LA POLÍTICA SOBRE SEGURIDAD PÚBLICA

Bonomi dice que por primera vez desde 1985 bajarán las rapiñas

En este año se verifica una caída de 8% en la cantidad de homicidios.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Según Bonomi, el mayor patrullaje llevó a la caída de las rapiñas. Foto: A. Colmegna

En momentos en que el gobierno y los partidos políticos están estudiando cambios legislativos que puedan mejorar la seguridad, el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, a quien parte de la oposición responsabiliza por la falta de resultados, anunció que 2016 marcará un punto de inflexión, porque cerrará con una caída en la cantidad de rapiñas, la primera desde la vuelta a la democracia. Sin embargo, de acuerdo con datos de Uycheck.com publicados el domingo 12 de junio en El País, las rapiñas bajaron en 1988, 1991, 1994, 1998, 2001, 2003 y 2004.

Bonomi aseguró también que, tras las cifras récord del año pasado, en lo que va de 2016 se verifica una baja del 8% en la cantidad de homicidios.

El ministro explicó ayer en un almuerzo de la Asociación de Dirigentes de Marketing (ADM), que la mejora es atribuible a la instrumentación del programa de intensificación del patrullaje que se implementó el pasado 10 de abril, que ya está produciendo una caída de las rapiñas particularmente marcada en Canelones. Hasta el 10 de abril, las rapiñas seguían creciendo a un ritmo de 2% con respecto a los primeros tres meses de 2015. En los últimos dos meses se registró una baja global del nivel de rapiñas de 11%, aseguró.

El patrullaje se intensificó con 1.000 agentes que tienen flexibilidad horaria; 500 actúan en Montevideo, 50 en San José, 200 en la Guardia Republicana y 250 en Canelones. Bonomi explicó que los agentes trabajan sobre 52 microterritorios, de los cuales 28, que abarcan 42 kilómetros cuadrados, están en Montevideo. "El modelo funciona, logra hacer que caigan las rapiñas. No estamos diciendo que el sistema es perfecto ni es una fórmula mágica", dijo Bonomi. Ratificó que la intención del gobierno es que durante su período caigan 30%, y que en el último año de gestión se realicen menos que en el primero. Además, dijo que no se ha verificado que el mayor patrullaje produzca un "corrimiento" del delito. Desde 2010 hasta 2015 las rapiñas crecieron en Uruguay a un promedio anual de 10%. Actualmente el 94,4% se concentra en Montevideo y Canelones. El programa de patrullaje intensificado también ha tenido un impacto en el descenso, aunque menor, en la cantidad de hurtos, dijo el ministro. El patrullaje intensificado "llegó para quedarse" porque hay recursos para que tenga continuidad, aseguró el ministro.

Bonomi anunció que se instalarán 2.000 cámaras más en todo el país, de las cuales 1.000 estarán en Canelones. Y este año comenzarán a funcionar los helicópteros de la Policía.

Desmanes en 18.

El ministro defendió la operativa policial en la noche en que hinchas de Peñarol provocaron destrozos en 18 de Julio y saquearon un comercio a dos cuadras de la Jefatura de Policía. Señaló que se evaluará, para el futuro, establecer áreas determinadas para los festejos de las hinchadas. "Los agentes aparecieron enseguida... (Los hinchas) estaban disparando de los agentes cuando pasó esto. Se los dispersó y dispararon. Después hubo seguimiento... Esto duró un rato", explicó. Bonomi ratificó la decisión de buscar soluciones para la seguridad de los partidos de fútbol que no impliquen el ingreso de la policía a las canchas.

El ministro enfatizó que la policía seguirá ingresando a todos los barrios para dar seguridad, y rechazó el argumento de que su presencia "estigmatiza" a determinadas zonas. Según Bonomi, hay una "subcultura marginal" que requiere políticas integrales de rehabilitación.

Blancos ven "exceso de optimismo" del gobierno.

El diputado nacionalista Pablo Abdala dijo que reconoce el esfuerzo hecho para tecnificar a la policía, pero que el ministro Bonomi incurre en "un exceso de optimismo" cuando vaticina que las rapiñas caerán basándose en datos de dos meses. Bonomi señaló que caen desde abril, y Abdala recordó que el propio ministro ha dicho en el pasado que los delitos se incrementan en primavera y verano, por lo que la actual declinación podría atribuirse, siguiendo su razonamiento, a "la llegada temprana del frío".

Además, según Abdala, "el ministro confunde tecnificación con los resultados, que en realidad no se condicen con esa tecnificación", señaló el legislador. Abdala cree que Bonomi admite su fracaso previo, porque cuando era ministro del anterior gobierno las rapiñas crecieron 30%.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º