POLÉMICA POR VENEZUELA

Brasil y Argentina culpan a Uruguay de agravar la crisis del Mercosur

El canciller José Serra criticó la decisión del gobierno de Vázquez de abandonar la presidencia pro tempore.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Uruguay está solo en su posición de pasarle la presidente del Mercosur. Foto: AFP

El Mercosur llegó ayer al que quizás haya sido su peor día desde el punto de vista institucional de su historia. Brasil sostuvo que la decisión de Uruguay de abandonar la presidencia temporal del bloque es una medida "sin precedentes" que "genera incertidumbre". Así lo dijo el canciller brasileño José Serra en una carta que envió a sus colegas del Mercosur, en la que reafirmó su oposición tajante a que Venezuela asuma la presidencia del bloque. Y el gobierno del país caribeño, lejos de bajar su apuesta, hizo durísimas críticas a Paraguay, Argentina y Brasil, a los que acusó de conformar una "Triple Alianza" de "la derecha extremista". La cancillería venezolana emitió un comunicado en el que excluye de sus críticas a Uruguay que, sin embargo, quedó totalmente aislado en su posición de traspasar la presidencia del bloque al gobierno de Nicolás Maduro.

Es que quizás condicionado por la cuestionada actitud de su predecesor, José Mujica, de impulsar, por consideraciones políticas, el ingreso en 2012 de Venezuela al Mercosur, el presidente Tabaré Vázquez se aferra ahora a la norma jurídica e insista en que el gobierno chavista debe presidir el Mercosur. El gobierno de Vázquez también toma en cuenta la posición de parte del Frente Amplio, que cuestiona la legitimidad del presidente de Brasil, Michel Temer, y que ha defendido o se ha mostrado comprensivo con el gobierno chavista. El canciller Rodolfo Nin Novoa ha dicho que Uruguay concurrirá a las reuniones que eventualmente convoque Venezuela.

El diario La Nación de Argentina barajó ayer la versión de que los presidentes de Paraguay, Horacio Cartes; Temer, de Brasil, y el argentino Mauricio Macri se reunirían en Río de Janeiro, en el marco de la inauguración de los Juegos Olímpicos en esa ciudad. Vázquez no tiene previsto ir, dijeron a El País fuentes oficiales.

El panorama se complicó más cuando Argentina, que había tenido una actitud ambigua, señaló a través de su cancillería que "ningún país podía asumir la presidencia pro tempore sin traspaso", y propuso una reunión para intentar resolver la situación.

El comunicado de Venezuela, otrora protegida por Cristina Fernández en Argentina y Dilma Rousseff en Brasil y ahora casi sin respaldo regional como consecuencia de un cambio drástico en la correlación de fuerzas en la comarca, fue furibundo. "La República Bolivariana de Venezuela, en pleno ejercicio de su Presidencia Pro Tempore del Mercosur, denuncia las maquinaciones de la derecha extremista del sur del continente, conformada en una nueva Triple Alianza, que ha venido actuando de manera artera, a través de maniobras leguleyas, para tratar de obstaculizar lo que por Derecho le corresponde", disparó el gobierno chavista.

Pero Brasil, un socio que no se puede ignorar dentro del Mercosur, entiende que la presidencia está vacante y es enfático en que Venezuela no asumirá. Serra dijo al diario Correio Braziliense que había sido "un error" el ingreso de Venezuela al Mercosur y, casi que despectivamente, comentó que el gobierno de Maduro "no logra hacerse cargo ni de Venezuela". Brasil exigía que Venezuela adecuase su normativa arancelaria (le falta adoptar 102 medidas) y quería que Uruguay extendiese su presidencia hasta mediados de este mes, cuando vence el plazo que tiene el gobierno chavista para cumplir esos requisitos. Paraguay enfatiza más en que el gobierno de Venezuela no da garantías democráticas.

En su carta, Serra sostiene que se requieren "medidas pragmáticas" y sugiere analizar la propuesta argentina de establecer un mecanismo transitorio de coordinación colectiva.

Paraguay, y su canciller Eladio Loizaga, siguen firmes en un rechazo tajante a la actitud del gobierno de Maduro. Loizaga dijo que rechaza la "autoproclamada" presidencia venezolana. "Uruguay ya entregó la presidencia y dejó la pelota saltando, entonces nosotros estamos agarrando esa pelota. Brasil, Argentina y Paraguay vamos a tener una reunión de los coordinadores, posiblemente esta semana, lo más pronto posible, para ir viendo las alternativas", dijo Loizaga.

El País consultó ayer a la cancillería, pero no hubo comentarios sobre el tema.

Loizaga también advirtió que "tampoco vamos a participar de ninguna convocatoria que se haga porque no existe una autoproclamación de la presidencia; esto tiene que hacerse en el marco de la cumbre de jefes de Estado y de cancilleres y de ministros de economía". Aunque la normativa del Mercosur no establece con claridad que esto debe ser así, lo cierto es que los traspasos de la presidencia, en los 25 años de historia del Mercosur, se hicieron en el marco de reuniones del Consejo Mercado Común y de cumbres presidenciales.

