Uno de los adolescentes se encontraba fugado del INAU

Cae pareja de menores que cometió 5 homicidios

Una pareja de adolescentes participó en cinco crímenes. Uno de los jóvenes, conocido como "el Jijo" (17), fue capturado ayer por efectivos de la Jefatura de Montevideo. Estaba fugado de un hogar del INAU donde cumplía penas por dos asesinatos cometidos años antes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Colonia Berro: uno de los menores homicidas había sido internado en un hogar por crímenes.

EDUARDO BARRENECHE

Tras fugarse, "el Jijo" rapiñó el 16 de junio pasado una "boca" de venta de drogas junto con su cómplice, también de 17 años. En esa rapiña, que en el mundo del delito se conoce como "mejicaneada", porque la víctima no puede denunciar el hecho a la Policía, fue asesinada una persona.

Increíblemente, "el Jijo" cayó por un homicidio accidental cometido por su "amigo de fechorías" en el barrio.

En la madrugada del martes 13, el cómplice del "Jijo" charlaba con Pamela Tatiana Acosta, de 20 años en Colón.

El menor extrajo un arma. Se le escapó un tiro que impactó en la cabeza de la joven, quien falleció en el lugar. El adolescente escapó.

Efectivos de Investigaciones y el Comando de la Zona IV (Cerro y barrios aledaños) iniciaron la investigación del crimen de Pamela Tatiana.

Esa misma tarde, los efectivos supieron que dos menores que asolaban Verdisol podrían ser los autores.

El miércoles 14, Nahuel Tabaré Medina, de 21 años, pariente de Pamela Tatiana, salió a buscar al asesino. Al enterarse que familiares de Acosta buscaban venganza, el menor homicida contactó a su amigo fugado del INAU y le pidió ayuda. Horas más tarde, ambos adolescentes robaron un auto. En el camino hacia Colón, levantaron a otros dos amigos.

Encontraron a Medina en la parada de ómnibus situada en Millán y Lecocq. El auto se detuvo unos instantes.

El "Jijo" y su cómplice dispararon desde adentro del auto. Medina cayó al suelo malherido por varios impactos. Poco después, los investigadores de la Zona IV descubrieron que ambos menores se escondían en Verdisol.

El jueves 15 fue capturado el adolescente que mató a Tatiana al dispararse su arma en forma accidental, mientras que "el Jijo" fue detenido ayer. Los policías percibieron que sobre el menor pesaba una requisitoria al haberse fugado del INAU.

Los dos otros sujetos que se encontraban en el auto ya fueron identificados por la Policía.

Frialdad.

Ante los investigadores, los dos menores no mostraron ningún arrepentimiento por los homicidios de un individuo en una "boca" de drogas", ni por la muerte de Tatiana o la de Medina.

Uno de los menores, que fue internado ayer por el juez de Adolescentes Allen Denby y la fiscal Nancy Hagopian, relató los hechos en forma monocorde. No abrió ningún juicio de valor, dijeron a El País fuentes del caso. El adolescente testificó que efectuó los homicidios "sin pensar demasiado" en las consecuencias y reconoció que se encontraba bajo los efectos de estupefacientes cuando los llevó a cabo. Hoy declarará "el Jijo" en la misma sede.

Operadores judiciales dijeron a El País que varios menores declararon, en el juzgado, que tiran primero "porque las armas deben ser usadas cuando son desenfundadas".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados