UNA MIRADA A LA VECINA ORILLA

Buenos Aires en obra: la capital porteña apuesta a la renovación

Las plazas enrejadas se cierran al caer la noche para evitar el vandalismo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Plaza Lavalle: uno de los lugares de la capital donde se harán obras. Foto: Diego Fischer

Seguimos avanzando juntos", se lee hoy por todos lados en Buenos Aires, y se puede comprobar. Este slogan encabeza los carteles del gobierno de la ciudad que están colocados en todos los lugares donde se realizan obras. Son muchísimos los puntos donde se pueden ver los trabajos que la administración de la capital porteña lleva adelante.

"Vamos Buenos Aires", sentencian esos mismos letreros, en un aliento a una metrópolis que desde 2007 no deja de apostar al futuro. Quienes cruzan el Río de la Plata con cierta frecuencia, habrán notado las transformaciones que en la última década se concretaron en la vecina orilla.

Los cambios empezaron con la llegada del hoy presidente Mauricio Macri al Gobierno de Buenos Aires y tienen continuidad en su sucesor y aliado político Horacio Rodríguez Larreta, al frente de la ciudad desde el año pasado.

Ni bien uno deja la terminal de Buquebus en Puerto Madero, lo primero que sorprende a un montevideano es la limpieza. Más que nunca, Buenos Aires brilla por su pulcritud. Se ven los contenedores de basura bien mantenidos y nunca desbordados, y en todas las avenidas y calles céntricas, abundan las papeleras.

Es inevitable hacer comparaciones. Los porteños son más de tres millones, nosotros los montevideanos no llegamos al millón y medio. ¿Cuál será el secreto? Entre las 23:00 y las primeras horas de la madrugada pasan los camiones recolectores de basura; antes los cartoneros (como llaman allí a los hurgadores) hacen su trabajo. Luego, la tarea se completa con el barrido manual de mañana temprano en las calles y con máquinas en las grandes avenidas. El resultado es evidente: a toda hora la ciudad está limpia.

Un paseo recuperado.

La calle Florida completamente remozaba, vuelve hoy a convocar a miles de turistas de la región y de todas partes del mundo que, por estos meses, colman los hoteles porteños.

Las obras insumieron casi dos años y le devolvieron a uno de los paseos más tradicionales de la capital argentina su atractivo. Todo el pavimento se reemplazó y se colocaron en el medio del pasaje hileras de plantas y arbustos que, al parecer, nadie osa robar o romper. Allí lucen como recién plantados y por las noches, se los riega. No hay más vendedores ambulantes, aunque sí pululan los "arbolitos" que ofrecen cambiar dólares y euros. Varias marcas internacionales que se habían marchado del lugar, años atrás, han comenzado a volver.

El cambio en el llamado microcentro, no se limita a Florida, también abarca a casi todas las calles comprendidas entre Santa Fe y Avenida de Mayo. El criterio para esta remodelación ha sido el mismo que para el resto de la ciudad: más vegetación, renovado mobiliario urbano y más luminarias.

Más obras.

Cruzando la avenida 9 de Julio rumbo a Callao, los trabajos siguen en los espacios verdes como la plaza Lavalle. Casi todos estos pulmones verdes han sido cercados por rejas, y se cierran al caer la noche por razones de seguridad y para evitar el vandalismo.

"Tomamos Santa Fe, porque Arenales está muy complicada", me dice el taxista que me lleva de regreso de mi infaltable incursión por el Ateneo Grand Splendid, esa gigantesca y deslumbrante librería que supo ser teatro un par de décadas atrás. "Con esto de la ciclovía, Arenales se pone dificilísima a esta hora"; eran las siete de la tarde.

Una de las políticas del gobierno de Buenos Aires, es fomentar el transporte ecológico y estimular a la gente que se traslade o vaya a trabajar en bicicleta. También es política del actual gobierno estimular el uso del transporte público y desestimular el traslado en el coche propio. Para ello, con buen suceso, se inauguró hace dos años el Metrobus, un intercambiador, bien pensado y mejor ejecutado, que atraviesa la parte central de la 9 de Julio.

Desde la semana pasada, funciona la segunda parte de esta obra, en la avenida Cabildo, y une a Olivos con Palermo, posibilitando a 250 mil usuarios diarios de 22 líneas de colectivos ahorrar un 35 por ciento de tiempo.

Buenos Aires deslumbrante como siempre, cara como nunca. Buenos Aires desbordada de turistas, que se deleitan de sus inagotables propuestas, y que gozan caminando por sus calles limpias y veredas sanas. Visitantes y locatarios que aprovechan el sol de esta inestable primavera, sentándose en los bancos de sus cuidadas plazas y parques. Viajeros que todo lo fotografían y transitan distendidos por una ciudad en la que la presencia policial es notoria y da tranquilidad. Buenos Aires una reina con un gobierno eficiente y súbditos que la quieren y la cuidan.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º