Publicidad

Berlusconi remueve a Darwin de la enseñanza

Compartir esta noticia

ROMA.- El gobierno italiano del primer ministro Silvio Berlusconi desató una ola de indignación entre los científicos: sin advertencia previa y sin debate quitó la doctrina evolucionista de Charles Darwin del plan de estudios para alumnos de 13 y 14 años.

Treinta mil profesores, investigadores e intelectuales -entre ellos algunos premios Nobel- protestaron contra el decreto del Ministerio de Educación italiano.

En adelante, la historia del hombre será presentada a los alumnos de las escuelas italianas de acuerdo con una versión que tiene miles de años de antigüedad: la historia de la creación contenida en la Biblia, que fue dejada de lado, paulatinamente, desde que el naturalista inglés Charles Darwin (1802-1882) postuló en su libro "El origen de las especies", de 1859, que los seres vivos que habitan la Tierra -incluido el hombre- son fruto de un largo proceso biológico basado en la selección natural, es decir, en la supervivencia del más apto. "Increíble, volvemos el reloj mil años para atrás", se indignó Renato Dulbecco, premio Nobel de Medicina. Otros investigadores simplemente hablan de una "medida disparatada".

En un llamamiento público, la decisión es condenada como una "limitación cultural", que daña a la ciencia y a las futuras generaciones. Además, se le pide encarecidamente a la ministra de Educación, Letizia Moratti, que retire el decreto.

Pero la funcionaria no se deja conmover. "Quiero tranquilizar a los científicos famosos -dijo-. La teoría de Darwin no se ha prohibido en la escuela y sí se enseña, pero a los alumnos mayores. La idea es darla a conocer paso a paso, de acuerdo con criterios didácticos."

Es decir que a lo largo del nivel secundario los alumnos aprenderán primero la bucólica historia de la Biblia, según la cual Dios creó el cielo, la tierra, los animales y las personas en seis días. Y más adelante en el programa de estudios aparecerá para el alumno la ciencia, de acuerdo con la cual los animales y los seres humanos se desarrollaron por selección natural a lo largo de millones de años.

"Es que la juventud -argumenta un colaborador de la ministra- necesita mitos y leyendas."

Vale recordar que ni siquiera el Vaticano exige en el siglo XXI tanto respeto por el relato bíblico en la escuela.

En base a La Nación Line

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad