Ayer formalizaron el trámite y el lunes presentan las carpetas con denuncias

Blancos pidieron investigadora apuntando a gestión de Sendic

El Partido Nacional, a través del senador Álvaro Delgado, presentó formalmente ayer en la presidencia de la Cámara de Senadores el pedido para que se conforme una comisión investigadora que indague la gestión de Ancap en los últimos años.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Delgado sostiene que hubo presentación tardía de balances y otras irregularidades. Foto: D. Borrelli

"Queremos investigar Ancap porque las malas gestiones las paga la gente", señaló Delgado. Agregó que tiene 12 carpetas con documentación vinculada a la gestión de la empresa pública en los últimos años.

El próximo lunes a partir de las 11 se reunirá una comisión preinvestigadora conformada por el senador Leonardo de León (que integra el sector del expresidente de Ancap y hoy vicepresidente de la República, Raúl Sendic, y que dirigió Alcoholes del Uruguay, subsidiaria del ente autónomo), Marcos Carámbula (Partido Comunista) y José Carlos Cardoso (Partido Nacional).

Sendic, en el centro de los cuestionamientos de la oposición por su gestión en Ancap, dijo que está dispuesto a apoyar la creación de una comisión investigadora, y fue respaldado en esa posición por el presidente Tabaré Vázquez.

En la justificación de su pedido, Delgado escribió que no es común que "la empresa con mayores ingresos en el país, que tiene como principal producto la venta de combustibles, cuyo precio es fijado en forma administrativa, haya tenido pérdidas acumuladas por más de US$ 600 millones en los últimos cuatro años".

Esto llevó a un muy fuerte deterioro del patrimonio de la empresa que pasó de US$ 1.124 millones a fines de 2010 a US$ 432 millones al cierre de 2014. Esto a su vez derivó en que la agencia calificadora de riesgo Moodys haya bajado cuatro grados la nota de la deuda emitida por Ancap.

Delgado apunta también que hubo demoras en la ejecución de inversiones que generaron pérdidas e irregularidades como la presentación tardía de estados contables, la construcción de barcos que no funcionan, licitaciones controvertidas y la realización de negocios de triangulación con petróleo.

Las contrataciones dispararon los gastos pero no mejoraron la productividad proporcionalmente al aumento de personal, sostiene Delgado. El senador blanco destaca que al rubro honorarios y servicios contratados se destinaron US$ 85 millones en el ejercicio 2014, lo que implicó un alza de 33% frente al año anterior.

"Por lo expuesto tenemos la convicción que estamos obligados a trabajar sobre estos temas para evaluar realmente cuáles fueron los extremos que incidieron o coadyuvaron al abultado déficit y a la muy difícil situación financiera que atraviesa el ente estatal", sostiene Delgado. El senador mencionó que la propia ministra de Industria, Carolina Cosse, señaló que Ancap debe ser más cuidadosa con los gastos y recordó que el sindicato de la empresa pública emitió un comunicado bajo el título "El fracaso de la gestión en la principal empresa industrial del país".

Efectivamente, el grupo económico que conforma Ancap con sus subsidiarias tuvo ingresos brutos por US$ 3.762 millones en 2014, lo que implica que se trata de la empresa más grande del país si se toma en cuenta ese indicador. Fundada en 1931, Ancap importa y refina petróleo y derivados, comercializa y distribuye combustibles líquidos, semilíquidos y gaseosos, importa, elabora y vende lubricantes, fabrica cemento portland, agrocombustibles y bebidas alcohólicas y explota yacimientos de hidrocarburos en el exterior. En 2014 perdió US$ 324,1 millones y en 2013 US$ 169 millones. Parte de las pérdidas de Ancap se explican por el alza del dólar ya que el ente tiene deudas significativas nominadas en la moneda estadounidense.

El senador y expresidente José Mujica había acusado a los representantes de la oposición en el directorio de Ancap de no haber investigado las supuestas irregularidades.

Mujica acusó que la oposición "quiere montar un teatro, y que están ya en campaña electoral". Recordó que "tuvo toda una década un representante en Ancap". "¿Para qué está la oposición en los organismos?", preguntó.

En los cinco años de la administración Mujica, en Ancap el Partido Nacional estuvo representado por el actual senador Carlos Camy entre 2010 y 2014, y luego por Elena Baldoira, ambos de Alianza Nacional. El Partido Colorado tuvo al exdiputado Juan Justo Amaro (2010-2013) y a Juan Máspoli, ambos integrantes del sector Batllistas de Ley. El líder del sector colorado Vamos Uruguay, el senador Pedro Bordaberry, ha insinuado que los directores opositores no actuaron con firmeza.

Pero el exdirector Amaro sostuvo que lo dicho por Mujica "es algo absolutamente infeliz". "Nosotros actuamos responsablemente, apoyando algunas cosas y criticando otras", dijo Amaro a El País.

Recordó que en la primera administración del Frente Amplio no hubo representantes de la oposición en las empresas del Estado y que "el plan estratégico que diseñó el Frente Amplio (para Ancap) se hizo antes de nuestra gestión".

