las decisiones de este organismo y de la venta de productos de la Confederación.

El informe señala que, a partir de ese año, los miembros del “Grupo de los Seis” exigieron que ellos también debían recibir pagos anuales de sobornos a cambio de su apoyo a T&T como titular de los derechos de emisión de la Copa Libertadores, entre otros torneos.

Según la acusación del Departamento de Justicia, exdirectivos de la Conmebol -entre los que se encontraba Figueredo- “utilizaron instituciones financieras” ubicadas en los Estados Unidos, entre otros países, para hacer y recibir pagos relacionados con los contratos asegurados a través “de sobornos”. La maniobra, agrega el documento, “se apoyaba en el creciente mercado del fútbol en los Estados Unidos para generar ganancias millonarias. Además llevaron a cabo reuniones en los Estados Unidos para llevar adelante ese plan”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)