Loizaga mencionó que Venezuela no comparte la intención del resto de los países del Mercosur de hacer converger al bloque con la Alianza del Pacífico. Pero más allá de objeciones que Paraguay hace a Venezuela por razones vinculadas a la política comercial o de derechos humanos, lo cierto es que el gobierno guaraní se está vengando. En 2012 Paraguay fue suspendido del Mercosur y eso facilitó el ingreso de Venezuela. Hasta entonces el parlamento guaraní se oponía a su entrada.

El Mercosur, cuyos presidentes no se reúnen desde diciembre, sigue sin rumbo y acéfalo en momentos en que busca acordar un tratado de libre comercio con la Unión Europea.

Socialistas en defensa de Maduro.

La cancillería venezolana dice que es "falso" que la presidencia del Mercosur esté vacante y que sostenerlo es "una fraudulenta tesis". Los habituales defensores en Uruguay del gobierno chavista usaron el hecho de que el Consejo Nacional Electoral de ese país diese por válida la primera etapa para realizar un referéndum revocatorio del mandato del presidente Nicolás Maduro como muestra de que allí funciona una democracia. "En Venezuela avanza referendo contra Maduro. Entonces hay Democracia en Venezuela, verdad?", puso en las redes sociales el diputado socialista Roberto Chiazzaro. Haciendo suyos los argumentos del gobierno de Maduro, escribió en Twitter: "la Triple Alianza neoliberal del Mercosur apelando a una formalidad consuetudinaria le niega legitimidad a la presiden- cia de Venezuela en el Mercosur".

Argentina no quiere traspaso sin las debidas formalidades.

Argentina hizo un planteo que se puede interpretar que apunta a "emprolijar" algo la situación. Trascendió una carta del 29 de julio de su canciller, Susana Malcorra, a sus colegas del Mercosur en la que señala que su país entiende que la presidencia temporal del Mercosur "no puede ser asumida ni ejercida hasta tanto se concrete su traspaso por el Consejo del Mercado Común, bajo el formato y las formalidades del caso".

La semana pasada, Uruguay anunció que dejaba la presidencia del Mercosur y que entendía que debía asumirla Venezuela, la que a su vez se declaró el fin de semana en ejercicio de la presidencia. Argentina entiende que lo ocurrido puede "generar una situación inédita en los 25 años del Mercosur" y "derivar en una parálisis de sus trabajos, con consecuencias negativas para todos los estados parte". Y planteó una reunión de coordinadores nacionales del Mercosur en esta semana para intentar zanjar la situación.

La acefalía por la que atraviesa, deja al Mercosur en una posición complicada en un momento en que negocia un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea. Las tratativas, si bien distan de cerrarse, son el único elemento relevante que tiene hoy la agenda externa de un bloque, que no ha logrado como tal últimamente acuerdos comerciales relevantes. Crecientemente conscientes de esta situación, los socios intentan por separado salir del encierro. Argentina se quiere acercar a la Alianza del Pacífico y Uruguay está a punto de cerrar un acuerdo de libre comercio con Chile.

Uruguay, impulsor decidido de las conversaciones con la Unión Europea, se había asegurado seguir liderando las conversaciones con ese bloque, en las que, por otro lado, Venezuela nunca participó.

Las conversaciones estuvieron casi paralizadas durante el anterior gobierno argentino que no estaba para nada entusiasmado con ellas, pero ahora Mauricio Macri las impulsa.

Michel Temer dio un viraje total.

"Lula" da Silva primero y Dilma Rousseff después, fueron complacientes con el fallecido Hugo Chávez y luego con su sucesor, Nicolás Maduro. El gobierno de Michel Temer dio un viraje radical y no le perdona una al chavismo

Tabaré Vázquez en posición incómoda.

Ni Tabaré Vázquez ni su canciller Rodolfo Nin Novoa simpatizan con el gobierno venezolano. Pero tampoco son cercanos al nuevo gobierno brasileño. Vázquez no se ha reunido con Michel Temer. Uruguay quedó solo en este tema.

La venganza de Paraguay.

Paraguay se está vengando. En 2012 fue suspendido del Mercosur y eso facilitó el ingreso de Venezuela. Brasil, Argentina y Uruguay lo cuestionaron cuando su parlamento destituyó a Fernando Lugo. Ahora veta a Venezuela.

Macri es enemigo de Maduro.

La canciller de Mauricio Macri, Susana Malcorra, parecía benevolente con Maduro. Pero Macri ordenó un endurecimiento. Argentina pide que el traspaso de la presidencia tenga formalidad y un mecanismo de transición si no se concreta.

Maduro necesita aire.

Nicolás Maduro, acosado por la oposición y una tremenda crisis socioeconómica en su país, podría interpretar como un éxito y una cierta legitimación presidir al Mercosur. Pero eso es algo que parece ahora casi imposible.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)