Amaro aseguró que "la oposición cumplió su función" y reconoció que no vio ninguna irregularidad en Ancap, pero "sí inconsistencias", como por ejemplo el sistema de compra financiada de petróleo a Venezuela, "que nunca apoyamos porque se exponía a Ancap a un gran endeudamiento en dólares, como ocurrió".

En el año 2012, Bordaberry se molestó con afirmaciones del entonces presidente Mujica, que acusó a los integrantes de la oposición en los entes de estar "atornillados a los cargos" por criticar la gestión del gobierno pero permanecer igual en los organismos estatales.

Entonces, el líder de Vamos Uruguay decidió retirar a sus representantes de los organismos públicos. Quedaron hasta el final del gobierno de Mujica los nacionalistas y los que representaban al Partido Independiente y al sector colorado Batllistas de Ley.

"Estoy pintado".

En torno a la participación de la oposición en los entes se recuerda un caso muy singular: el del exdirector colorado de Antel, Carlos Guariglia (2010-2012), que admitió en público que la relación con los restantes directores de Antel, la presidenta Carolina Cosse y el vicepresidente Pablo Barletta, no era buena. "Estoy pintado" en el directorio, admitió Guariglia.

"Esto forma parte de un estilo de conducción personalizado en donde el funcionamiento del directorio es consecuencia de ese estilo de conducta o gestión", dijo. Por eso, Guariglia resolvió no firmar las actas del directorio y abstenerse de opinar sobre algunos gastos de Antel, por ejemplo en materia publicidad. Una de las cosas de las que se quejó Guariglia fue de que las sesiones del directorio eran brevísimas, y no duraban más de 40 minutos. Una, en 2012, solamente se extendió por cinco minutos. "Todo se aprueba de manera fría y automática", aseguró entonces Guariglia.

EXDIRECTORES DE ANCAP

Votos en contra

Juan Máspoli - Partido Colorado

"Voté en contra de los balances, de las alzas tarifarias y del endeudamiento con Venezuela. Las inversiones eran necesarias pero se extendieron y provocaron sobrecostos. La gran mayoría, cuando asumí en 2013, estaban en curso. La información se daba sin inconvenientes pero una investigadora contribuirá a echar luz".

En tiempo y forma.

Elena Baldoira - Partido Nacional

"En su momento señalamos que no se nos informaba en tiempo y forma. Nosotros cumplimos nuestra función pero vamos a esperar un tiempo porque los interlocutores del partido en este tema ahora son otros. El senador Bordaberry desconoce lo que puede haber pasado adentro (de Ancap)".

"Inconsistencias".

Juan Justo Amaro - Partido Colorado

"Durante los años de gestión en Ancap no vi ninguna irregularidad en Ancap, aunque sí inconsistencias. Por ejemplo, el sistema de compra financiada de petróleo a Venezuela, que nosotros nunca apoyamos porque se exponía a Ancap a un gran endeudamiento en dólares, como finalmente ocurrió".

Los temas a investigar.

El senador Álvaro Delgado anunció ayer que el lunes presentará doce carpetas con los puntos que se deberían investigar sobre la gestión de Ancap en el último período. Allí incluirá asuntos que considera irregulares o situaciones inconvenientes en Ancap. Según supo El País, algunos de estos temas son:

Balances tardíos. Ya habían sido denun-ciados en un pedido anterior de comisión investigadora que el Frente Amplio no votó.

Situación económica. En los últimos tres años, Ancap acumula pérdidas por casi US$ 600 millones. La situación más grave se dio en 2014, cuando perdió US$ 324 millones. A estos se suma el deterioro del patrimonio de Ancap, y un endeudamiento que se multiplicó por seis entre 2005 y 2014.

Contratos incumplidos. La denuncia del Partido Nacional menciona el caso de Cementos del Plata, una subsidiaria de Ancap, que construyó plantas de cal por US$ 100 millones, con atrasos en la terminación de las obras e incumplimientos de los contratos por no entregar las cantidades de cal comprometidas.

Gastos excesivos. Solo en publicidad, Ancap gastó en los dos últimos años US$ 10,7 millones, superado únicamente por Antel en este rubro. En 2014, solo en honorarios y contrataciones gastó US$ 85 millones, un 33% más que en 2013.

Deuda impaga por Pluna. Ancap aceptó cheques por US$ 30 millones por 180 días cuando lo que establecía el convenio era por 30 días.

Aumento de funcionarios. A diciembre de 2014 Ancap tenía 2.929 funcionarios, 35% más que en el año anterior, sin contar los tercerizados que superan los 1.100 y el personal de las empresas subsidiarias. El costo de personal de Ancap pasó de US$ 43 millones en 2005 a US$ 183 millones en 2014.

Remolcador. Ancap gastó US$ 12,5 millones en un remolcador, que nunca funcionó, y dos barcazas .

Triangulaciones. El convenio entre Ancap y Petroecuador y Trafigura reveló una triangulación en el exterior con el petróleo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados