DUPLICARÁN INSPECTORES EN NOCHE DE LA NOSTALGIA

Bolicheros y vecinos cara a cara y sin acuerdo

Consideran fundamental el papel del Ministerio del Interior para solucionar problema de ruidos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Propietarios de boliches exponen sus opiniones sobre ruidos molestos. Foto: A. Colmegna

Nuevamente autoridades de la Intendencia de Montevideo, vecinos y propietarios de boliches junto a ediles y el alcalde del Municipio CH, Andrés Abt se reunieron para discutir sobre el asunto de la movida nocturna y los ruidos molestos. En este caso la iniciativa surgió del alcalde y de un grupo de jóvenes del Partido Nacional, que decidieron juntar a todas las partes en el Club Casal Catalá de Montevideo, ubicado en Araucho 1186. Allí durante más de 3 horas, los diferentes actores expusieron sus opiniones y puntos de vista sobre el tema y sobre el proyecto de decreto que está en la Junta Departamental.

Los primeros en tomar la palabra, fueron el director de inspección General de la IMM, Diego Banizi y la directora de Espectáculos Públicos Marta Garagorry. Además de explicar en qué consistía su función explicaron que a la hora de regular y controlar el tema de los ruidos molestos, el mayor inconveniente que están teniendo es el giro comercial de los establecimientos. Según cuentan, algunos reciben la habilitación para poner un restorán, pero luego comienzan a extender su horario y después de determinada hora, sacan las mesas y lo transforma en un boliche bailable, "sin contar con las habilitaciones necesarias, ni de aislación ni de capacidad".

Para solucionar este problema, la IMM planea cambiar la normativa vigente con respecto a este tema de forma de establecer y definir claramente qué lugares están habilitados para funcionar como discotecas, cuáles como pubs, y cuáles como restaurantes.

Al referirse a las denuncias por ruidos molestos efectuadas por vecinos, el jerarca indicó que la hora pico es entre la 1:00 y las 3:00 de la mañana, y que muchas veces, al contar con pocos inspectores, "se puede demorar un poco en llegar a la casa del vecino a medir los decibeles y puede ocurrir que una vez que llegamos el ruido disminuyó". Actualmente se cuenta con 4 móviles con 2 inspectores en cada uno, pero para la noche de la nostalgia la cifra aumentará. "El 24 de agosto el número de inspectores se duplicará ya que se espera que salgan 20 mil personas además de las 25 mil que salen habitualmente los fines de semana.

En cuanto a los ruidos que producen las personas que salen y se quedan en las calles gritando y tomando, los funcionarios explicaron que ellos no pueden hacer nada frente a eso.

"Nosotros no podemos ir y sacar a la gente que está en la calle conversando o gritando, porque eso le compete al Ministerio del Interior", explicó Garagorry.

Vecinos.

Pero según los vecinos, el Ministerio del Interior se desliga del asunto, y sostienen que "no son responsables de las personas que están en la puerta de los boliches, ni en la vereda, si no hay gente herida, peleas o algún disturbio", contó Jimena, una vecina que se reunió con personal de esa cartera.

Otra vecina, que vive en Bulevar España y Paullier, sostuvo que padece los ruidos provenientes de boliches desde hace más de 10 años, y que lo único que quiere "es poder dormir".

"Queremos que los jóvenes se diviertan, pero que sea de la puerta para adentro", opinó.

Otros más radicales se muestran en desacuerdo con el "plan piloto" de la IMM y opinan que la solución es cerrar los locales de la zona.

Bolicheros.

En tanto, el abogado de varios de los propietarios de boliches, sostuvo que el decreto debería ser aprobado "para la totalidad de los boliches y no solo para los que están en una determinada zona". Por otro lado, sostuvo que las penas que establece el proyecto "son extremadamente altas, y no es proporcional a la infracción que se comete. Si bien las sanciones son progresivas, se comienza con 45 mil pesos de multa", expresó.

Por su parte, según contó uno de los bolicheros, desde que comenzó a implementar las medidas del proyecto voluntariamente —ya que todavía no es decreto— bajó en un 30% la facturación del boliche.

"De aprobarse tal cual está, los ingresos bajarán, los boliches tendrán que reducir los costos y personal. Entre todos se debe llegar a una solución que sea lo menos perjudicial para las partes, tanto para los vecinos como para los propietarios de los establecimientos, como para los jóvenes que quieren salir de noche".

EL MUNICIPIO Y LA IMM.

Distintas visiones - Andrés Abt - Alcalde del Municipio CH.

"La idea es poder conocer las distintas visiones de todas las partes para poder tomar

insumos y pensar la mejor

normativa que cumpla con las expectativas de todos los involucrados, para de esa forma generar la mejor convivencia en Montevideo".

Más capacitación - Diego Banizi - Dir. de Inspección General de la IMM.

"Estamos preparando a los inspectores para cuando se apruebe el proyecto de decreto. Se le están dictando cursos por parte de técnicos sobre cómo medir los decibeles, y también de relacionamiento con el ciudadano y resolución de conflictos".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)