CONVENCIÓN NACIONALISTA

Blancos cuestionan fuerte al gobierno

“Faltan 939 días, pero parecería que el gobierno está terminando”, dijo Luis Lacalle Pou.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Convención: Durazno fue sede de la reunión nacionalista. Foto: V. Rodríguez

Durazno fue sede de una efervescente convención del Partido Nacional en la que sus principales líderes cuestionaron con dureza al gobierno frenteamplista.

En un clima entusiasta apuntalado por la participación de más de 230 convencionales y cientos de jóvenes que militan en el departamento de Durazno, de cara a las elecciones del mes del 2 de septiembre, se celebró ayer la Convención del Partido Nacional. Entre los presentes se destacaron los líderes nacionalistas, Luis Lacalle Pou y Jorge Larrañaga, además del presidente del Directorio, Luis Alberto Heber, intendentes, legisladores y dirigentes de los sectores blancos de todo el país.

Para el senador Lacalle Pou la discusión del proyecto de Rendición de Cuentas en la Cámara de Diputados "deja un partido de gobierno sin agenda y rascando la lata; la gran movida de (Danilo) Astori, es tratar de ponerle impuesto a la Rifa de Arquitectura y Ciencias Económicas, no parece muy lógico, después de doce años de bonanza, con déficit, con deuda externa, endeudando futuras generaciones y con un déficit actual que complica el funcionamiento del país; eso es lo que lamentablemente uno ve, un gobierno al que le faltan 939 días para que termine su mandato y parecería que está terminando", sostuvo.

Lacalle Pou, resaltó la militancia juvenil en el Partido Nacional, al señalar que "hay 22.000 a 23.000 chiquilines anotados, no para votar sino en las listas" y recordó que antes hubo 12.000 "hay un vuelco interesante de gurises que vienen a canalizar su rebeldía, sus ganas, su afecto y su generosidad al partido y eso hay que valorarlo mucho".

Caso Sendic.

La actuación del vicepresidente de la República, Raúl Sendic, no quedó fuera de los temas abordados en el encuentro.

El senador Jorge Larrañaga sostuvo que "lo de Sendíc es de responsabilidad del presidente (Tabaré) Vázquez", señalando que Sendíc "es el dos" y Vázquez "el uno". Recordó que Vázquez "es el principal referente en cuanto a la responsabilidad de gobierno y es el responsable también de cómo se dilucida este tema de Sendíc".

Larrañaga subrayó que "indudablemente es algo que afecta la institucionalidad (...) Vázquez y el Frente Amplio, deben responder por la afectación que se ha dado y que no ha provenido de un ataque de la oposición; porque no fuimos nosotros los que argumentamos tener un título que después no existía, no fuimos nosotros los que utilizamos de manera equivocada una tarjeta corporativa, ni los que presidimos una empresa como Ancap, que generó un importantísimo déficit. Hay que expresarlo de manera contundente, hoy la situación de Sendíc, es responsabilidad del presidente de la República".

En el mismo sentido se manifestó el diputado Palo Iturralde, quien sostuvo que "los problemas de corrupción que los explique el Frente Amplio que mucha gala hizo de este tema siempre" e instó a dejar que los frenteamplistas "se cocinen en su propia salsa".

Por su parte, el presidente del Directorio del Partido Nacional, Luis Alberto Heber, dijo a El País que "el Frente Amplio lo que hace es esconder lo que se discute con relación a la corrupción y pretende ponernos a discutir sobre temas que ellos definen como una nueva agenda de derechos, donde el partido (Nacional) ya ha dicho lo que tiene que decir y lo va a seguir diciendo. Nosotros tenemos que saber elegir qué es lo que tenemos que discutir y enfocar, el Frente no nos puede plantear que nosotros discutamos una cosa u otra".

A favor de la paridad.

La convencional y vicepresidenta del Centro Josefa Oribe, Graciela Guido reivindicó la paridad de género en el Partido Nacional. "Yo me siento en un partido de hombres y mujeres libres, estoy a favor de todo lo que se haga, yo quiero cuota (política), quiero paridad, el racismo no existe, tienen que estar los blancos y los afros, los amarillos, los verdes, somos todos iguales", dijo.

ASSE Y EL MSP EN LA MIRA.

Críticas al sistema de salud.

"No hay control", dijo a El País, el diputado Martin Lema, al referirse a la marcha del Sistema Nacional Integrado de Salud, señalando sobre esta herramienta que "el Frente Amplio y el gobierno se quedaron en el sistema de salud del papel; sistema que puede ser muy positivo en los términos teóricos, pero si ese sistema no se traslada a la gente, a los usuarios, a los pacientes, obviamente estamos hablando de una realidad muy distinta a lo que se establece en el papel".

El legislador sostuvo que el Ministerio de Salud Pública es por Ley, la policía sanitaria y no está ejerciendo ese rol "el ministro de Salud Pública no tiene la menor idea de lo que está pasando en el sistema de salud real", sostuvo Lema, agregando a modo de ejemplo que se dispone de 21 inspectores en División Fiscalización, para controlar todos los servicios de salud del país.

Lema y la presidenta de ASSE, Susana Muñiz, se enzarzaron la semana pasada en un discusión pública. El legislador la acusó de amiguismo en la elección de los directores de hospitales y ella sostuvo que se eligen "a dedo" como lo hizo el gobierno del Partido Nacional.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)