Protectoras de animales buscan frenar pasaje de la Conahoba a Ganadería

Campamento y chiquero en las puertas del Palacio Legislativo

El gobierno pretende traspasar la Comisión de Bienestar Animal (Conahoba) del Ministerio de Educación al de Ganadería. El asunto integra la ley de Presupuesto y las organizaciones protectoras de animales temen que el cambio de manos redunde en una "matanza" de perros.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Fernando Ponzetto.

Un grupo de organizaciones instaló durante el fin de semana un campamento de protesta frente al Palacio Legislativo. Varias carpas para uso humano y animal, una decena de cuchas —cada una con un perro— un pequeño chiquero, con un lechón y un cordero con collar identificador, son la primera línea de acción de una medida que no tiene fecha de cierre, según dijeron los organizadores.

Además, piden endurecer las sanciones para los propietarios de perros agresivos; multiplicar las castraciones; reclaman mayor protección para los caballos de los carritos y "raídes". Por otro lado, se niegan a eliminar a los jabalíes, animales que son considerados plaga nacional por los destrozos que generan en la actividad agropecuaria.

"Ganadería es un Ministerio de gatillo fácil; además ha demostrado no ser eficaz. Por ejemplo, la Dirección de Fauna está dormida desde hace año, los activistas son los que denuncian el ingreso ilegal de animales al país", dijo Enrique Sequeira, un productor rural y estudiante de Veterinaria que habló en nombre de las organizaciones defensoras de animales.

Los activistas creen que la Conahoba no ha funcionado como se esperaba y que debe modificar su accionar dando más protagonismo y recursos a las organizaciones de voluntarios. Sostienen que la Policía recurre a ellos cuando hay "cualquier" problema con animales.

Insisten en que el pasaje a Ganadería determinará la aplicación de una "política de producción" que atenderá a las "jaurías" que afectan a los productores para luego "volver a dormir", dijo Sequeira a El País.

Jabalíes.

La posibilidad de eliminar animales es desechada rápidamente por el activista. Ese concepto también se aplica para los jabalíes, una especie que no es autóctona y que produce daños severos en la ganadería, en particular en las majadas de ovejas localizadas en zonas de sierras.

"El jabalí causa mucho daño pero hay que buscar un equilibrio. El jabalí es como el perro, no siempre caza por hambre, pero no soy quién para resolver sobre la vida de esos animales. La cacería es un método aberrante y hay que reglamentar toda esa situación. Se pueden usar los perros pastores, algo que da resultado hasta con los osos", aseguró Sequeira.

Por otro lado, propuso que los productores "cambien su relación con las majadas" y las "encierren durante la noche". "En otro países las ovejas están a pesebre y el negocio sigue siendo rentable", afirmó.

Caballos.

El futuro veterinario cree que los caballos son los animales que están más expuestos. "Mucha gente dice que los quiere y que los cuida, pero no se habla de lo que pasa en las criollas, donde debería haber inspectores", afirmó. También denunció que en los "raídes" cuando un equino se lastima queda "a la orilla de la carretera, esperando la muerte".

Estos casos podrían prevenirse si existieran médicos veterinarios controlando los "raides", explicó el activista.

En ese sentido, reclamó que el Ministerio actuante suscriba acuerdos con las intendencias para asegurar la presencia de profesionales en las criollas.

Sanciones.

Las ONG aprovechan su movilización para reclamar que se amplíen las penas contra los propietarios de animales violentos. "No puede ser que un perro lastime a un niño y el dueño del animal termine procesado sin prisión. Si yo dejo un revólver cargado en una plaza y un niño se lastima, voy preso. Hay perros peligrosos que deberían ser considerados armas letales", aseveró.

Producción en ciudad de Artigas: Freddy Fernández.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)