Por la puerta trasera

La caída: El FBI tiene a Blatter contra las cuerdas

La inédita investigación que lleva adelante Estados Unidos sobre la FIFA ha generado un efecto dominó con resultados inesperados y dramáticos. El último de ellos empujó al todopoderoso presidente de la FIFA, Joseph Blatter, a presentar la renuncia a tan solo cuatro días de haber sido reelecto. Está acorralado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La ruta del pago de millonarios sobornos en la FIFA parece acercarse para Blatter. Foto: Reuters.

El suizo renunció a cuatro días de haber sido reelecto; la investigación de Estados Unidos apunta a conectarlo con los casos de corrupción

Joseph Blatter abandona la FIFA por la puerta trasera, después de ejercer durante 17 años su presidencia. Ayer, a cuatro días de haber sido reelecto por quinto período consecutivo, sorprendió al mundo del fútbol al anunciar su renuncia. La justificó en la falta de apoyo, fundamentalmente de los países de la UEFA, aunque resultó llamativo que el anuncio se hiciera horas después de que la prensa de Estados Unidos informara, en base a datos del Departamento de Justicia, que la investigación sobre el pago de sobornos y corrupción lo tiene en la mira.

El viernes, cuando fue reelecto con el voto de 133 países en 209, Blatter dijo que eran "casos aislados" los hechos de corrupción por los que hay 14 detenidos entre altos directivos de FIFA (uno de ellos es el uruguayo Eugenio Figueredo) y ejecutivos de poderosas empresas privadas que negocian derechos de televisión. Deslindó toda responsabilidad y afirmó que no podía controlar "a todos todo el tiempo".

El diario The New York Times informó que las autoridades federales de Estados Unidos consideran que el principal lugarteniente de Blatter en FIFA, Jérome Valcke, hizo transacciones bancarias por US$ 10 millones que son elementos centrales del escándalo de sobornos que envuelve al fútbol internacional. La revelación sitúa la ruta del dinero más cerca que nunca de Blatter.

El dinero fue pagado por FIFA a un fondo de desarrollo del fútbol caribeño administrado por Jack Warner, un ex vicepresidente de FIFA que fue acusado la semana pasada en una amplia investigación de corrupción. FIFA difundió un comunicado en el que confirma el pago, pero niega que cualquiera de sus autoridades haya realizado algo inapropiado. Pero, la agencia Press Association, de Gran Bretaña, informó que había obtenido una carta dirigida a Valcke pidiendo la transferencia de US$ 10 millones.

La millonaria cifra fue transferida en tres operaciones entre enero y marzo de 2008, y son descriptas en el numeral 192 de la acusación. "Definitivamente, eso no se refiere a mí", dijo Blatter a los periodistas después de su reelección. "No tengo US$ 10 millones".

Sin embargo, las autoridades estadounidenses encargadas de aplicar la ley confirmaron a The New York Times que Blatter es el foco de una investigación federal por corrupción.

Durante los últimos días, Blatter intentó distanciarse de la controversia, pero varios funcionarios de Estados Unidos, hablando bajo condición de anonimato, dijeron que en sus esfuerzos por construir una acusación contra el suizo esperan lograr la cooperación de alguna de las autoridades de FIFA. La intención es reconstruir la trama de corrupción desde la base hacia la cúspide. Muchos de quienes estaban en la base fueron arrestados, y algunos ya han hecho acuerdos para colaborar con el FBI. Según el diario, que desde un comienzo ha hecho punta divulgando los entretelones de la investigación del Departamento de Justicia a cargo de la fiscal general Loretta Lynch, se espera que los nuevos arrestados, una vez que sean extraditados hacia Estados Unidos, aporten más información y confirmen la vinculación de Blatter con los ilícitos en la órbita de la FIFA.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos presentó una acusación de 47 puntos, alegando corrupción generalizada en la organización que rige el fútbol mundial. Por su parte, la Policía de Suiza reveló que realiza una investigación separada que se enfoca en supuestas acciones inapropiadas que involucran la adjudicación de las Copas del Mundo de 2018 y 2022, lo que llevó a los investigadores a requisar documentos y registros de las oficinas de FIFA.

La caída de Blatter sorprendió porque emergió fortalecido de la elección del viernes y parecía haber logrado salir ileso de la tormenta que sacudió los cimientos de la FIFA en las horas previas al Congreso.

Blatter, de 79 años, condujo la FIFA con mano de hierro durante 17 años. Basó su trabajo en la "globalización" del fútbol. Llevó a 32 los cupos para los mundiales y la FIFA multiplicó por diez su recaudación en pocos años (más de 5.000 millones de dólares en 2011).

Blatter seguirá ejerciendo sus funciones como presidente de FIFA hasta que el congreso extraordinario elija a su reemplazo. El próximo Congreso ordinario de FIFA tendrá lugar el 13 de mayo de 2016 en la Ciudad de México, pero ayer Blatter exhortó al Comité Ejecutivo a que "organice un Congreso Extraordinario para la elección de mi sucesor lo antes posible. Esto debe realizarse de manera acorde con los estatutos de FIFA y debemos dar tiempo suficiente para que los mejores candidatos se presenten y hagan campaña. Puesto que no seré candidato y por lo tanto estoy libre de las limitaciones que imponen invariablemente las elecciones, podré concentrarme en las reformas fundamentales de largo alcance que trascienden nuestras gestiones anteriores", dijo. Los aspirantes al cargo deben presentar su nominación dos meses antes de la elección, que se presume que podría celebrarse entre diciembre de este año y marzo del próximo.

