El MSP pasó de recibir 60 solicitudes diarias a más de 120

Por brote de fiebre amarilla se duplica la vacunación

Carla viajará en tres semanas a Bahía, uno de los destinos más turísticos de Brasil —junto a Río de Janeiro— a los que se extendió la recomendación de vacunarse contra la fiebre amarilla.

La dosis es por única vez y demora diez días en comenzar su efecto inmunizante. Foto: EFE
La dosis es por única vez y demora diez días en comenzar su efecto inmunizante. Foto: EFE

Por eso inició el trámite para inocularse. Desde que pidió un turno hasta que lo hizo su pareja, unas horas después, se habían entregado más de 120 números; el doble que el promedio a fin de año.

La vacunación no es obligatoria para quienes viajan a Brasil, de hecho la sanidad brasileña no exige el certificado para permitir el ingreso de extranjeros. Pero ante la extensión de las "zonas de transmisión" del virus, por parte de la Organización Mundial de la Salud, aumentó la demanda.

En las zonas más selváticas de Brasil, donde proliferan los mosquitos, es más frecuente el contagio. Pero hace dos años la epidemia alcanzó áreas más costeras, en especial a Minas Gerais. Resulta que en los últimos meses, el brote (que a priori no es nuevo) llegó también a los Estados de Río de Janeiro, Bahía y Espíritu Santo. Justo algunas de las áreas con más turismo y más frecuentadas en carnaval.

La situación causó cierto temor en la población brasileña y aunque las autoridades sanitarias pidieron calma, varios centros de vacunación de Río y Salvador se vieron abarrotados. Ante este panorama, y como las vacunas no dan abasto, "decidieron dar dosis más pequeñas", explicó Eduardo Savio, coordinador del comité de vacunas de la Asociación Panamericana de Infectología.

Según los cálculos más conservadores, desde fines de diciembre a la fecha han fallecido más de 20 personas en Brasil a causa de la enfermedad. Eso sí: como el virus se contagia por la picadura de un mosquito, al igual que el dengue, los médicos aconsejan el uso de repelente como antídoto.

En Uruguay no hay fiebre amarilla desde hace un siglo, razón por la cual la población no tiene los anticuerpos. La vacuna se da en una sola dosis y su efecto dura toda la vida, pero no está exenta de contraindicaciones o limitantes. Demora diez días en comenzar su efecto inmunológico, razón por la cual si viaja la semana que viene ya no tiene sentido vacunarse.

La propia vacuna puede dar fiebre, por eso es necesario que un médico dé su visto bueno a los mayores de 60 años y menores de cinco. A su vez, no puede administrársele la dosis a los inmunodeprimidos (personas con VIH) o a quienes están en tratamientos con corticoides.

Ante estos eventuales escenarios, y dada la alta demanda, el Ministerio de Salud exigirá desde el 29 de enero la indicación médica para quienes quieran vacunarse.

Se obtiene en tres lugares.

En solo tres puntos del país se vacuna contra la fiebre amarilla: el Puerto de Montevideo (se coordina por internet); en Rivera (4622 2414) y Salto (4732 0309). La vacuna es gratis, pero es necesario pagar el certificado internacional de inmunización, que cuesta $ 613. Y hay que presentar el documento con el que viajará.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)