Juan Pedro Mir

"Se buscará recuperar días de clase"

El director de Educación, Juan Pedro Mir, sostuvo a El País que en el gobierno ya no hay más espacio para la negociación en aspectos como el dinero que se destinará a salarios, la existencia de metas de gestión (como subir la cuota por presentismo) y la inclusión en el presupuesto de una cláusula de paz que bloquee futuras huelgas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Lo que se marca ahora es un aumento de la partida por presentismo", dijo.

Por otro lado, advirtió que se buscarán los mecanismos para recuperar los días de clases perdidos. Mir dijo que durante la negociación con los gremios el gobierno “también cedió” a algunos planteos, y que el presupuesto que se armó es fruto de un acuerdo con los representantes de los docentes a nivel nacional.

—¿El gobierno está dispuesto a volver a abrir la negociación con los sindicatos?

—El gobierno tomó la decisión de levantar la esencialidad. De buscar la calma. De presentar un presupuesto con una fuerte inversión educativa y de ampliación del gasto. Ahora estamos a la espera de los sindicatos, para ver el aval que tengan las propuestas de base que se acordaron entre el gobierno y los mismos sindicatos. El gobierno ya hizo el máximo esfuerzo a nivel económico. Ahora les toca a ellos. El acuerdo planteado se hizo bajo la base de no pasarse de lo que el gobierno puede pagar. También se estableció la generación de mecanismos de logros de gestión, que es una política del Frente Amplio para todo el Estado. Y lo otro, que no es nada menor, es la presencia de un acuerdo, de una cláusula de paz, que implica que si negociamos por estos puntos no podemos ir a un conflicto permanente, sino que esto ya está saldado. Si se hace un acuerdo por salarios no puede haber conflictos por salarios.

—¿Todo esto no es negociable?

—Esto no se negocia. El gobierno negoció cosas que no son nada menores; por ejemplo, la aspiración de los sindicatos al respeto de la estructura de grado. Porque se habla de los 25.000 pesos al primer grado, pero a partir de esta base se mantiene toda la escala salarial por la cual cada cuatro años se aumenta un 8% por antigüedad. También a pedido de los sindicatos hubo un levantamiento de los topes salariales; hoy hay un conjunto de profesionales que trabajan y como hay topes por ley por los que no pueden ganar más que el director del subsistema, no cobran; ahora se eleva ese tope a lo que gana el presidente del Codicen. Otra cosa que se aceptó es negociar las partidas por presentismo. Ahora se pone el énfasis sobre lo otro, pero hay cosas que el gobierno también dejó por afuera. Se negoció para los dos lados.

—¿Cómo se van a aplicar los logros de gestión?

—Eso se va a negociar. No se va a medir por cuántos alumnos pasen de grado, eso es un disparate desde el punto de vista técnico. Lo que sí se puede medir es la cantidad de días de clase y el presentismo. Los logros de gestión tienen que ver con la optimización de los tiempos pedagógicos.

—¿Qué pasa con el resto de los planes? ¿Con los otros cambios que se prometieron a nivel educativo?

—Este presupuesto también aumenta la cantidad de cargos y edificaciones a nivel inicial. Con este presupuesto que se presenta, Uruguay logra tazas récord en América Latina en cobertura de educación en los que tienen 3 y 4 años. Se logra extender el logro de la cobertura de la educación media básica para que el 30% de los muchachos, ya sea en formato de UTU o liceo, tengan una oferta de tiempo extendido de 14 y 15 años, cuando esto hoy está en uno o dos liceos. Esto se logra con distintos formatos: con la extensión de los centros de tiempo completo y de tiempo extendido, por ejemplo. Son logros que apuntan a fortalecer el núcleo duro de las necesidades de transformaciones educativas. El gobierno quiere, junto con los avances de la negociación salarial, seguir planteando a la sociedad los cambios que esta fuerza política se comprometió a lograr. Hay un programa que nos marca rumbos en la articulación entre Primaria y Secundaria, en la articulación de una carrera docente que no vaya avanzando solo por antigüedad, por algo el presentismo está presente ahí…

—Pero hoy ya se tiene en cuenta el presentismo...

—Sí, pero solo en parte. Lo que se marca ahora es un aumento de la partida por presentismo.

—¿Cómo fue el clima de las negociaciones con los gremios? Porque en un momento pareció que se podía llegar a un acuerdo, pero no fue así.

—Que quede claro que estos acuerdos se firmaron con los representantes nacionales de los sindicatos. Para nosotros el acta refleja el nivel de avance de una negociación muy compleja. Reconocemos que los aumentos son por debajo de las legítimas aspiraciones del cuerpo profesional docente. Qué más quisiéramos nosotros que poder pagar lo que los docentes se merecen por su trabajo, el tema es que se paga en el marco de lo que la economía permite y teniendo en cuenta la masa de 60.000 docentes. Esta es la búsqueda de un frágil equilibrio entre las demandas de la educación y el resto de los trabajadores del Estado, porque acá hay una cosa fundamental, los que van a tener pocos y magros aumentos, pero aumentos reales, son los trabajadores de la educación, el resto no.

—¿Y qué pasa si los profesores del interior están de acuerdo con el planteo del gobierno y los de Montevideo no?

—No puedo contestar eso.

—¿Con este planteo se llega al 6% del PBI?

—No, llegamos al 4,8%. Pero esto es en medio de un contexto regional de achicamiento de la economía. Brasil tiene un gasto muy bueno en educación y lo va a tener que bajar.

—Pero hay una promesa de llegar al 6%...

—El programa del Frente Amplio dice que se tenderá al 6% del PBI a 2020 (el convenio actual es a 2017). Esa es la promesa. El gobierno es un conjunto, y todos los que estamos integrando el gobierno, en el Poder Ejecutivo y Legislativo, estamos comprometidos con el programa y además articulando y trabajando para lograr el fortalecimiento institucional de la Presidencia.

—¿Pero se va a llegar?

—Se va a tender a llegar.

—¿Qué quiere decir tender...?

—Se va a hacer el máximo esfuerzo dentro de un conjunto de demandas de la sociedad, que son también salud, sistema de cuidados, inversión en tecnología, desarrollo de investigación científica.

—¿Qué es lo que va a pasar en los días de clase perdidos?

—Parte del convenio señala que se buscará la forma de llegar a los días de clases establecidos por cada programa. Se buscará recuperar esos días.

—¿Cómo se va a hacer?

—En medio de un proceso de negociación hablar de esto puede alejar a las partes. Es prioridad del gobierno no solo recuperar los días de clase, sino lograr las condiciones necesarias para que todo el conflicto se solucione.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados