Alarma al Frente la “filtración” de los problemas del ente

Blancos con la mira en intermediaria de Ancap

El Partido Nacional pondrá en la mira un acuerdo de fines del año pasado entre la intermediaria Exor (representada por un dirigente frenteamplista) y Ancap, que hoy puede llevar al Estado a perder entre 3 y 5 millones de dólares.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ancap: ayer el Senado votó la ley que habilitará a que cancele su deuda con Pdvsa. Foto: F.Ponzetto.

Ayer el Frente Amplio se alarmó porque la información, aparentemente reservada, fue publicada en la edición del pasado sábado por El País. El oficialismo pretendía que continuara siendo secreta la demanda y el papel jugado por la empresa paraguaya ante Ancap.

El senador nacionalista Álvaro Delgado había mencionado la actuación de Exor como una de las razones que justificaba investigar la gestión de la empresa pública. Delgado dijo a El País que "llaman mucho la atención" las conversaciones entre Ancap y Exor ya que esta no habría dado servicios.

"Queremos profundizar. Tenemos demasiadas preguntas y más dudas que antes", señaló Delgado.

Exor, representada por el dirigente frenteamplista Alejandro Steineck (dirigente de la Vertiente Artiguista que fue electo diputado suplente en 2005-2010 y ahora representa al Estado en el directorio de TCP) entabló en 2013 una denuncia en el Juzgado Letrado de Primera Instancia de Cuarto Turno de lo Contencioso Administrativo porque entiende que Ancap y Petróleos de Venezuela (Pdvsa) la excluyeron luego de firmar un contrato para que formara un fideicomiso tendiente a canalizar el pago por adelantado de 727 millones de dólares por parte del Estado uruguayo a Pdvsa por la compra de crudo.

Exor calcula que por el incumplimiento de aquel contrato fue objeto de un perjuicio de entre 15 y 25 millones de dólares. Amenazó a Ancap con una demanda pero el servicio jurídico del ente garantizó que el juicio sería ganable porque quien excluyó a Exor fue Pdvsa y no Ancap.

Sin embargo, a fines del año pasado, una vez concluidas las elecciones nacionales y garantizado el triunfo del Frente Amplio, el directorio de Ancap, sin que se conozcan las razones todavía, firmó un contrato con Exor para dejar en suspenso el juicio hasta el 19 de diciembre de este año. A cambio se comprometió a darle participación en un futuro negocio con Pdvsa. No obstante, en julio de este año el Poder Ejecutivo acordó con Venezuela pagar su deuda por crudo de US$ 262 millones con granos, lácteos y pollos, para lo que se formó un fideicomiso y Exor no fue convocada.

La empresa alega un nuevo incumplimiento, y esta vez reclama a Ancap entre 3 y 5 millones de dólares. La diferencia es que en el ente ahora se entiende que el juicio puede perderse.

El gerente de servicios jurídicos de Ancap, Leonardo Bianchi, dijo en la comisión investigadora sobre la empresa pública la semana pasada que Exor no tenía posibilidades de ganar el juicio que había entablado porque su exclusión fue iniciativa de Pdvsa. Ahora sí, según Bianchi, Ancap podría perder un juicio por lo que aceptó negociar con Exor una compensación económica.

Investigación.

El País informó el sábado pasado sobre la compleja situación al acceder a la versión taquigráfica de la reunión de la comisión investigadora con partes que deberían haber sido secretas y que fueron incluidas por error. Ayer la bancada de senadores del Frente Amplio se declaró alarmada por la divulgación de los secretos de Ancap y anunció que promoverá una investigación administrativa interna en el Palacio Legislativo por lo que considera "una filtración, no un error", por el cual trascendió públicamente la estrategia que Ancap está desplegando para tratar de evitar el juicio de Exor.

"Se ha afectado la confiabilidad del Parlamento. Es algo gravísimo que no tiene precedentes", dijo el senador oficialista Ernesto Agazzi, que sin embargo no respondió sobre el fondo del asunto ni el rol cumplido por su correligionario Steineck en el negocio que ahora enfrenta a Ancap a una millonaria demanda.

El miércoles 14, cuando concurrió a la comisión investigadora del Senado sobre la gestión de Ancap, Bianchi había pedido "pasar a sesión secreta" en la reunión porque iba a divulgar detalles de la estrategia de la empresa ante la demanda de Exor.

"Por esto puede haber responsabilidades del Poder Legislativo, nos pueden llegar a hacer un "buco" (agujero) enorme", dijo Agazzi anoche ante los medios de prensa.

"No fue un error, sino que hubo una filtración", subrayó el senador en tres ocasiones. "Es una falta de respeto a la comisión investigadora, algo que desprestigia al Parlamento", agregó. Sin dar nombres, Agazzi sostuvo que "se violó el secreto que deben guardar los senadores cuando ingresan a esta casa (el Parlamento)".

La comisión investigadora volverá a reunirse hoy. Visto lo ocurrido, desde la oposición se pedirá la toma de medidas que aseguren "las máximas garantías" para los futuros invitados. Por ejemplo, se propondrá que cuando un compareciente pida que las reuniones sean reservas, no se levante más versión taquigráfica y en cambio se graben las conversaciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)