Para el agro y los camioneros se sigue sin aprovechar que el petróleo baja

Caen 2,3% los combustibles pero nadie sale a aplaudir

Ancap decidió ayer una rebaja de 2,3% en promedio en el precio de los combustibles ($ 1 el litro), que no dejó conformes a los sectores productivos que sienten que la caída en el precio del petróleo dista mucho de trasladarse en toda su magnitud a los precios internos. La oposición considera que el Estado está haciendo "caja" y lo critica.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Para nacionalistas la rebaja podría haber sido de 6, incluso de 10% y dijeron que Ancap cobra de más.

El gasoil bajó a $ 38,70 (cae 2,3%), la nafta super a $ 42,50 (retrocede 2,3%) y la nafta Premium a $44,10 (cae 2,2%). El gasoil especial 10 S se abarató 2,2%, a $ 49,20. En el último año el precio del petróleo Brent (que Ancap utiliza como referencia) bajó 43,24%. En el mismo lapso el dólar (el otro parámetro que Ancap toma en cuenta) subió 21,8%. El gasoil 50 S (el más utilizado) bajó en el último año 3,01% en tanto la nafta Super subió 1,67% y la Premium 1,61%. El supergás no tendrá cambios y permanecerá en $35 el kilo.

Para el próximo trimestre octubre-diciembre Ancap tomará como referencia un crudo a US$50,50 y un dólar a US$29,60.

La anterior referencia era de US$ 60 el barril y un dólar a $ 27,30. Ayer el petróleo Brent cerró a US$ 48,08 con una pérdida de 23 centavos de dólar.

Diego Labat, director blanco de Ancap, votó en contra de la rebaja por entender que debió ser superior. Labat dijo a El País que en función de la evolución en el último trimestre de la paramétrica (que toma en cuenta el precio del petróleo y la cotización del dólar) los combustibles podrían haber bajado hasta 10%.

En lo que va del año Ancap recaudó entre US$ 50 y US$ 60 millones por encima de lo que hubiese correspondido en función de la paramétrica, considera Labat. A su juicio, también debería dejarse sin efecto el adicional del Imesi de 4,75% aplicado a las naftas en enero. Y advirtió que la competitividad del país se resiente en la medida que el precio del gasoil en Uruguay está muy por encima del precio del brasileño y supera en al menos diez centavos de dólar al argentino.

El presidente de Ancap José Coya dijo que el incremento será revisado dentro de tres meses.

Impacto.

A los sectores productivos les impacta mucho el precio del gasoil, que es un insumo clave para varios sectores agropecuarios. Ernesto Stirling, presidente de la Asociación de Cultivadores de Arroz, dijo a El País que la rebaja "no incide mucho" para rebajar un insumo que en el caso de los arroceros representa entre el 15 y el 20% del total y que "es casi el más importante". Fernando Dighiero, presidente de la Federación Rural, consideró que la rebaja es "insuficiente y para la tribuna" porque "seguimos teniendo el combustible más caro de la región".

En el sector lechero, el técnico Sergio Abreu que asesora a productores calcula que según el predio el gasoil representa entre 4 y 6% de los gastos de los establecimientos. En el caso de la siembra convencional de praderas, que supone el movimiento de tierra, la incidencia es mayor y algo menor en los casos de siembra directa. La tarea de ensilado también demanda un gasto en combustible, señaló. A esto se suma que los tambos demandan mucha electricidad, la que también les resulta cara, agregó Abreu. Para él, la rebaja "parece una tomadura de pelo"

En la Intergremial del Transporte Profesional de Carga se calcula que el combustible representa entre el 40 y el 50% de sus costos, por encima incluso de la mano de obra, dijo a El País su directivo, Humberto Perrone. A su juicio, la rebaja puede ser útil para paliar el incremento de otros costos como la inminente alza de los seguros del 15% y el encarecimiento de insumos importados que se pagan en dólares, como cubiertas y repuestos. El gasoil está claramente más caro que en Argentina y Brasil lo cual genera contrabando del combustible que perjudica a las empresas formales, señaló. "No estamos ni cerca de los precios de la región", aseguró Perrone. El gasoil común es utilizado por casi todos los camiones.

Estos diferenciales de precios se producen en un momento en que el sector siente la desaceleración económica que ha desembocado en que algunos camiones "sobren" y en que haya algunos envíos al seguro de paro, apuntó Perrone.

La menor producción agrícola y la desaceleración han afectado la actividad de los 2.000 camiones que realizan viajes internacionales y los alrededor de 20.000 que se mueven dentro del país, afirmó.

La ARU ve una escalada de costos.

El presidente de la Asociación Rural, Ricardo Reilly, reflexiona que, a veces, pareciera que la rebaja del petróleo no hubiera beneficiado al Uruguay debido a que casi no se ha trasladado al precio de los combustibles pero sí ha resentido la capacidad de compra de alimentos uruguayos de países como Venezuela y Rusia, que se han visto fuertemente afectados por la caída del crudo. "No sé hasta qué punto nos benefició. Toda rebaja es bienvenida pero seguimos totalmente desalineados de la región en cuanto a precios de los combustibles y de la energía eléctrica. En Paraguay, en cambio, la caída del precio del petróleo se trasladó de manera directa a los combustibles", señaló. Reilly consideró además que se debe revisar el subsidio que los productores están pagando al transporte urbano cuando compran gasoil. También señaló que la ganadería intensiva utiliza mucho gasoil y que la posibilidad de descontar su IVA está topeada, lo que debería revisarse a la brevedad.

"Hay una escalada de costos a nivel nacional. Por ejemplo, es difícil plantar, sobre todo lejos de los puertos porque ahí inciden más los fletes y (por lo tanto) el combustible. Todo termina en el costo país. Hay un contexto desafiante de caída de precios aunque parece que los de la lechería llegaron a un piso", comentó Reilly.

La Asociación Rural ya estaba molesta por la reimplantación del Impuesto de Primaria y por la eliminación de la exoneración en la Contribución Rural. Emitió con otras gremiales un comunicado criticando este último incremento y criticó a las intendencias.

Un mercado muy abastecido que pone presión a la baja al crudo.

El informe "Perspectivas y riesgos del precio de los commodities" del Fondo Monetario Internacional predice que el precio del barril Brent (que es tomado como referencia como Ancap) rondará los US$ 47 en lo que queda del año. De todas formas, señala que hay una probabilidad del 17% de que bajen a entre US$30 y US$39. Ancap decidió ayer adoptar una referencia de US$50,50.

Los precios del crudo comenzaron a caer en junio de 2015 y continuaron su tendencia a la baja durante el tercer trimestre del año lo que refleja la sobreoferta de petróleo y la preocupación que genera la desaceleración china.

Se espera que los precios del petróleo se incrementen gradualmente durante 2016. Sin embargo, la Agencia Internacional de la Energía, cree que la demanda mundial podría caer el próximo año de 1,8 millones de barriles diarios a solamente 1,2 millones (como consecuencia de la desaceleración económica mundial) lo que limitaría las posibilidades de apreciación del crudo. Aún así, la Opep, espera precios más altos. Uruguay importa habitualmente 14 o 15 embarques anuales de crudo, de un millón de barriles cada uno.

Venezuela, Arabia, Saudita, Libia, Kuwait, Argelia y Qatar, fuertes productores de petróleo, tienen los precios más bajos para las naftas de todo el mundo en tanto Hong Kong, Holanda, Noruega, el Reino Unido e Italia, tienen los valores más altos.

También se espera que incida para impedir un alza del petróleo la entrada de más oferta de crudo al mercado procedente de Irán.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)