El suizo se las ingenió para retener los votos de las federaciones asiáticas y africanas y así asegurarse un quinto mandato que durará mucho menos de lo previsto. A cuatro días de aquella exultante imagen que lo mostraba con los puños cerrados y elevados al cielo festejando su victoria, el escándalo de corrupción lo demolió. La FIFA sigue inmersa en el lodo, con sus máximos jerarcas sospechados por todo tipo de acto de corrupción, con un presidente nominal y una investigación que promete más novedades.

Renuncia generó festejos pero abre interrogantes.

Dirigentes y futbolistas de todo el planeta celebraron la renuncia de Joseph Blatter a la presidencia de FIFA y casi no se escucharon lamentos o defensores de su gestión. No obstante, la salida de Blatter profundiza la crisis de la FIFA y abre más interrogantes hacia el futuro. Por ejemplo, la realización de la Copa América Centenario a disputarse el 2016 en Estados Unidos está en duda. "Hoy por hoy hay que ponerle un extraordinario interrogante a la posibilidad de jugar esa Copa", dijo el argentino José L. Meiszner, secretario general de la Conmebol. También genera dudas el mundial de 2018 en Rusia, pese a que el viernes, cuando fue reelecto, Blatter aseguró que se realizará. La elección de dicha sede fue polémica, e Inglaterra, que la perdió por dos votos, no se resigna mientras Estados Unidos la ve con recelo. También está en duda Qatar 2022 a la luz de escándalos sobre pago de sobornos para otorgar dicha sede. En julio pasado, el diario británico "The Sunday Times" publicó documentos que muestran que el exdirectivo de la FIFA, Mohamed Bin ammam, hizo pagos por unos US$ 5 millones a responsables de fútbol africanos para comprar el Mundial para Qatar.

DISCURSO FINAL.

Para dejar el cargo alegó falta de apoyo.

"Algún día habrá fútbol en otros planetas y la FIFA estará presente para organizar campeonatos interplanetarios", dijo Blatter el 11 de julio de 2014. Él no los organizará. Ayer, con un impecable traje azul, Blatter se presentó frente a un atril en Zúrich e hizo el inesperado anuncio. "He reflexionado profundamente sobre mi presidencia y los 40 años en los que mi vida ha estado indisolublemente ligada con FIFA y el gran deporte del fútbol. Amo a FIFA más que cualquier otra cosa y solo quiero hacer lo que sea mejor para la FIFA y el fútbol. Me sentí obligado a presentarme a reelección porque creía que era lo mejor para la organización. La elección ha terminado, pero los retos que enfrenta la FIFA, no. La FIFA necesita una reestructuración profunda. Si bien tengo el mandato de los miembros de la FIFA, no creo tener un mandato de todo el mundo futbolístico: los fanáticos, los jugadores, los clubes, la gente que vive, respira y ama el fútbol tanto como nosotros en la FIFA. Por eso, he decidido entregar mi mandato en un Congreso electivo extraordinario", explicó el suizo al inicio de su discurso.

"Debemos imponer límites a los mandatos no solo del presidente sino de todos los miembros del Comité Ejecutivo. He luchado por estos cambios y, como todos saben, mis esfuerzos han sido bloqueados. Esta vez lo lograré. No puedo hacerlo solo", agregó. Señaló que instruyó a dirigentes de FIFA para que sea supervisada la introducción y aplicación diversas medidas de contralor y auditoría. "Mi profunda inquietud por la FIFA y por sus intereses, a los que otorgo el mayor valor, me ha llevado a tomar esta decisión. Quiero agradecer a quienes siempre me han apoyado de manera constructiva y leal como presidente de la FIFA y que han hecho tanto por el juego que todos amamos. Lo que más me importa es que, una vez que haya terminado todo esto, el fútbol será el ganador", dijo.

Luego, en penumbras, se retiró hacia el fondo, donde una puerta se abrió para darle el paso.

CRONOLOGÍA DE UNA BREVE PRESIDENCIA.

1 - Exultante en la victoria.

El pasado viernes, Blatter se mostró exultante cuando logró su quinto período consecutivo gracias al voto de 133 países, la mayoría de ellos asiáticos y africanos. Horas antes de presentarse había dicho que no tenía motivos para renunciar por el escándalo de corrupción. Prometió fortalecer la imagen de la FIFA en su mandato.

2 - Sacó pecho contra EE.UU.

El sábado, Blatter ofreció su primera entrevista como flamante presidente y apuntó todos los dardos contra Estados Unidos. "No me preocupa que Estados Unidos me investigue", disparó. Consideró que el operativo a dos días de la elección "no era una coincidencia" y que la administración Obama apoya a Jordania.

3 - Balas que pican cerca.

El lunes, se supo que el secretario general de FIFA, Jerome Valcke, realizó las transacciones que serían un "elemento central" en el escándalo de corrupción. El dirigente, de extrema confianza de Blatter, transfirió US$ 10 millones a cuentas de Jack Warner, ex vicepresidente ya detenido. Sería el pago para asegurar la sede de Sudáfrica 2010.

4 - La hora de la retirada.

El martes, Blatter amaneció con la noticia de que el Departamento de Justicia de los Estados Unidos lo está investigando. Horas más tarde, sorpresivamente para la mayoría, anunció su renuncia. Lo justificó por la falta de apoyo. En Estados Unidos afirman que el cerco se estrecha y Blatter es el objetivo central de la investigación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)