TRABAJO

Cámara de Industrias pide "diálogo" y estudio de la reforma brasileña

Washington Corallo considera que Uruguay debe "aggiornarse" para no perder competitividad y anunció que planea convocar a un especialista brasileño en septiembre.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"La apertura de la economía argentina ya se está notando", afirmó. Foto: G. Pérez.

El presidente de la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU), Washington Corallo, dijo esta mañana que Uruguay debe "flexibilizar las relaciones laborales" y analizar la reforma brasileña.

En declaraciones al programa Inicio de jornada de Radio Carve, el empresario señaló que "Uruguay es uno de los países más avanzados del mundo en legislación laboral" pero sus principales reformas refieren a el período 1915-1919 y "estamos en 2017, con un mundo de mercado cambiante".

Corallo consideró que "flexibilizar no quiere decir estar en contra de los trabajadores, al revés" y añadió que "en un mundo cambiante, donde los trabajos cambian, donde no se saben cuáles son los trabajos del futuro, no se sabe si uno va a estar haciendo una tarea x hoy y dentro de 10 años otra tarea, vemos que países como Francia, España y el resto del mundo comienzan a adecuar su legislación laboral, pensando no solo en la parte estricta de lo que es el concepto de trabajo, sino también pensando en el trabajador que está ejerciendo la actividad".

El presidente de la CIU manifestó que si bien en el acuerdo del Mercosur "existen aspectos macroeconómicos que deberían ser tratados y (dentro de ellos) estaría lo que puede ser la igualdad en condición de trabajo", Brasil con su reforma está "haciendo lo que mejor le conviene para salir de su recesión".

"Para atraer inversión extranjera, (Brasil) empieza a dotar al país de herramientas y armas con las cuales son mas competitivos y esto puede repercutir en la competitividad uruguaya. Cuando un inversor tiene que tomar la decisión de instalarse en un país, no solamente toma en cuenta las posibilidades fiscales que tiene el país sino la abundancia, capacidad, tecnicismo y flexibilidad de la mano de obra", expresó el empresario.

Corallo indicó más adelante que Uruguay "debe aggiornarse", porque de lo contrario "vamos a seguir corriendo el riesgo de perder competitividad en la actual situación y por ende perder la capacidad de seguir recibiendo nuevas inversiones".

"No digo que Uruguay tenga que adoptar toda (la reforma laboral brasileña), digo que si el mundo se va al teletrabajo o al internet de las cosas, si la industria está yendo a modelos distintos, Uruguay debería empezar a estudiar esto", dijo.

Diálogo.

Hace tres días, el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, envió una nota al gobierno brasileño cuestionando el impacto que la reforma laboral tendrá en los trabajadores.

En el mensaje, el secretario de Estado afirmó que “si vale más un acuerdo individual entre un trabajador y un empresario que una ley o un convenio, retrocedimos dos o tres siglos”.

Sobre estas declaraciones, Corallo pidió "diálogo entre las partes", porque "si solamente habla un actor y ya de pique dice que no tiene que ser así como en Brasil, esto se transforma en un monólogo".

En este sentido, mencionó que la CIU planea organizar en septiembre una jornada en la que se traerá a "un especialista" desde Brasil que explique "cómo se va a implementar esta ley, cual es el alcance" y también "traer a especialistas de trabajo del lado uruguayo, incluso invitar a autoridades del Ministerio y hacer una gran reunión en la cual se evalúen los pros y contras para ver qué pasos tiene que dar Uruguay para no perder competitividad".

"Nosotros apostamos a generar jornadas de trabajo mutuo entre los tres actores: gobierno, trabajo y los que dan trabajo, para ver cómo se logra adecuar Uruguay a la realidad del mundo", señaló.

La reforma.

El Congreso brasileño aprobó el mes pasado una ambiciosa reforma laboral que ha generado inquietud en el gobierno uruguayo, que cree que puede perjudicar la posición competitiva de las empresas y los trabajadores locales.

Los expertos laboralistas, en cambio, consideran que el país vecino no violó ninguna normativa del Mercosur por lo que nada impide que avance con los cambios.

Nelson Larrañaga, laboralista de Ferrere Abogados, explicó a El País que el Mercosur cuenta con una Declaración Sociolaboral aprobada en 2015 que establece una serie de principios que los países deben cumplir pero que no tiene fuerza de ley ya que no constituye un tratado. La comisión administradora es meramente "analítica", advirtió.

Juan Manuel Rodríguez, director del Programa de Relaciones Laborales de la Universidad Católica dijo a El País que "la legislación uruguaya no va a cambiar por la brasileña" pero pidió tener en cuenta que "todo tema que influye en los costos laborales a la larga te influye y es probable que Uruguay pierda competitividad relativamente frente a Brasil". "No hay en el mundo regulación de los salarios, ni siquiera en la Unión Europea. Se quejan unos países de otros por los salarios que tienen aquellos con los que deben competir. Es parte del mundo en que vivimos", reflexionó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)