POLÍTICA

Los blancos convocan a Basso por el "corralito"

Le preguntarán por el plazo de las recientes limitaciones.

Javier García: la gente paga el Fonasa y tiene derecho a elegir su mutualista. Foto: A. Colmegna
Javier García: la gente paga el Fonasa y tiene derecho a elegir su mutualista. Foto: A. Colmegna

La decisión del Ministerio de Salud Pública (MSP) de no abrir el "corralito mutual" en febrero de 2018 como una forma de erradicar la denominada "intermediación lucrativa" sigue generando rechazo en la oposición política. Ahora es el Partido Nacional el que decidió convocar al ministro de Salud, Jorge Basso, al Parlamento para que explique los motivos por los cuáles se tomó la medida.

El senador nacionalista, Javier García, solicitará la presencia de Basso en la Comisión de Salud de la Cámara de Senadores. El legislador informó a El País que "no se pueden limitar los derechos de los usuarios y su libertad para elegir una mutualista como medida para evitar un delito cometido por unos pocos que hacen las cosas mal". El legislador dijo que "vamos a solicitar que Basso concurra, sabemos de su buena intención pero no se puede limitar derechos por vía de un decreto".

En el MSP se informó a El País que antes de fin de año estará pronto el decreto que establece la no apertura del período para que usuarios puedan cambiar de prestador. El cambio se puede realizar durante todo el año por tres razones: motivos económicos, cambio de domicilio o disconformidad del usuario con la institución. Se calcula que por mes 500 usuarios de la salud cambian de mutualista, pero la situación es diferente cada febrero cuando la cifra trepa a 5.000. Este año se detectó una "megaestafa" contra el Fondo Nacional de Salud (Fonasa) por afiliaciones falsas al Banco de Previsión Social (BPS) y a mutualistas por alrededor de US$ 4 millones.

García entiende que "la gente paga el Fonasa y tiene derecho a elegir". "No se la puede tener presa contra su voluntad en una mutualista, hay que defender a la gente de bien y proteger sus derechos y perseguir a los delincuentes y a las mafias", sostuvo.

Para el legislador "si lo que el gobierno llamó segunda generación de reformas en la salud empieza con la limitación de derechos, no es un buen camino. "El camino es mejorar la calidad y la gestión no el corralito. Queremos saber cuán transitorio será en términos concretos y la situación financiera del sistema mutual", señaló.

Respaldo.

Por su parte, la Mesa Política Nacional del Frente Amplio declaró que "respalda con todos sus términos la decisión del MSP" de eliminar el "corralito mutual" ya que "es una medida positiva para el sector". Según indicó en una resolución, esta solución preventiva que anunció el MSP "preserva el derecho a la movilidad de los usuarios y defiende el mejor uso de recursos públicos para garantizar el derecho a la salud". De todas formas, el oficialismo entiende que se deben "continuar analizando las mejores formas de resolver el tema en cada etapa" y agrega que esta solución mantiene el derecho de los usuarios "regulándolo de otra forma".

Para el Frente Amplio, "las razones de principios que argumentan algunos constituyen en los hechos formas de defender este tipo de prácticas, en varios casos por parte de quienes postulan la lógica del libre mercado como solución a todos los problemas". Para la Mesa Política del FA, la situación que existía dio lugar a un "gasto desmesurado de las instituciones en publicidad y el fenómeno perverso de la intermediación lucrativa de afiliaciones", aseguraron.

Por su lado, el Sindicato Médico del Uruguay (SMU) sigue a la espera del decreto del Poder Ejecutivo para la no apertura del "corralito" en febrero. No descarta impugnar la normativa ya que entiende que una modificación como la que se impulsa debería plasmarse en un proyecto de ley. La semana pasada las mutualistas ya rechazaron en general el anuncio del MSP pero descartaron recurrir el decreto.

Para el SMU la medida es "inapropiada" aunque en un comunicado dijo que "condena enérgicamente la intermediación lucrativa y las maniobras fraudulentas que involucran a usuarios del sistema" porque la salud "no es una mercancía".

Sindicato apoya con fuerza la medida.

La Federación Uruguaya de la Salud (FUS, sindicato que reúne a los trabajadores de la salud privada) apoyó fervientemente la decisión del gobierno."El mal llamado corralito mutual a los únicos que ha beneficiado es a los que especulan y lucran con la salud de los uruguayos (cuando se permitía el cambio libre de institución en el mes de febrero). Los que van a estar preocupados son quienes ya tenían impresos los volantes con los beneficios de cada institución", señaló. "Si se abría el corralito iba a ser una arremetida mercantilista sobre el Sistema Nacional Integrado de Salud", había dicho el sindicalista.

El Sindicato Médico del Uruguay (SMU) quiere, la libre movilidad entre las instituciones y señaló en un comunicado que "tenemos la convicción de que se debería eliminar el corralito mutual en pos de la libertad de elección del usuario de asistirse donde lo desee, y optar por cambiar de prestador durante todo el año, en línea opuesta a lo propuesto por el MSP, aunque esta disposición sea transitoria". El comunicado agrega que "la eliminación de la ventana de febrero de la movilidad regulada castiga a las instituciones prestadoras que mejor gestionan y puede premiar a aquellas que lo hacen mal". Para los cambios de febrero último se calcula que las mutualistas invirtieron US$18 millones. Ahora el cambio podrá solicitarse en cualquier momento a partir del 1 de enero, pero solo por los tres motivos mencionados y deberá tramitarse ante la Junta Nacional de Salud.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º