sistemas de espionaje

Bonomi: "Descartamos la compra de El Galileo porque es invasivo"

El ministro del Interior informó sobre las conversaciones que se mantuvieron para la compra del sistema de espionaje. También defendió el sistema adquirido El Guardián que considera "da garantías" que hasta ahora no existían.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Eduardo Bonomi se mantiene en el ministerio del Interior. Foto: Gerardo Pérez

El ministro del Interior Eduardo Bonomi sostuvo que el gobierno descartó el uso del sistema de espionaje El Galileo porque es “invasivo”, pero defendió el programa El Guardián ya que considera que replica lo que se hace desde hace años aunque dando garantías.

Esta semana, como consecuencia de la filtración por parte de Wikileaks de miles de correos y documentos que pusieron en el ojo de la tormenta a la empresa que ofreció el programa de espionaje Galileo por sus polémicos negocios en todo el mundo, se supo que en mayo de 2014, un año después de haber confirmado la compra de El Guardián para espiar llamadas, correos electrónicos y redes sociales, jerarcas del gobierno de José Mujica continuaban haciendo consultas por otros equipos de espionaje, más poderosos y polémicos aun, y recibieron a los representantes de una controversial firma italiana, Hacking Team, que ofreció su producto estrella: el Remote Control System (RCS), también conocido como Da Vinci o Galileo.

Si bien la política del Ministerio del Interior es no divulgar la compra de este tipo de sistemas porque los considera "estratégicos" y los adquiere de manera secreta y reservada, El País confirmó que después de la presentación no se activó ninguna negociación por Galileo.

En este sentido Bonomi sostuvo que la compra de este sistema fue descartada. “Es cierto que analizamos el Galielo, pero lo descartamos porque es invasivo”, dijo ayer el ministro al programa Tiempo Presente de Radio Rural. Asimismo, Bonomi afirmó que “lo que puede hacer El Guardián es lo mismo que se hace desde hace años sin garantías”.

En relación al nuevo maletín encontrado en las inmediaciones de la embajada de Israel semanas atrás, Bonomi dijo que “no se puede decir que estamos fuera (del terrorismo), pero lo que se maneja acá es una novela”.

“La gente en el mundo que anda poniendo bombas no deja un maletín, un cable. Cuando la pone, la pone”, afirmó.

Por otra parte, el ministro sostuvo que por Uruguay pasaron todos los cárteles, pero “ninguno quedó”. De todas formas afirmó que hoy hay más de 1.000 bocas de pasta base en Montevideo.

"Empresas" detrás del abigeato

Bonomi también afirmó que el abigeato aumentó y que detrás hay “empresas”. Según el ministro, hoy esa carne se utiliza para abastecer “algún tipo de frigorífico chico”.

El ministro dijo que se busca generalizar la policía comunitaria rural como la que se instrumentó en Florida donde “funcionó”.

Violencia en el fútbol.

El ministro del Interior por otra parte criticó a quienes sostienen que se debe tomar el ejemplo inglés para reducir la violencia en el deporte. “Siempre nos mandan mirar a Inglaterra, que sigue un protocolo UEFA donde los clubes son los responsables”, dijo Bonomi quien insistió: “Que los clubes pongan las cámaras”.

“No podemos poner cámaras para espectáculos privados que producen mucho dinero (…) El gobierno puede dar una mano, pero no puede hacerse responsable”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)