Un informe de EE.UU. señala el fortalecimiento de la vigilancia de puertos

Bonomi: "habrá que investigar" si la mafia rusa está en Uruguay

La Armada fortaleció los controles portuarios a través de la vigilancia de las fronteras fluviales e implementó un sistema de centralización del registro de las embarcaciones deportivas como estrategia para el control de ingreso de drogas al territorio nacional, señala el informe anual del Departamento de Estado de Estados Unidos divulgado ayer por El País.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La Armada mejora su inteligencia y controles en los puertos del río Uruguay. Foto: D. Borrelli

A la vez, la fuerza naval incrementó la recolección de información de inteligencia con nuevas técnicas en los puertos del río Uruguay, agrega el informe estadounidense.

En el año 2014, las autoridades incautaron un total de 460 kilos de cocaína, 227 kilos de pasta base y 1,5 toneladas de marihuana.

La presencia de la Armada en las fronteras fluviales es clave para el éxito de la incautación de drogas. "Algunas de las zonas francas de depósitos, el puerto de Montevideo y los aeropuertos son utilizados como puntos de tránsito para bienes falsificados (generalmente fabricados en China) o materias primas que se dirigen a Brasil y Paraguay", asegura el documento del Departamento de Estado.

Uno de los episodios más recordados con intervención de la Armada y otras fuerzas especiales fue la denominada "Operación Campanita", que comenzara en 2006 cuando se incautaron 350 kilos de cocaína, vehículos, armas, dinero y propiedades, entre ellas un laboratorio instalado en Parque Batlle. Por esta operación, la Policía detuvo a decenas de personas y la Justicia procesó a una treintena.

El gobierno estadounidense ha venido entrenando a varias agencias estatales uruguayas en lavado de dinero, técnicas de investigación financiera y contra el narcotráfico. Estados Unidos y Uruguay tienen firmado un tratado bilateral de extradición que entró en vigencia en 1984, uno sobre mutua asistencia legal de 1994, y un acuerdo de entendimiento a través del cual Estados Unidos apoya a Uruguay en diversos programas contra las drogas.

"Habrá que investigar".

En sus primeras reacciones al conocer el informe, el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, afirmó que "habrá que investigar".

El informe indica que la Policía y el Poder Judicial de Uruguay tienen la convicción de que en el país operan organizaciones criminales colombianas, mexicanas y rusas, y que existe preocupación por actividades del crimen organizado originado en Brasil.

Sin embargo, Bonomi afirmó que esa mafia rusa podría estar vinculada al narcotráfico y que "los cárteles de la droga han pasado todos (por Uruguay), ninguno se ha quedado hasta ahora, habrá que investigarlo".

El informe considera que la corrupción del sector público uruguayo no es un factor relevante para explicar la ocurrencia de estos delitos; no obstante Uruguay presenta varias vulnerabilidades, y se detecta un incremento de los delitos violentos vinculados a las drogas.

"Aunque el gobierno de Uruguay dio pasos en 2014 para contrarrestar el lavado de dinero y el financiamiento de las actividades terroristas y continúa haciendo progresos en su aplicación, Uruguay continúa siendo vulnerable a esas amenazas", establece el informe.

El análisis sobre Uruguay señala que en 2013 y 2014 se registraron cinco casos de alto perfil vinculados al lavado de fondos provenientes de Perú, Argentina y España, aparentemente originados en actividades relacionadas con organizaciones de tráfico de drogas. En el esclarecimiento de uno de estos casos colaboró la DEA (Administración para el Control de Drogas, por su sigla en inglés) estadounidense.

El estudio asegura también que los narcotraficantes participan en otras actividades ilícitas como el robo de autos y el tráfico de personas y que los delitos violentos se están incrementando significativamente.

"Uruguay tiene fronteras porosas con Argentina y Brasil y, a pesar de su pequeño tamaño, las diferencias de precios entre Uruguay y los países vecinos generan un mercado para bienes contrabandeados. El contrabando de dinero y el lavado de dinero ocurren. Dada la libre movilidad de larga data del capital en Uruguay, el dinero probablemente sea lavado a través del sector financiero formal (on—shore y off shore )", agrega el informe.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados