FOTOGALERÍA

Blancos acusaron al Frente de "soberbia" y "empacho de poder"

Lacalle Pou y Larrañaga celebraron ayer los 180 años del Partido Nacional.

Lacalle Pou y Larrañaga compartieron estrado por la celebración de los 180 años del Partido Nacional. Foto: M. Bonjour
Lacalle Pou y Larrañaga compartieron estrado por la celebración de los 180 años del Partido Nacional. Foto: M. Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour

En el acto de celebración de los 180 años del Partido Nacional, los principales líderes blancos criticaron al Frente Amplio por estar "empachado de poder" y abandonar la "sensibilidad social" que llevó a la coalición de izquierda al gobierno.

La plaza Matriz se vistió ayer de blanco y celeste, los colores que identifican al Partido Nacional. Una bandera gigante colgaba de la sede del directorio y en el estrado estaban sentados los principales dirigentes. A un costado, y de boina blanca, seguía el acto con atención el expresidente Luis Alberto Lacalle de Herrera.

Primero se entonó el Himno Nacional y enseguida la "Marcha de Tres Árboles". Los recuerdos a Luis Alberto de Herrera, Wilson Ferreira, Aparicio Saravia, Timoteo Aparicio y Manuel Oribe estuvieron presentes en cada uno de los discursos que destacaron la contribución del partido a la historia del país. Los oradores fueron los senadores Luis Lacalle Pou, Jorge Larrañaga y el presidente del directorio, Luis Alberto Heber.

"No hay una sola revolución en este país que no tenga una bandera blanca y celeste, del Partido Nacional, y se lo decimos a los que están empachados de poder olvidándose de la gente. Nos llenaron de promesas y ahora nos llenan de impuestos y nos dejan la educación pública en manos de las corporaciones gremiales. A estos empachados de poder y llenos de soberbia le vamos a decir que este partido va a ser más nacional que partido", aseguró Larrañaga en la parte más aplaudida de su discurso.

A su turno, Lacalle Pou se refirió a la reciente interpelación que hizo la diputada nacionalista Gloria Rodríguez —con los ojos vendados— a la ministra de Desarrollo Social, Marina Arismendi, por el traslado del instituto de ciegos Tiburcio Cachón. Según Lacalle Pou, el llamado a sala a la ministra sirvió para demostrar que el gobierno "ha abandonado la sensibilidad social".

"Aquellos que vinieron montados bajo la sensibilidad social cuando le hablamos de 10 uruguayos nos devuelven lo que decimos con porcentajes, con gráficas y esa es la primera manera de no hacerse cargo, porque despersonalizan la situación y la situación tiene cara, tiene corazón y tiene necesidad", afirmó Lacalle Pou. Al tiempo que destacó el hecho de que la diputada acompañara a las personas de baja visión en el momento del desalojo, "cuando no había prensa" y "no se sacaban fotos".

Además, Lacalle Pou hizo referencia a la decisión de retirarse del diálogo por seguridad convocado por el presidente Tabaré Vázquez. "Nos encontraron pactando y afuera de los pactos cuando tuvimos que salir, y nadie vea en esto una simple medición electoral, que nunca lo fue", enfatizó.

Tanto Lacalle Pou como Larrañaga, hablaron de la importancia de que el Partido Nacional permanezca unido. Larrañaga reivindicó el uso de la palabra "compañero" dentro del Partido Nacional y recordó que fue la expresión que utilizó para saludar el pasado jueves a Lacalle Pou en el día de su cumpleaños.

"Con toda franqueza digo que la palabra compañero es nuestra, porque de compañeros trataba Saravia a sus soldados. De compañero, en algún campamento, le tiró su poncho diciéndole a algún muchacho que pesaba menos que un fusil: Tome compañero, porque no puedo ver tiritar de frío a aquellos que no han temblado frente a las balas de sus adversarios. Compañero y amigo decía Herrera", recordó Larrañaga.

Sean unidos.

Cuando yo no esté, no se peleen dijo Wilson en sus últimos de vida y con los ojos llenos de lágrimas", señaló Heber. Con esta frase hizo un llamamiento a la unidad del Partido Nacional.

El presidente del directorio reivindicó la libertad y la igualdad como los dos pilares del Partido Nacional y en referencia al Frente Amplio agregó: "Hay quienes nos quieren etiquetar, hay quienes nos quieren ubicar en determinados lados y quien mira nuestra historia sabe que no hay casillero, porque hemos sobrevivido 180 años y hemos hecho honor a la libertad y a la justicia social".

El presidente del directorio dijo que el Partido Nacional tiene ideología "pero no dogmatismo" y resaltó que se ha podido adaptar "a los cambios del mundo". "Somos idea y de ahí no nos van a sacar (...) pero al igual que una cometa el Partido Nacional remonta, con viento en contra, para llegar a la meta que tanto buscamos".

"El destino nos ha sido esquivo, nos hubiera gustado ver a Wilson con más vida y gobernando. Nos hubiera gustado que Herrera hubiera llegado más joven al triunfo de 1958 para poder gobernar y que esa bala perdida, entre comillas, no hubiera matado a Aparicio Saravia. Tanto hubiera cambiado al Uruguay, pero el mensaje es claro: la unidad del Partido Nacional es una herramienta fundamental para cambiar el país y ganar en las próximas elecciones", concluyó Heber.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)